HISTORIA Y ARTE - EL SIGLO XX: Economía y sociedad - 6ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 19 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_siglo-xx-economia-y-sociedad06





Historia y Arte

EL SIGLO XX

Economía y sociedad - 6ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12



Neocolonialismo y niveles de desarrollo (continuación)

esulta evidente que, aun poseyendo los elementos esenciales para convertirse en productores de cuanto consumen, los países colonizados económicamente no pueden llegar a disponer de la capacidad financiera que les permitiría instalar la tecnología necesaria para transformarse en fabricantes de productos elaborados. Más aún, aunque ello fuera posible, su volumen de producción sería tan limitado que no podrían competir con los precios de los mismos productos elaborados, mucho más masivamente, en los países ya industrializados y poseedores de las redes de distribución comercial, también costosísimas, que les permiten colocar sus productos en todo el mundo.

El neocolonialismo capitalista es, pues, el gestor de gran parte de la riqueza del planeta y el responsable ideológico de un modelo de vida, el occidental, difundido a partir de sus propios niveles de desarrollo.

De este modo, el mundo actual, además de responder a la división de las dos tendencias económicas propugnadas por los dos grandes colosos de la política, es también un mundo dividido según los niveles de desarrollo. De un desarrollo basado en el modelo que comenzó a establecerse en Europa occidental en la segunda mitad del siglo XIX y que, desde allí, pasó a Estados Unidos, es decir, el modelo de vida y de desarrollo económico denominado occidental. Ya en el siglo XX ese modelo se extendió a los territorios repoblados por europeos, como Canadá, Australia y, sólo en cierto grado, Sudáfrica. Japón, por su parte, fue el primer país asiático que adoptó el modelo occidental.

El nivel de desarrollo del modelo occidental supone un alto grado de industrialización, que también se generó en la Rusia posrevolucionaria; pero las diferencias ideológicas que el marxismo impuso en la economía de este país, tanto desde el punto de vista de la propiedad de los medios de producción, como de la utilización de lo producido, hicieron que el modelo socialista soviético pasara a denominarse, por contraposición con el capitalista, el modelo económico oriental.

No obstante, dado que la política económica de la URSS, y, en general de los países del área socialista, tiene como principal misión satisfacer las necesidades de sus propias masas de población y como el esquema de la producción comunista no acepta la propiedad privada de los medios de producción, no se plantea en este sistema el problema de la competencia ni el de la necesidad de un crecimiento constante encaminado a eliminar esa posible competencia.

Por todo ello y por la tendencia a la autarquía y a la cerrazón informativa de los gobiernos de la URSS durante la guerra fría y aun en los años siguientes, la influencia ejercida por el bloque socialista sobre el resto del mundo ha sido, en materia económica, muy limitada. Por otro lado, la posible influencia ideológica, encaminada a extender el modelo de vida comunista, ha sido sistemáticamente combatida por la propaganda anticomunista difundida por el mundo capitalista.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios