Más allá de nuestro Sistema Solar

 The companion to 51 Pegasi was the first planet discovered orbiting a normal, Sun-like star beyond our solar system.
El planeta que acompañaba el 51 Pegasi fue el primero en ser descubierto orbitando alrededor de una estrella similar al Sol más allá de nuestro sistema solar.

En 1991, los nueve mundos de nuestro sistema solar eran los únicos planetas conocidos. Los astrónomos no creían que nuestro Sol fuera el único capaz de crear el medio ambiente adecuado para albergar vida sobre un planeta en todo el universo. Pero tampoco tenían evidencias de planetas fuera de nuestro sistema solar.

Las evidencias de la existencia de planetas fuera de nuestro Sistema Solar puede resultar complicado mediante sistemas ópticos (telescopios) debido a la extrema distancia que tratamos de explorar. En su defecto, se recurre a las ondas de radio, mediante radiotelescopios, que analizan las diferentes señales recibidas y se clasifican según sus características. Las señales reales recogidas en la Tierra pueden tratarse en muchos de los casos de emisiones que corresponden a estrellas que hace miles de años que desaparecieron, pero cuya energía sigue desplazándose a través del espacio durante miles de años luz.

¿Con qué rapidez cambian las cosas?

En 1991, los radioastrónomos detectaron los primeros planetas extrasolares orbitando una estrella pulsar en decadencia. Esta estrella se quedó abandonada tras la explosión de una supernova en la constelación de Virgo. El haz de la radiación del púlsar cambiaba ligeramente debido a la atracción gravitatoria de tres planetas que giraban alrededor de la estrella anfitriona, PSR B1257 +12. Aunque la letal radiación del púlsar no puede sostener la vida, fue el primer ejemplo de que una estrella como nuestro Sol puede producir planetas.

En 1995, astrónomos suizos encontraron otro candidato planetario extrasolar. Fue descubierto al señalarse una ligera perturbación en la posición de 51Pegaso, una estrella cercana a nuestra Galaxia. Esta estrella, que se encuentra en la constelación de Pegaso, es muy similar a nuestro Sol con respecto a su temperatura, tamaño, velocidad de rotación y la radiación que emite. El recién descubierto planeta en órbita 51 Peg tenía un tamaño comparable al de Júpiter o Saturno. Sin embargo, se situaba muy próximo a su estrella madre (se encontraba más cerca de su estrella, que Mercurio de nuestro propio Sol). Aunque no es un buen candidato para albergar vida, fue la primera evidencia de un planeta extrasolar orbitando alrededor de una estrella similar al Sol.

Desde entonces, más de 100 planetas se han encontrado en órbita alrededor de otras estrellas. Algunos de ellos están orbitando extremadamente cerca de su estrella madre como el sistema planetario de los 51 Peg, mientras que otros se encuentran a distancias comparables al de Marte o Júpiter con respecto a nuestro sistema solar.

Los planes para las búsquedas Continuación

El tamaño adecuado, la distancia adecuada, la temperatura adecuada: por fin tenemos la evidencia de la existencia de mundos extrasolares que pueden ser candidatos a planetas con vida también. Una búsqueda de las 1.000 estrellas más cercanas a nuestro Sol pueden revelar la existencia de planetas muy parecidos a la Tierra. “La tierra tipo”, los planetas más propicios para sostener la vida, deben ser cuerpos sólidos (a diferencia de los planetas gaseosos gigantes en nuestro sistema solar exterior), con masas de aproximadamente entre 0,5 a 10 masas terrestres. Estos planetas deben encontrarse a una distancia adecuada de su estrella madre, de manera que la temperatura del planeta y la presión atmosférica apoyen la existencia de agua líquida.

Los métodos directos para examinar las estrellas en nuestro alrededor más cercano, implicaría lala detección de la luz estelar reflejada por un planeta en órbita o tal vez por la radiación térmica emitida por el propio planeta. Ópticamente se refleja la luz, y la radiación térmica infrarroja podría ser analizada espectroscópicamente (siempre que los astrónomos pudieran detectar las débiles señales en medio de la poderosa radiación de su estrella) para presentar información sobre el tamaño, la reflectividad de la luz solar (albedo) y la temperatura de un planeta.

Los métodos indirectos de detección de planetas incluye las mediciones de las velocidades radiales de estrellas cercanas, las mediciones de las tasas de los pulsares, los cambios reales en la posición de una estrella sobre la base de atracción gravitacional de los planetas o los cambios en el brillo aparente de la estrella anfitriona. Cada uno de estos métodos pueden indicar la presencia de cuerpos externos orbitando alrededor de estrellas cercanas.

Fuente: NASA

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • CONSULTA TAMBIÉN LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS: