TECNOLOGÍA - AERONÁUTICA: Ramas de la aviación - 8ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 44 usuarios conectados

 

/natureduca/tecnologia-aeronautica-ramas-de-la-aviacion-08







Tecnología

AERONÁUTICA

Ramas de la aviación - 8ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15



La aviación militar (continuación)

Desde sus comienzos hasta 1918 (continuación)

Los primeros aviones bombarderos

a lucha aérea y el reconocimiento fueron rápidamente complementados con el bombardeo aéreo; las tropas de tierra ya no sólo se enfrentaban en las trincheras y se defendían de la artillería terrestre enemiga, sino que ahora, además, debían vigilar el cielo. Los primeros aviones bombarderos llevaban bombas cargadas con poco más de 100 kg. de explosivo y raramente podían transportar más de dos unidades, pero eran más rápidos y menos vulnerables que los Zeppelin, los cuales también realizaron campañas de bombardeo durante la guerra, entre 1914 y 1917, sobre ciudades de Inglaterra, Francia y Bélgica.

Ilustración de una versión hidro del avión Gotha, utilizado por Alemania en los bombardeos de Londres y otras ciudades
Ilustración de una versión hidro del avión Gotha, utilizado por Alemania en los bombardeos de Londres y otras ciudades

Hacia el final de la Primera Guerra Mundial los alemanes bombardearon Londres y otras ciudades utilizando Zeppelines de grandes dimensiones, como el cuatrimotor R-16, que medía 42 metros y podía cargar más de dos toneladas de bombas. La eficacia de los Zeppelines quedó muy cuestionada, pues de los seis tipo R-16 que se utilizaron contra Gran Bretaña dos quedaron destruidos durante los aterrizajes. Alemania también utilizó en estos bombardeos el avión bimotor Gotha, pero Gran Bretaña desarrolló el bimotor Handley-Page 0-400, y más tarde el cuatrimotor 0-1500 con el que podía llegar hasta Berlín.

Desde 1918 hasta la Segunda Guerra Mundial

Finalizada la Primera Guerra Mundial, la fuerza aérea alemana quedó desmantelada por imperativo del Tratado de Versalles. Por su parte, la RAF (la Fuerza Aérea Real británica) quedó fundada tras unirse el Servicio Aéreo de la Amada Real, que fuera responsable de la defensa aérea durante la Guerra, con la División Aérea Real del Ejército.

A pesar de que los aviones habían demostrado su validez en el combate, todavía existían muchos mandos militares que dudaban de su capacidad para dirimir las contiendas de forma significativa, sin tener que mantener vivas las tácticas clásicas de la guerra. Esta visión no era compartida por los defensores del aeroplano como medio ofensivo, que se esforzaban en demostrar que sería el arma del futuro.

El temor a un bombardeo aéreo planeo constantemente durante los debates que se sucedieron entre el final de la Guerra y 1930, sobre todo por la ineficacia de los aviones para actuar de cazas nocturnos, pues un dirigible podía quedar suspendido sobre una ciudad durante la noche y bombardearla sin riesgo de ser alcanzado.

Generalización del biplano en la aviación militar

El ingenio tecnológico expresado durante la Primera Guerra Mundial amainó a partir de su finalización en lo que se refiere a la aeronáutica militar, progresando con lentitud en las siguientes décadas, pero con más dinamismo y con algunas innovaciones importantes durante el periodo de entreguerras a cargo de la industria aeronáutica civil.

En la foto, un biplano MB-2 tras lanzar una bomba de fósforo sobre el crucero Alabama
La construcción de biplanos se mantuvo de forma general hasta la década de 1930. En la foto, un biplano MB-2 tras lanzar una bomba de fósforo sobre el crucero Alabama

La construcción de los clásicos biplanos se mantuvo y generalizó, pues se conocía bien su resistencia y ya tenían un rodaje que aportaba garantías. En Gran Bretaña este extremo se mantuvo hasta 1930, incluso después de aportar numerosos elementos tecnológicos nuevos a los aviones de combate, pero manteniendo siempre las dos alas como elemento inamovible del diseño. Con anterioridad ya habían aparecido aviones civiles monoplano, y a partir de 1930 se construyeron monoplanos más rápidos y aerodinámicos, como el Havilland Comet y el hidroavión Supermarine S-6, pero ninguno de esos adelantos fueron llevados inmediatamente al campo de la aeronáutica militar.

Por su parte, en Alemania, tras la llegada de Hitler al poder se construyeron monoplanos de una plaza y también otros mayores para transporte de pasajeros, como eran el Heinkel 111, el Dornier 17 y el Messerschmitt ME 109, los cuales se convertirían pocos años más tarde en los modelos para bombardeo y combate utilizados por la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial.

Messerschmitt ME 109, uno de los mejores bombarderos de combate utilizados por Alemania
Messerschmitt ME 109, uno de los mejores bombarderos de combate utilizados por Alemania

Urgencia de la mejora tecnológica

De nuevo, como sucediera durante la primera contienda mundial, ahora las necesidades de la nueva guerra que se avecinaba obligaba a desarrollar la inventiva y mejorar tecnológicamente el arma aérea. Algunas de las características que acogían la nueva generación de aviones fue el tren de aterrizaje, el casco metálico y la aerodinámica. Sin embargo, en lo que se refiere a la aeronáutica militar, tanto la RAF, como la USAAF y las Fuerzas Aéreas francesas todavía estaban equipados con modelos antiguos, básicamente biplanos, y tampoco disponían de bombarderos pesados.

Tras fracasar los intentos de mantener la paz en Europa, comenzó una carrera a cargo de Gran Bretaña, Francia y Alemania para construir aviones militares modernos. Gran Bretaña ya tenía como ejemplo lo sucedido con la Legión Cóndor alemana durante la Guerra Civil Española, cuando 4 escuadrillas de 12 bombarderos, 4 cazas y 1 hidroavión de reconocimiento participaron en los bombardeos de Durango y Guernica. En este conflicto los Stukas alemanes destruían los viejos aviones enemigos en masa. Este hecho anunciaba que la guerra inminente se desarrollaría fundamentalmente en el aire, y que la supremacía en la lucha aérea sería un elemento decisivo para la victoria final.

Supermarine Spitfire, un excelente bombardero de combate utilizado por los británicos, y cuya disposición de motor y capacidad de asiento era similar al Messerschmitt ME 109 alemán
Supermarine Spitfire, un excelente bombardero de combate utilizado por los británicos, y cuya disposición de motor y capacidad de asiento era similar al Messerschmitt ME 109 alemán

Como se ha dicho, fue en realidad en el campo civil, durante el periodo de entreguerras, cuando se realizaron la mayor parte de las innovaciones tecnológicas, todas ellas impulsadas por las compañías privadas. Así, por ejemplo, la empresa Supermarine desarrolló y construyó por su cuenta el famoso Spitfire, un modelo de casco metálico resistente y muy aerodinámico, que más tarde vendería al Ministerio del Aire británico. El Spitfire fue dotado con ocho ametralladoras, convirtiéndose en uno de los modelos más revolucionarios durante la contienda.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios