HISTORIA Y ARTE - EL SIGLO XX: Economía y sociedad - 5ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 18 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_siglo-xx-economia-y-sociedad05





Historia y Arte

EL SIGLO XX

Economía y sociedad - 5ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12



Neocolonialismo y niveles de desarrollo

 pesar de las dos guerras mundiales y de las crisis económicas, el sistema capitalista no ha dejado de crecer.

Si el mundo empresarial del siglo XIX llevó a los países europeos hacia el colonialismo y hacia el deseo de creación de imperios coloniales como el británico, el capitalismo del siglo XX, con ligeras variaciones, no ha dejado de hacer lo mismo, aunque el desarrollo histórico haya conducido hacia posturas descolonizadoras desde el punto de vista político y militar.

Cabría decir que para las democracias liberales no estaba bien visto mantener situaciones de opresión político-militar sobre pueblos cuyos sentimientos nacionalistas reivindicaran una inmediata independencia política, semejante a la que habían pedido para sí, en otros tiempos, esas mismas naciones que ostentaban el poder colonial.

No obstante, a mediados del siglo XX las condiciones tecnológicas del mundo desarrollado habían variado en un doble sentido. Por un lado, la industria estaba capacitada para realizar producciones masivas de cuanto fabricaba; las nuevas tecnologías y los nuevos sistemas de producción (producción en cadena e inicios de la automatización) no sólo lo permitían, sino que incluso lo exigían por las necesidades de amortización y porque el simple esquema competitivo del capitalismo supone tener que producir cada vez más.

Por otro lado, el desarrollo de los sistemas de transporte y de comunicación había alcanzado tal nivel que el planeta aparecía ya como un todo perfectamente accesible y cercano; casi tanto que parece justo decir que el mundo desarrollado ya no sintió la necesidad de una presencia política y militar en las colonias para poder seguir manteniendo el control económico de las mismas.

Si a todo esto se añade el interés, por razones bien diferentes, que las dos grandes potencias, Estados Unidos y la URSS, tenían por la descolonización, resulta fácil entender cómo la política colonial del siglo XIX se transformó en el neocolonialismo económico del siglo XX, cuyo máximo exponente son las empresas multinacionales. El esquema básico del neocolonialismo es sencillo. El mundo desarrollado se presenta como el modelo que todo país, independientemente de su cultura y su desarrollo histórico anterior, debe seguir.

Esta imagen, de unas chabolas en los suburbios de una ciudad de la India, explica dos modelos de vida y de desarrollo distintos, a consecuencia de la rápida difusión del modelo occidental entre las poblaciones social y económicamente privilegiadas del tercer mundo.
Esta imagen, de unas chabolas en los suburbios de una ciudad de la India, explica dos modelos de vida y de desarrollo distintos, a consecuencia de la rápida difusión del modelo occidental entre las poblaciones social y económicamente privilegiadas del tercer mundo.

Una vez hecho deseable el modelo, el país que sufre esa colonización ideológica debe aspirar a poseer cuanto es fabricado por los países más poderosos y para adquirirlo no le queda más remedio que vender lo único que posee, es decir, sus materias primas o su propia capacidad de trabajo. A partir de ese momento, aquellos países que sufren una situación de neocolonialismo funcionan en el esquema de la economía mundial como abastecedores de materias primas y de mano de obra y como consumidores de productos elaborados.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios