LA RADIO EN LA LITERATURA: TAMARA, LAURA, TANIA. UN MISTERIO EN LA GUERRILLA DEL CHE

“Toda la guerrilla, desde su nacimiento, estuvo impregnada de situaciones marcadas por la prisa y el desconocimiento del contexto”.
[Gustavo Rodríguez Ostria]

 

La presente reseña, una vez más, es fruto de la casualidad, pues no esperas que la radio te aparezca en un libro que trata sobre la guerrillera más famosa del período comunista y el icono del CHE. Así que, por simple curiosidad, porque estaba leyendo otros materiales sobre el que tantas veces fuera idolatrado guerrillero, pensé que sería un buen complemento.

El libro fue publicado por RBA, Barcelona, 2011. El boliviano Gustavo Rodríguez Ostria, en sus casi 450 páginas desgrana, con gran meticulosidad la vida del personaje y, posiblemente, desempolva o desenmascara a la mujer de diferentes caras y varios nombres. En cierta medida complementa los materiales sobre el denominado guerrillero heroico y disecciona, con maestría, las idas y venidas en un tiempo en el que estuvieron a punto de hacerse con el mundo ante la estolidez que demostraban por doquier los gobiernos del entonces llamado mundo capitalista.

Nadie esperaba que lo que estaba por venir sería peor que lo que ya conocíamos, no teníamos nada, tampoco nos preocupaba nada. Hoy estamos igual y, además tenemos deuda comprometida para tres generaciones y la vida se ha convertido en un sin vivir en manos de tertulianos, periodista corruptos y políticos sinvergüenzas. Evidentemente es como aquel chiste, no tema a la vida, la muerte no perdona a nadie. Así que, ante la cantidad de citas sobre la radio, me pongo directamente a recopilarlas y que cada uno decida si le hinca el diente a este tocho que encontré en unos saldos durante mi jornada de galeno por la Ciudad Condal.

Señalar algunas incongruencias, por ejemplo cuando en la página 84 nos habla sobre la escucha de emisoras isleñas, evidentemente, cualquiera que haya residido en el altiplano sabe qué pocas entran en la ONDA MEDIA, y en la Onda Corta la que atraviesa mares, muros y montañas es RHC-RADIO HABANA CUBA. También podría ser que estuviera escuchando Radio Rebelde que fundó el Che y que usa también la OC o las denominadas bandas tropicales. Los ceutíes se enfadarán porque sitúa la ciudad de Ceuta en las Islas Canarias [página 177] al aludir a la histórica África de las Heras un personaje que en la clandestinidad se conocía como Patria y fue todo un nombre en la historia de los servicios secretos soviéticos. Por otro lado habla de mensajes encriptados en clave, generalmente todo documento encriptado, en aquella época, siempre se hacía en clave, por lo tanto es una redundancia que deberían de corregir para futuras ediciones. Incluso al referirse a la emisora cubana, tendrían que ser más explícitos y no dar a entender que es cualquier otra unificando la reseña en toda la obra. En cuanto a los mensajes de clave numérica, sin duda está hablando de la emisora cubana de números que todavía es posible escuchar a poco que uno se entretenga en la banda de 49 metros, el acento cubano no deja lugar a dudas y continúa siendo uno de esos enigmas que, desde los tiempos del Telón de Acero, sigue sin descifrarse.

“Allí conoce a Vilma Espín, la esposa de Raúl Castro y presidenta de la FMC [Federación de Mujeres Cubanas]. Colabora con la Secretaría de Educación y Divulgación de la Dirección Nacional. Hace radio y escribe en su boletín internacional y en la revista Vida Nueva”. [43]

El paraguas diplomático concede a los isleños amplios grados de libertad para recibir, acomodar y armar a los combatientes de ambos países. Desde sus instalaciones se dan órdenes y por su radio se envían comunicaciones en clave a La Habana” [58]

El grupo que guarda cobijado por la selva oye por la radio portátil lo ocurrido en el Madre de Dios. Luego de un primer intento de deseos de venganza, la cordura se impone”. [63]

En enero de 1964, la instrucción se amplía en el uso de una pequeña cámara Minox e incluso adquiere la capacidad de construir una radioemisora a partir de materiales hechos por ella misma”. [68]

“Debe actuar como una saboteadora, operando sola y sin contactos ni apoyo. Instalar una radio clandestina, realizar contactos, poner en práctica medidas de seguridad y obtener datos para una presunta acción terrorista contra un centro industrial”. [69]

Cumpliendo instrucciones, adquiere en la misma ciudad una costosa radio de marca y una fina cámara fotográfica”. [74]

En Praga. Recepciones radiales en telegrafía […]. Igualmente, la práctica de escritura secreta, fotografía, cifrado y descifrado de mensajes”. [81]

“Tamara no gozó de la lectura, la escritura o del ajedrez, como el Che, para defenderse de la soledad su único contacto con el exterior es la radio, su refugio. En las noches con el cubano, escucha emisoras isleñas, principalmente la oficial de La Habana. Noticias y música son el plato principal para conjurar la nostalgia. “Club Saudades” en portugués, escribe Tamara en una de las puertas”. [84]

Seguramente oye, en tono bajo, radio La Habana buscando noticias o mensajes encriptados en clave. Tal vez sueñe que es la Tamara de antaño o se proyecte a la Tania que desea ser”. [123]

“A medio día después del almuerzo, gozan del sol y la playa. Tras la cena y un breve descanso, escuchan, en un aparato portátil, Radio La Habana. Por precaución salen del hotel. De las 22 a las 24, se embeben de noticias, de música tropical y también, no es cosa de olvidar su rol, de mensajes enviados en clave numérica”. [145]

“Una de sus primeras tareas es la adquisición de una radio y una grabadora marca Sony, japonesa, material imprescindible para recibir los mensajes desde Cuba. La logística impone contar con un campo de refugio y entrenamiento”. [154]

“Se une brevemente a la resistencia; aunque fuentes rusas señalan que permaneció en México. Lo incontrastable es que en el verano de 1941 es convocada a Moscú. Junto con un puñado de exiliados españoles recibió entrenamiento militar y en mayo de 1941 se ofreció como voluntaria para engrosar las filas guerrilleras. Lanzada en paracaídas detrás de las líneas alemanas que cercan Moscú, sirve como radio operadora de campaña y comando con un grupo de españoles y rusos en los bosques ucranianos”. [178]

Tania asiste y toma algunos apuntes. No conoce a casi nadie en el reducto, salvo a algunos cubanos y muy recientemente a Dantón y Carlos. Entretiene las horas conversando con ellos o escuchando radio”. [212]

“El 14 de febrero de 1967, el Che se entera, por un mensaje radial procedente de La Habana, de que Mercy no llegará a Bolivia. En los meses posteriores, como vimos, perderá a Tania y a Iván”. [246]

“La noticia de que la mujer está en el monte se hace pública de inmediato. La radio la lleva hasta el vivac guerrillero. El 27 de marzo, el Che concluye apesadumbrado: Todo parece indicar que Tania está individualizada. Usa como fuente informativos de radio y la conferencia de prensa del general Barrientos Ortuño”. [247/248]

“Otro dato provino del mensaje nº 30, transmitido en clave numérica desde La Habana. El contenido descifrado de ambos pareció en una libreta capturada al Che”. [254]

“Fue a hacerse responsable de todo lo que era la recopilación de información, conjuntamente con Papi; ella mantenía una cronología de todas las noticias que salían de Bolivia y de algunos noticiosos del extranjero. Radio Habana, Radio Balmaceda [sin duda por aquello de los lazos emocionales, Tania se crió en Argentina]  y algunas emisoras extranjeras. Esas emisoras daban noticias, o sea, que comenzó el desarrollo de lo que llamamos el “análisis de la información”, además de eso, empezó a cifrar los mensajes y colabora abiertamente con Papi en ese tipo de actividad”. [257]

“Sacar al argentino y al francés, y (tal vez) al peruano y a Tania del círculo de fuego le es indispensable; en ellos (y ella) descansan sus nexos con el exterior, de lo contrario sabe que quedará aislado. Como su radioemisora nunca funcionó, la comunicación depende de los mensajeros humanos”. [262]

“En el otro campamento, decenas de kilómetros al sur, Tania capta por la radio comercial la noticia del choque, se comentó entonces que había pasado directo hasta ese lugar sin recoger a la retaguardia, dijeron que él no se movía por gusto, sino que tenía algún plan”. [288]

“Solía alejarse a unos 20 m del lugar donde acampaba el resto, oír una radio portátil, hacer anotaciones, consultar un mapa a veces, e informar en privado a Joaquín […] Atiende una pequeña radio portátil Sony, que luego caerá en manos del Ejército. Atenta a todo lo que se podía escuchar, la rutina diaria se inicia en la madrugada con algún noticiero nacional. Radio La Habana al mediodía y una hora más tarde Radio Montero, de la localidad boliviana del mismo nombre, cercana a Santa Cruz de la Sierra. A las 20:00, sintoniza Radio Altiplano de La Paz. Filtra datos que le den a conocer los planes militares y la posible localización del Che”. [299]

“Julio 10, apunta:

La radio dio la noticia de un choque con guerrilleros en la zona de El Dorado, que no figura en el mapa y es ubicado entre Samaipata y Río Grande; reconoce un herido y nos atribuyen dos muertos.

No logra aún ubicar la zona precisa del combate ni identificar a los sujetos involucrados. Al día siguiente, los datos son más precisos. Pacho refiere que: La radio da la noticia de que el otro grupo ha tenido un encuentro en el Iquiri*. Anota el Che el mismo 12 de julio:

Ahora la radio trae otra noticia que parece verídica en su parte más importante; habla de un combate en el Iquira* [sin duda es lo mismo, pero difiere la grafía en el texto], con un muerto de parte nuestra, cuyo cadáver llevaron a Lagunillas. La euforia sobre el cadáver indica que algo de verdad hay en el caso”. [308/309]

Tania capta en la radio comercial la toma de Samaipata del 6 de julio La cúpula de la retaguardia comprende que están a mucha distancia del Che”. [319]

Mientras marcha en pos de sus reservas, el 20 de julio un informativo radial le confirma la muerte de un guerrillero, que es identificado como Moisés Guevara (Armando, en la guerrilla), caída que ya captó en las noticias una semana atrás. En verdad es Serafín. No hay forma de confundirlos. El primero es un rudo minero treintañero. El segundo, casi un niño”. [325/326]

“La escalada continúa la jornada del 12, cuando da con el depósito más grande. Del escondite brotan morteros, ametralladoras, radios y veintiún pasaportes de cubanos y peruanos. Una revelación sobre la procedencia guerrillera”. [340]

“A la noche el noticiero dio noticias de la toma de la cueva donde iban los enviados, con señales tan precisas que no es posible cuidar. Ahora estoy condenado a padecer asma por un tiempo no definible. También nos tomaron documentos de todo tipo y fotografías. Es el golpe más duro que nos hayan dado, alguien habló. ¿Quién?, es la incógnita”. [341]

Tres jornadas más adelante, la radio trae noticias referentes al desplazamiento del grupo de Joaquín. No son buenas nuevas, pero ratifican la ubicación geográfica de sus compañeros. El Ejército le da pistas al informar sobre las víctimas guerrilleras, aunque cambie datos y tiempos para confundir a su adversario. Por una emisora de Santa Cruz, se entera casualmente –bastante tarde- de la prisión de Chingolo y Eusebio. Ya no cabe duda, es el [grupo] de Joaquín y debe estar muy acosado. Esa misma fecha anota: Se anunció otro choque en Chuyuyako, sin bajas para el Ejército. La noticia, aunque él no lo sabe, tiene data y localización precisa, se refiere al combate del 6 de agosto”. [342]

“Las noticias de la toma de Samaipata del 6 y principalmente del combate de Morocos del 30 de julio, recabadas por Tania de la radio comercial, le confirman que sus otros compañeros no se han evadido al norte, para organizar un nuevo frente. Por el comentario, la secuencia le dice que ellos vienen rumbo al sur”. [343]

“En efecto, justo en la otra vereda del río Grande, algunos pocos kilómetros al este, un sediento Che se pregunta dónde están sus compañeros. Hace cuatro meses que no se ven y poco sabe de ellos, salvo por esporádicas y confusas noticias que  capta de informativos radiales o de las contradictorias voces campesinas”. [351]

“El mismo día que el Che se entera de la muerte de Pedro por la radio y que Joaquín ordena a su tropa orientarse a río Grande”. [360]

“El sábado 2, escucha la primera noticia de la caída de su retaguardia.

La radio trajo una noticia fea sobre el aniquilamiento de un grupo de 10 hombres dirigidos por un cubano llamado Joaquín en la zona de Camiri; sin embargo, la noticia la dio la Voz de las Américas (sic) y las emisoras locales no han dicho nada”. [382]

“A las seis de la tarde Inti y los suyos retornan ilesos al campamento a tiempo para escuchar que la emisora norteamericana insiste en las malas noticias. Por ser domingo, no hay informativos locales.

Otra vez la Voz de los Estados Unidos (sic) –anota el Che– dio un informe sobre combates con el Ejército y esta vez nombró a José Castillo como único sobreviviente de un grupo de diez hombres. Como este Castillo es Paco, uno de los de la resaca y el aniquilamiento se produjo en el Masicurí, todo parece indicar que es un soberano paquete.

¿No oye por la radio aquel mismo sábado que Mario Vargas y Pedro Barbery ingresaron triunfantes y aclamados a Vallegrande, con los cadáveres como presentes?

Una emisora no identificada, pero casi con seguridad boliviana:

Trae la noticia de un muerto en Vado del Yeso, cerca de donde fuera aniquilado el grupo de diez hombres, en un nuevo choque, lo que hace aparecer lo de Joaquín como un paquete”. [383]

“Son las referencias de prensa las que únicas (sic) que persisten en retornar al Che a la realidad que no quiere aceptar. La radio informa  que no se pudo identificar a los guerrilleros muertos pero en cualquier momento puede haber novedades”. [385]

Galindo, en mensaje cifrado a sus superiores, informa por radio del hallazgo y de su omisión en recuperar los restos. El coronel Joaquín Zenteno Anaya lo recrimina con dureza. Instruye darle la máxima seguridad. Si es posible, duerma amarrado a ella, le espera”. [387]

La radio trae la noticia de las valiosas informaciones suministradas por José Castillo [Paco]; habría que hacer un escarmiento con él. […]

La radio la Cruz del Sur anuncia el hallazgo del cadáver de Tania la guerrillera en los márgenes del río Grande; es una noticia que no tiene los visos de veracidad de la del Negro”. [389]

“Otra noticia lo devuelve a la realidad del combate: La radio trajo la información de que Barrientos había asistido a la inhumación de los restos de la guerrillera Tania a la que se dio “cristiana sepultura”. [390]

“Esa misma noche el Che se entera de que recibe un nuevo golpe a su estrategia. Por la radio comercial escucha que el 14 de septiembre Loyola Guzmán ha sido detenida en La Paz. Las fotos imprudentemente dejadas en las cuevas la delataron”. [393]

Y hasta aquí todo lo que dio de sí este trabajo sobre la famosa guerrillera.

 

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: