Rumanía: exilio y anticomunismo a través de la radio

Ya desde el año 1947, el exilio asumió la difícil misión de ser la voz que iba a llevar adelante la lucha anticomunista. Pero tampoco los rumanos que vivían en el exilio lucharon al unísono contra el régimen comunista. La mayoría optó por quedarse pasivos, mientras que algunos incluso colaboraron con los agentes del régimen. Pero los que optaron por la confrontación directa, asumierón más riesgos y, durante gran parte de su vida, se identificaron con los objetivos de derrocar a ese régimen. Sin embargo, por eso necesitaban también de medios de comunicación para hacerlo, y la radio fue el más fuerte de dichos medios en los años en que la televisión apenas estaba dando sus primeros pasos, y la prensa escrita era censurada. Casi sin ninguna excepsión, todos los luchadores anticomunistas del exilio fueron locutores de radio. Los más destacados ejemplos lo representaron las personalidades políticas y culturales, pero en la historia han quedado también otros nombres. Uno de ellos fue el abogado Mugur Valahu, quien era también oficial y periodista, uno de los más vehementes adversarios del régimen instalado en la Rumanía de 1945.

º

En 1948, Valahu salió clandestinamente de Rumanía y empezó a colaborar con las emisoras de Radio París, BBC y RFE. Apoyado por los norteamericanos, entre los años 1954 y 1960 organiza y dirige la emisora de “Radio Rumanía del Futuro – Voz de la Resistencia Nacional” en Salónica. Entrevistado por el Centro de Historia Oral de la Radiodifusión Rumana en 1998, Valahu habla de la guerra sicológica que llevaba contra las autoridades de Bucarest y de la reacción de las personas atacadas por su emisora:

“Por ejemplo, teníamos nombres de fiscales, o de determinados comunistas endurecidos a quienes nos dirigíamos personalmente con nombre y apellido, llamándoles la atención: “mira, tarde o temprano las cosas cambiarán, nosotros estamos aquí, tú eres un traidor de la patria y vas a pagar por tus crímenes.” Eso, para ver que nuestros programas no tenía nada que ver con los programas de Europa Libre o de la emisora Voz de América, que difundían, por así decirlo , programas elegantes, moderados o de pura información. De vez en cuando nos reuníamos con algunos rumanos que nos contaban el estado de cosas en el país. Uno de los técnicos que trabajaban en la estación emisora de interferencias nos dijo que el gobierno estaba muy preocupado por la actividad de nuestra emisora de radio, que incitaba al crimen, a la pena de muerte. Siempre que difundíamos nuestro programa, anunciaban: “aquí viene Radu Verde”. Radu Verde eramos nosotros, y el técnico decía que nos consideraban el enemigo público del régimen comunista.”

Mugur Valahu, ya que era una persona muy activa, dentro de poco se convirtió en un “objetivo” para el régimen, que no escatimó esfuerzos algunos, recurriendo incluso a métodos extremos para eliminarle:

“Una día trataron de secuestrarme en Atenas; la segunda vez quisieron matarme. Los comunistas tenían su propia zona de circulación, no se les permitía pasar por ciertos barrios. Yo estaba en el barrio al que ellos tenían el acceso prohibido, estaba en mi coche y me di cuenta, en cierto momento, de que me seguían 3 coches Mercedes llevando la matricula de la embajada rumana en Atenas, que yo conocía, desde luego, porque solía informarme. Me seguían y trataron de interponerse en mi camino. Conseguí escapar, pero la segunda vez trataron de hacerme caer en un presipicio de 20 hasta 30 metros de profundidad. Como tenía un coche muy rápido y pequeñito, logré escaparme de nuevo, y ellos, desconcertados, dejaron de seguirme.”

La revolución húngara de 1956 encendió la esperanza también en la conciencia de Mugur Valahu. A través de su emisora de radio, el mismo trató de ampliar también entre los rumanos el ejemplo de los húngaros:

“Les impulsaba dicíendoles que tenermos nuestro orgullo rumano, que los húngaros eran capaces de sublevarse y tampoco los rumanos podíamos quedarnos de brazos cruzados. Teníamos que hacer algo nosotros también, organizar huelgas y manifestaciones callejeras. Aunque no fueramos armados, si nos amenazaba el terror de los rusos y nos sentíamos desalentados, teníamos que ayudarles a los húngaros en su revolución, iniciando huelgas, dibujando esloganes en los muros, o bien el signo de la cuz, el signo de la libertad – la letra “L”, y cosas por el estilo. Les dábamos consejos para emprender acciones individuales que no lleven a represalias contra algunos grupos que se hubisen formado.”

Luego, con la llegada al poder de Nicolae Ceausescu en 1956, el régimen trató de ultilizar también otros métodos para hacerles callar. Uno de estos métodos fue el de ofrecerles privilegios. La respuesta de Mugur Valahu fue categórica:

Cuando estaba en Madrid, un tal Buga y otro tío, Tudoran, quien era el consul general y primer secretario de la embajada, me interceptaron y me tomaron la mano diciendo: “Sr. Valahu, hace tiempo que quería reunirme con usted. Le invitamos a venir a Rumanía, para ver que las cosas han cambiado, que el Sr. Ceausescu es un buen patriota rumano, y que usted no está bien informado sobre la situación en Rumanía, y por tanto, le invitamos a regresar al país.” Entonces, yo les contesté que sabía lo que significa su invitación, lo sabía de sobra, y si querían que regresara al país, que dejasen a sus esposas en Madrid, para que me encargara yo de ellas, y entonces regresaría a Rumanía. Si estaban de acuerdo con este intercambio, yo también estaba dispuesto a volver a Rumanía. Quise burlarme de los dos, y los mismos se rieron de esa invitación tan ridícula./

La emisora de Radio Rumanía del Futuro fue cerrada en 1960, cuando las relaciones sovieto – norteaméricanas entraron en el período de la así – llamada “cohabitación”. Mugur Valahu no abandonó sus convicciones y en el ańo 1989 las vio confirmadas.

(Steliu Lambru; trad. Luminita Ganea) TOMADO DE RADIO RUMANIA INTERNACIONAL

Un comentario:

  1. Ponemos Música.com

    Gracias por el blog desde http://www.ponemosmusica.com estamos muy agradecidos por la información que aportáis. Nos dedicamos a representar a disc-jockeys que muchos de ellos trabajan en la radio y nos sirve de gran ayuda
    Seguiz así

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: