HISTORIA Y ARTE - LA EUROPA DE LA ILUSTRACIÓN: Mentalidad y pensamiento - 8ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 24 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_europa-ilustracion-mentalidad-y-pensamiento08





Historia y Arte

LA EUROPA DE LA ILUSTRACIÓN

Mentalidad y pensamiento - 8ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8



La filosofía: el empirismo inglés y Kant (continuación)

Kant. El idealismo filosófico (continuación)

ara Kant, lo importante era descubrir si resultaba posible un conocimiento metafísico, de características similares a las del conocimiento científico, que permitiera establecer verdades indiscutibles metafísicas (es decir, una demostración científica de la existencia de Dios, del alma, etc.).

Kant pasó entonces a analizar el conocimiento científico para, conocido éste, saber si la metafísica podía sujetarse a ese tipo de conocimiento. El análisis de Kant fue largo, minucioso y clarificador de muchos aspectos del conocimiento científico, pero básicamente vino a concluir que, en el conocimiento podía distinguirse entre:

percibir -- lo hace la sensibilidad
comprender -- lo hace el entendimiento

No obstante, para comprender, el entendimiento se vale de conceptos que pueden ser

- conceptos empíricos a posteriori (por proceder de la experiencia)

- conceptos puros o categorías a priori (por proceder del propio entendimiento)

A los Conceptos Puros o Categorías, espontáneos del entendimiento, Kant los denominó Trascendentales, por no proceder de la experiencia. Estas categorías eran, según Kant, doce (las dedujo de los tipos de juicios que señala la Lógica) y resultaban imprescindibles para que el entendimiento analizara y comprendiera los conceptos empíricos a posteriori. Las Categorías eran:

- unidad, pluralidad y totalidad (señalaban la cantidad);

- realidad, negación y limitación (señalaban la cualidad);

- sustancia, causa y coexistencia (señalaban la relación); y

- posibilidad, existencia y necesidad (señalaban la modalidad).

Pero, estas Categorías sólo eran aplicables a los conceptos empíricos proporcionados por la experiencia, por los que carecían de utilidad sin los datos procedentes del conocimiento sensible. Pero, como el conocimiento sensible no es más que un conocimiento incompleto, Kant dedujo que las Categorías no eran más que posibilidades de lo experimentado (de lo semiconocido por los sentidos), pero no propiedades o características reales de las cosas en si mismas. Kant hubo de distinguir, entonces, entre lo que conocemos (fenómeno) y las cosas en sí mismas (noumenos).

El fenómeno es, pues, lo que se nos muestra y el noumeno lo que no se nos muestra. Pero, si sabemos que hay algo que no se nos muestra, es porque pensamos ese algo, porque tenemos una idea de eso que no alcanzamos a conocer; esas ideas son, para Kant, las Ideas Trascendentales.

De todo ello se deducía que no era posible una ciencia metafísica, ya que su materia de estudio no se puede conocer ni por los sentidos ni por las Categorías Trascendentales del entendimiento, que sólo son aplicables a los datos que ofrece el conocimiento sensible. Ahora bien, eso no niega, para Kant, que las Ideas Trascendentales que la razón elabora tiendan hacia la metafísica como ideal de la propia razón.

A la pregunta ¿qué debo hacer?, Kant respondió con otra obra: Crítica de la razón práctica (práctica porque es la razón moral por la que el hombre debe guiarse). En ella, los planteamientos fueron también muy originales, ya que Kant estableció una ética en la que no se decía qué puede y qué no puede hacerse, sino que le limitaba a decir cuál debe ser el modelo de actuación, partiendo de la afirmación de que un comportamiento es moral cuando se actúa por deber y que ese deber no es más que la conformidad con una máxima moral que Kant definió como un Imperativo Categórico. Esa máxima, simplemente decía: "obra de tal modo que puedas querer que ese modo de actuar se convierta en una ley universal", o, lo que es lo mismo: obra con los demás como desearías que obraran contigo.

A la tercera pregunta, ¿qué puedo esperar?, Kant dio como respuesta la historia y la religión, entendiendo la primera como un proceso lento, pero progresivo, de la Humanidad (y, por tanto, muy unido al Imperativo Categórico de su ética) y, entendiendo la religión como camino proporcionador de virtud y felicidad.

1 2 3 4 5 6 7 8

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios