Filatelia: Avecillas en sellos suecos

Un gran número de aves realizan viajes migratorios dos veces al año, generalmente en busca de áreas más cálidas que les permitan sobrevivir y obtener más alimentos. Muchas especies son comunes a ambos hemisferios, sin embargo, también tenemos por nuestras ciudades y jardines avecillas que colonizan el territorio en cualquier época del año, es el caso de los sellos suecos que filatelizan cuatro especies permanentes en su territorio: Parus major, Emberiza citrinella, Pinicola enucleator y Pyrrhula pyrrhula.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos

     Parus major, popularmente conocido como carbonero común, es una avecilla especialmente adaptada a las condiciones climáticas que le facilitan la alimentación dominante en cada momento y lugar de distribución. Tanto el pico como las uñas suelen variar según la estación del año para buscar mejor su alimento. Son avecillas típicas de las zonas arbustivas y setos; de carácter gregario, suele deleitarnos con sus cánticos.

Localizable incluso en zonas urbanas, es una de las más fáciles de identificar por su característica cabecita negra. Hay 53 especies divididas en cuatro géneros que prácticamente han colonizado todo el globo terráqueo, especialmente el hemisferio norte y el África subsahariana. En invierno suele formar bandadas mixtas con trepatroncos, trepadores, reyezuelos y sitas. La mayoría son insectívoros, llegado el caso, consumirán semillas y bayas, sobre todo en época invernal cuando es localizable en setos y jardines que le facilitan la alimentación alternativa en esta época de escasez. La época de reproducción coincide con la cálida, suben a sus polluelos con una dieta exclusiva de insectos, la puesta oscila entre 4-12 huevos, la incubación dura un par de semanas y las crías suelen abandonar el nido a las tres semanas de la eclosión.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Parus major

     Avecilla sumamente eficaz contra las plagas de insectos, no suele rechazar los nidos artificiales, en temporada de cría llega a capturar una media diaria de 10.000 insectos. Como curiosidad, en las enciclopedias de ornitología citan su facilidad para el aprendizaje; en Inglaterra observaron como eran capaces de abrir las botellas de leche que dejaban los repartidores a las puertas de las casas a primeras horas de la mañana, de Southampton se extendió por todas las tierras británicas: en definitiva, el resto de carboneros acabó copiando la técnica de apertura para alimentarse.

Pasa por ser la más estudiada del mundo, de ahí que se tengan estadísticas exhaustivas: uno de cada diez huevos sale adelante y, de ellos, uno de cada seis polluelos se convertirá en adultos, de estos la mitad sobrevivirá al invierno y se reproducirá en el siguiente ciclo, un uno por mil suele sobrepasar los diez años de vida. A pesar de parecer simpático, no deja de ser un pájaro agresivo que suele aniquilar otros pájaros rompiéndoles la cabeza con su fuerte pico; posiblemente sea también el más extendido de los de su especie en la península Ibérica.

     Pyrrhula pyrrhula, el camachuelo común pertenece a la familia de los carduélidos en donde encontramos 136 especies y 19 géneros distribuidos por todo el orbe, excepto en las zonas polares, ártico canadiense, groenlandés y siberiano, América del Sur (una amplia zona del nordeste), península Arábiga, Madagascar y Australia,  presenta una amplia gama de tamaños en su pico y cada especie se ha adaptado al tipo de plantas existentes en su respectivo territorio, de ellas extrae las semillas, sobre todo de cardos y dientes de león.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Pyrrhula pyrrhula

     La dieta granívora de los carduélidos contrasta con la de los fringílidos, mucho más ortodoxos a la hora de seleccionar su menú que lo complementa con pequeños invertebrados. Es uno de los que más llaman su atención entre los granívoros, su plumaje es muy fino y bonito, alcanza los 15 centímetros y suele anidar prácticamente en todo el continente europeo.

     Pinicola enucleator, otra especie integrada en los carduélidos, es conocida como pinícola de pico grueso, tiene pico en forma de pinza y come básicamente piñones que extrae de las piñas. En Europa hay cuatro especies y cada una se ha adaptado al tipo de pino predominante en su zona de influencia. Entre el grupo de los pepiteros -apenas pesan 55 gramos- hay ejemplares que desarrollan una carga-presión de hasta 45 kilos, ello le permite romper hasta huesos de aceitunas.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Pinicola enucleator

     En la época de cría, suele llevar la comida en una especie de saco que se le forma en la base de la boca, dando un aspecto abultado cuando acuden al nido; su período vital suele ser de unos tres años, pero algunos ejemplares han llegado a cumplir los tres lustros. Algunos carduélidos (jilgueros y canarios) suelen ser empleados como avecillas de compañía, el hombre las ha introducido en territorios donde no eran naturales.

Por ejemplo, el canario común, habitual en Azores, Madeira y Canarias, se introdujo en el continente europeo en el lejano XVI y, tras domesticarse de manera masiva, es el antepasado común de todos los canarios de jaula; se emplearon en las minas para detectar el mortal monóxido de carbono, durante la Guerra Mundial se llevaban a los túneles y refugios, de esa manera se detectaba el mortífero gas que tantos muertos provocó en las minas.

     Emberiza citrinella o escribano cerillo, es una avecilla ampliamente extendida por Europa, granívora e insectívoras, generalmente come en el suelo. Los escribanos y sabaneros pertenecen a la familia de los Emberícidos de los que están catalogadas 291 especies en 72 géneros, prácticamente han colonizado todo el globo terráqueo, con la única excepción del interior de Groenlandia, Australia y Antártida, apenas sobrepasa los quince centímetros, el macho suele tener un plumaje más atractivo que la hembra, normalmente un intenso y brillante color amarillo.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Emberiza citrinella

     La dieta de los escribanos suele ser de granos, invertebrados, frutos y yemas. La especie filatelizada por el correo sueco ha sufrido un impresionante declive, sobre todo en Gran Bretaña, producto de la masiva utilización de abonos químicos y pesticidas, algo que también ocurrió en otros lugares del continente. Recuerdo mi última visita a mi tierra natal, de casi un centenar de especies fácilmente visibles en mi niñez, apenas quedaban ejemplares de una decena de pajarillos. El resto ni se oían ni se veían, y eso que el reencuentro con el territorio fue de varios días de recorrido por el medio rural que soportó mis correrías infantiles.

Los nuevos sistemas de cultivo, sobre todo esa recolección intensiva que deja los campos desnudos, sin cubierta vegetal ni semillas, no permite sobrevivir a muchas especies; los mortales productos químicos empleados contra las plagas de insectos y malas hierbas, harán el resto. Resultado una gran cantidad de especies se esfumaron y, aunque en muchos lugares se hayan abandonado algunas zonas de cultivo [de ahí que también haya más incendios] la fauna original desapareció, en muchos casos para siempre. Los cantos de los escribanos están considerados de los más melodiosos entre las avecillas. Las hembras suelen ser las responsables de los nidos, los machos contribuyen en la alimentación de las crías, incluso en la etapa de volantón.

La circulación de esta emisión fue el 11 de noviembre de 2004, se realizó en carnet de cuatro ejemplares y se basó en fotos de Tero Niemi, diseñó Gustav Malmfors y los dibujos los adaptó Lars Sjööblom; la impresión se hizo en offset a cuatro colores por la imprenta del correo en Estocolmo. Cada avecilla se reprodujo posada en alguna pinácea o sobre bayas silvestres invernales que le sirven de sustento, motivo que también se empleó para el matasellos de primer día.

Y cuando estábamos dando el último toque a la emisión sueca nos llega la información del servicio postal de Singapur que extractamos al máximo para todos nuestros seguidores. Se trata de una preciosa serie básica que nos sorprende por la calidad artística de las piezas filatelizadas. Es una nueva serie de uso corriente con temas de flora y fauna (pájaros y mamíferos). Evidentemente, nos hacemos eco de las especies de avecillas y los interesados en el resto sólo tienen que buscar los datos en el servidor del correo de la ciudad estado. Los pájaros que ilustran sus sellos son:

El de 5 centavos nos ofrece al macho Athopyga siparaja posada sobre una flor de la que extrae el néctar de la Costus speciosus.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Athopyga siparaja

     El de 20c muestra a la especie migratoria Ficedula zanthopygia, suele estar por el sudeste asiático durante el invierno que, en esta zona subtropical, produce una gran cantidad de insectos. Durante el verano la especie emigra hacia el norte.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Ficedula zanthopygia

     El de 30c muestra al Merops viridis, un insectívoro sumamente efectivo, suele utilizar nidos de otras especies y vive en bandadas durante los meses de marzo a agosto en que aparece por Singapur para su reproducción.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Merops viridis

     El de 45c nos muestra al Motacilla flava, otra especie migratoria que llega desde la tundra siberiana para pasar el invierno en el sudeste asiático, suele alimentarse en el suelo y es usual observarlo en áreas abiertas próximas a la playa.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Merops viridis

     El facial de 50c está dedicado al Pelargopsis capensis, es una de las ocho especies de martín pescador que podemos localizar; en este caso es la de mayor tamaño, puede observarse en los humedales donde se alimenta de peces, crustáceos y lagartijas.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Pelargopsis capensis

     El Loriculus galgulus aparece en el de 55 centavos, como la mayoría de loros suelen tener colonias permanentes; suele alimentarse de frutas y flores, habitual la presencia de esta frágil avecilla en todo el territorio.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Loriculus galgulus

     El pájaro carpintero Dinopium javanense, es el que aparece en el facial de 65c, es uno de los más comunes en toda la zona, habitual observarlo en parejas, siendo una delicia contemplarlo cuando busca su alimento abriendo los troncos secos con su potente pico.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Loriculus galgulus

     La última especie es la paloma Ptilinopus jambu en el facial de 80c, no es fácil localizarla en Singapur, pero a veces aparecen ejemplares procedentes de los territorios vecinos de Malasia e Indonesia. La mejor zona para su observación suele ser la Reserva Natural de Bukit Timah.

Filatelia: Avecillas en sellos suecos: Loriculus galgulus

     La emisión fue diseñada por Wong Wui Kong, se imprimió en litografía offset por la Southern Colour Print (Nueva Zelanda), iniciando su circulación el 6 de junio de 2007.

www.posten.se/stamps
e-mail: kundservice@pf.posten.se
http://www.singpost.com/

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

-Chinery, Michael (1987): Diccionario de animales. (Barcelona: Folio).
-Perrins, Christopher (2006): La gran enciclopedia de las aves. (Barcelona: LIBSA).

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@gmail.com

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un comentario:

  1. Un paseo por Mexico, sus selvas, pueblos y animales…
    Saludos
    Toño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • CONSULTA TAMBIÉN LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS: