Solución a medias: del Banco Metropolitano

Por: Juan Carlos Linares Balmaseda y Eduardo Ortiz Ramírez.

Bienvenida la rampa que se construyó en la sucursal bancaria No. 327, ubicada en la Calzada de Bejucal, municipalidad de Arroyo Naranjo, en La Habana. Felizmente los directivos de Banco Metropolitano, agencia a la cual pertenece dicha sucursal, escucharon los reclamos de los pobladores, los que desde hace años solicitaban una adecuada accesibilidad al banco. Este es un considerado regalo de Navidades, principalmente para las personas con discapacidades motora y visual, y para los ancianos y toda la ciudadanía que acudimos a este sitio. Todos disfrutaremos de la cultura inclusiva, subiendo de manera más confortable por la rampa, para extraer dinero del cajero automático o realizar otras gestiones bancarias. Anteriora la existencia de la rampa, el ascenso era peligroso.

Sin embargo, es preciso señalarlo, la actual rampa es solo una solución a medias. Por ella solo se llega a un departamento (construido de metal y con forma de contenedor, denominado CARABAN), anexo a la referida agencia. Pero para ingresar al interior de la otra parte de la sucursal bancaria (construida de mampostería en los años cincuenta del siglo 20), desafortunadamente aún hay que seguir accediendo por otra empinada y peligrosa escalera de 18 peldaños. La cual, tras el segundo escalón en ascenso, la escalera gira a la derecha, en el escalón doce gira a la  izquierda, y al llegar al último peldaño se interpone la acristalada puerta de entrada, lo que significa que las personas que aguardan su turno afuera, en fila, tienen como única opción hacerlo en la enrevesada   escalera, y no sobre una superficie plana (Fotos).

Meses atrás,  preocupados por la dilatada solución a esta peligrosa entrada bancaria, los miembros de la Red de Cultura Inclusiva-Cuba que suscriben este artículo publicamos un primer texto en las redes sociales titulado “Una peligrosa barrera político económica”. En ese entonces nos comunicamos con directivos del Banco Metropolitano, y de su agencia 327, y también indagamos en el gobierno municipal.

Le sugerimos la idea de incluir en el plan de inversión del establecimiento bancario que la moderna rampa sirva de acceso para las dos partes de una misma institución, transformando una ventana lateral en puerta de entrada, lo que probablemente signifique clausurar la presente puerta de entrada y expandir la instalación bancaria hacia el costado donde se edificó la rampa.   

El objetivo de la propuesta es que por esa presente y única entrada y salida, de poco más de un metro de ancho, por la que a diario se desplazan decenas de usuarios, deje de ser  ladel peligro. Sobre todo cuando se humedecen las losas que la cubren: “Entonces es cuando la escalera se vuelve un jabón, y a cada rato rueda alguien cuesta abajo”, le confesó a estos dos reporteros una de las empleadas del banco meses atrás.

En aquel momento otra vecina aseguró que ha visto “socorrer con urgencia a personas resbalando por la escalera, y varias ellas han sido conducidas hacia un hospital cercano”. Y otro residente en la zona aseguró que “en términos de accesibilidad física, éste debe ser unos de los bancos con mayor dificultad en el país”. 

La bienvenida rampa fue construida por una cooperativa contratada por Banco Metropolitano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *