HISTORIA Y ARTE - EL SIGLO XX: Pintura y escultura - 7ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 20 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_siglo-xx-pintura-y-escultura07





Historia y Arte

EL SIGLO XX

Pintura y escultura - 7ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23



Las vanguardias históricas (continuación)

Pablo Ruiz Picasso (continuación)

acia 1924 desarrolla una especie de poscubismo, para un año más tarde volcarse en sus trabajos como grabador, que darían como fruto varias series, entre las que pueden destacarse las de Las Metamorfosis en 1931 y La Tauromaquia de 1958. Paralelamente, su incansable capacidad de trabajo le permitió generar algunas de sus mejores obras escultóricas, buen ejemplo de las cuales es su Cabra 1951.

Mientras tanto, en 1934 realizó su último viaje a España, sufrió una crisis sentimental que le hizo alejarse de su arte para refugiarse en la literatura y en 1936 el gobierno español de la República, en plena guerra civil, le nombró director del Museo del Prado.

Tras la destrucción de la bombardeada localidad de Guernica, Picasso pintó, por encargo del mismo gobierno republicano, su gran alegato contra la violencia bélica, El Guernica (1937) que fue expuesto en el pabellón español de la Exposición Universal de París y posteriormente trasladado al MOMA de Nueva York, hasta que en 1981 fue devuelto a España, una vez restablecida la democracia en el país.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la obra picassiana sufrió la influencia de una época en la que Europa vivió llena de tensiones. En 1945, la inquieta personalidad artística de Picasso desemboca en una febril producción de litografías y dos años después, en 1947, en su interés por la cerámica, mientras tanto no deja de pintar en una búsqueda constante, aunque él mismo afirmará en más de una ocasión aquello de "yo no busco, encuentro".

Desde 1961 Picasso vivió en su mansión de Mougins, en los Alpes Marítimos y su obra más destacada de esos años, hasta la fecha de su muerte en 1973, fueron las versiones de obras de pintores como Courbet, Velázquez (más de cuarenta cuadros sobre las Meninas), Delacroix o Manet.

En los últimos años de su vida, con más de 90 años, aún pintaba cabezas y figuras con una fuerza plástica sorprendente y más propia de un pintor que empieza su carrera que de las últimas muestras de otro que culmina, no ya su producción sino su propia vida.

La obra picassiana es de una grandeza a la que no se puede comparar la de ningún otro pintor de este siglo. Su ingente producción alcanza cotas magníficas en muchos de sus cuadros, pero quizá su mayor mérito está en la fuerza arrolladora de su constante capacidad de renovación, en su negativa a contemplarse en los propios logros y en el ser uno de los espíritus más vivos y perspicaces del arte del siglo XX.

Si a todo ello se añade que Picasso poseía unos recursos técnicos sorprendentes y capaces de ser puestos en evidencia tanto en la pintura como en el dibujo, la escultura, la cerámica o el grabado, resultará fácil comprender que este artista español sea considerado como el gran genio de la pintura y de la plástica de nuestro tiempo.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios