Radio Free Asia

Radio Asia Libre es una emisora privada fundada por el Congreso Norteamericano y financiada, básicamente, por ayudas de diferentes patrocinadores que creen en el poder de la radio para llegar a territorios en donde todavía no se recibe una información veraz y objetiva. A veces, nos preguntamos, para qué sirve la libertad de prensa cuando en países como España, la profesión periodística se pone al lado del partido político de turno y la información que se envía a la ciudadanía es parcial, partidista y, en muchas ocasiones, descaradamente manipulada y defendiendo intereses que nada tienen que ver con la libertad de opinión e información.

Las primeras transmisiones de RFA salieron en los años cincuenta [aunque la actual estructura de Radio Free Asia arranca en 1996] cuando los norteamericanos iniciaron las emisiones de propaganda radiofónica destinada a los países comunistas del continente asiático. Esas lejanas emisiones tuvieron su origen en el Comité Asia Libre que la CIA utilizó mediante emisoras ubicadas en Dacca, Karachi, Manila u otros países limítrofes. Las oficinas de Tokio se cerraron en los años setenta cuando la CIA dejó de controlar las emisiones radiofónicas y la responsabilidad se transfería a la BIB (Oficina de Radiodifusión Internacional por sus siglas en inglés).

En marzo de 1996 se creaba la actual RFA como una organización privada y las emisiones se iniciaron en septiembre siguiente. Actualmente se está transmitiendo en nueve idiomas a través de diferentes ubicaciones en la onda corta, la señal también está disponible en su web oficinal. Inicialmente en Chino (Mandarín), siguiéndole el Cantonés (incluye el dialecto Wu), Tibetano (Amdo, Khan y Uke), Uighur, Birmano, Vietnamita, Laosiano, Khmer [Camboyano] y Coreano. Son idiomas bastante extraños para un europeo, hecho que dificulta la confección de un informe de recepción, pero la técnica actual nos permite “capturar” la señal, almacenarla, digitalizarla y enviarla a las oficinas de la emisora en Washington para que nos verifiquen el mismo. Como en tantas otras estaciones internacionales, las horas y las medias horas son cruciales porque a veces nos dan la clave de la estación sintonizada y nombres propios que facilitarán el redactado final del informe de escucha, algo que no siempre nos suele deparar la radio en AM o FM.

El gobierno chino comenzó la radiación de jamming de manera inmediata, unas veces directamente, otras colocando sus emisiones en frecuencias próximas que acaban ahogando la señal de RFA, sobre todo en receptores analógicos y sintonía menos definida. En algunos casos los periodistas de la emisora también han visto denegado el acceso al territorio chino, fue el caso del viaje oficial de Bill Clinton a China en junio de 1988: la Embajada China en Washington había concedido los visados que serían revocados una vez iniciado el viaje a los tres periodistas de Radio Asia Libre. Otro tanto ocurre con Vietnam que también bloquea las emisiones de la emisora, por supuesto la web tampoco es accesible desde ambos países (o no es recomendable para los escuchas que viven en esos países intentar acceder a ella sin poner en peligro sus vidas: recordemos que todo lo que se hace por INTERNET está siendo controlado y deja huellas).

En cierta medida, el formato y los objetivos son los mismos que utilizó Radio Free Europe o Radio Liberty, una de cuyas emisoras estaba instalada en Playa de Pals (Gerona). A través de ella Mikjail Gorbachov se enteró del golpe de Estado que le dieron y que cambió la historia de Rusia; el 22 de marzo de 2006 las antenas de la libertad en la playa gerundense fueron voladas y ya forman parte de la historia colectiva y de los trabajadores, que mantuvieron hasta el último momento, la moral en alto para llevar un punto de vista diferente al monolítico bloque soviético en aquella etapa histórica que vivió todo el continente europeo. En Youtube existe también un video sobre esa histórica voladura.. Entre los que apoyan este tipo de estaciones radiales encontraremos personas de toda clase y condición, aunque una parte importante del presupuesto sale del gobierno norteamericano a través del fondo federal que administra la BBG (Broadcasting Board of Governors) que supervisa las asignaciones correspondientes. La misión de RFA es promover y alentar la libertad y la democracia por medio de la radio, ofreciendo información objetiva, veraz y contrastada de interés para los ciudadanos a los cuales van destinadas sus emisiones. Uno de esos personajes históricos fue James A Michener que estuvo durante más de una década en la Oficina de Gobernadores de RFE [véase el artículo realizado con motivo del centenario de este escritor] y que en 1977 recibió la Medalla de la Libertad de manos del Presidente de los Estados Unidos.

RFA también tiene sus micrófonos abiertos a la audiencia, para ellos hay programas específicos que se realizan mediante llamadas telefónicas (doce horas semanales realizadas de la siguiente manera: 5 en mandarín, 4 en tibetano, y una para el cantonés, khmer y uighur). A esa programación se le suman los puntos de vista de afamados editorialistas y corresponsales especializados en la región que envían sus servicios a la central de la emisora desde diferentes puntos del mundo.

Inicio de emisiones de los diferentes idiomas de RFA:

Mes

Año

Idioma

Tiempo diario emisión

Septiembre

1996

Mandarín

12 horas

Diciembre

1996

Tibetano

10 horas

Febrero

1997

Birmano

6 horas

Febrero

1997

Vietnamita

2 horas

Marzo

1997

Coreano

5 horas

Agosto

1997

Laosiano

2 horas

Septiembre

1997

Khmer

2 horas

Mayo

1998

Cantonés

2 horas

Diciembre

1998

Uighur

2 horas

Nueva serie de QSL de Radio Free Asia

Resulta curioso, pero cuando la mayoría de emisoras occidentales han cerrado sus centros transmisores, han sido reducidos a la mínima expresión o han decidido dejar de acusar recibo del correo que reciben y, por consiguiente, de enviar las preciadas tarjetas QSL, Radio Free Asia no deja de sorprendernos con nuevas tarjetas que alientan a la escucha de sus emisiones y el coleccionismo de estos preciados documentos dentro del mundo de la radio y que en alguna “famosas” emisoras de onda corta nos “negaban” porque, decían, su misión era informar y no acusar recibo de los informes de recepción que, en muchos casos, solicitaban implícitamente a los oyentes en todo el mundo.

El correo nunca fue gratuito y para algunas personas del Tercer Mundo, enviar una carta podía significar dejar de comer ese día: pero preferían escribir esa carta que, muchas veces, era olímpicamente ignorada por la emisora porque nunca llegaba la respuesta. Un ejemplo podría ser nuestra flamante RADIO EXTERIOR DE ESPAÑA que, con la politización y deslizamiento de los medios en los que parece juega el beneficio inmediato y no el futuro de un pueblo. En definitiva, pan para hoy y hambre para mañana, por eso no es extraño que cada vez sea peor el trato que se da a la correspondencia de los radioescuchas, entonces ¿para qué se pide al oyente que les escriba? También podríamos analizar la calidad de las programaciones que dejan mucho que desear: han confundido, la mayoría de los medios, que la propaganda es información y así nos va. Incluso RADIO NACIONAL CLÁSICA deja mucho que desear desde que decidieron abrir la mano y programar cualquier cosa desvirtuando el nombre de la emisora, no descubriremos nada para los que no conocen la programación, aunque sí será cierto que los habituales estarán más o menos de acuerdo en la pobreza de miras de una emisora, antaño, modélica.

La onda corta requiere oyentes y, por lo tanto, constante y fluido contacto epistolar. Sin la correspondencia no hay razón de ser de muchas emisoras y si ésta no contesta el correo, la audiencia deja de comunicarse y el político de turno le da el corte, cuando no la hacen desaparecer ante la falta de “rentabilidad” de la emisora en los proyectos de los nuevos “Mesías” que nos gobiernan en este mundo globalizado. ¿Desde cuándo una emisora pública y representando a un país tiene que generar “beneficios”? Pero algunos genios de la radio se siguen inventando “cosas” para tratar de mantenerse en candelero después de haber puesto la suficiente negatividad que ha llevado a cerrar las emisiones en determinados países europeos, piensan (y suponemos que se lo creen) que con INTERNET, el satélite, la digitalización y centenares de miles de pequeños transmisores de FM llegarán a más oyentes y, comprueban, horrorizados, que la correspondencia no llega y que su eco se apaga como una vela sin oxígeno.

Pero volvamos a las QSL de Radio Free Asia. La número 21 de las emitidas en este par de sexenios de historia radial. Está dedicada a honrar a un pionero de la radio, el alemán Heinrich Rudolph Hertz (1857-1894), con ella se confirmarán los informes que lleguen al servicio técnico de la emisora entre el 1 de abril y el 30 de junio de 2008. La serie continuará con otros pioneros de la radio, ya se están preparando las dedicadas a Nikola Tesla [véase también el artículo a él dedicado] y Reginald Fesseden.

Hertz merece un artículo exclusivo, sólo indicaremos que en su honor se bautizaron las ondas hertzianas, fue el primero en difundir y recibir ondas de radio: demostró con sus experimentos la existencia de las ondas electromagnéticas.

Información Filatélica

Aunque no nos consta que RFA haya sido filatelizada, no queremos dejar pasar la oportunidad para referenciar el ejemplar que el correo polaco le dedicó a RFE / Radio Free Europe (Radio Wolna Europa en polaco o lo que es lo mismo: Radio Europa Libre) el 2 de mayo de 2002. Fue un valor de 2 Zloty impreso en offset en hojas de 60 ejemplares, diseñado por JANUSZ Wysocki, tuvo una tirada de 400.000 efectos. El primer día se realizó en Varsovia y su matasellos muestra la famosa campaña de la libertad que solía estamparse en las máquinas franqueadoras cuando se enviaban los informes a la central de Munich, tras la caída del muro las oficinas se trasladaron a Praga, allí se ubicaron junto a la sede de la Radio Checa. El sello nos muestra, en tonos grises, uno de sus micrófonos coronados por sus tres célebres letras, como fondo un cielo azul con nubes blancas, símbolo de la esperanza para los oyentes del entonces telón de acero. El sello conmemoraba el cincuentenario de las emisiones en lengua polaca que surcaron el éter en 1952. Su último espacio salió al aire desde Munich en 1994. Durante la guerra fría era el único medio fiable que tuvieron los pueblos del Este de obtener información y del que se alimentaron espiritualmente los opositores a los regímenes comunistas. Hoy habría que preguntarse de qué han servido los cambios políticos cuando la libertad individual está resultando papel mojado. Las mafias campan por sus respetos, la violencia y el hambre se abren camino, cuando la corrupción y la barbarie inundan nuestro mundo civilizado en donde la injusticia es cada vez más opresora y voraz.

El esquema de transmisiones puede ser bajado por los interesados de la web de la estación, al ser datos que se actualizan, al menos, dos veces al año, consideramos innecesario reflejar la parrilla de RFA en el presente trabajo que pretende ser un documento atemporal.

Finalmente, los informes pueden ser enviados por vía postal, yo siempre aprovecho para adjuntar recortes de prensa que, a veces, son utilizados en las emisiones para aportar credibilidad y puntos de vista, quizás, en el fondo, sigo recordando aquel fabuloso “ESPAÑA VISTA DESDE EL EXTRANJERO: UNA SÍNTESIS DE LO QUE SOBRE ESPAÑA DICE LA PRENSA INTERNACIONAL, un programa mítico e histórico de la prestigiosa BBC de Londres; entonces faro y guía de los pueblos oprimidos, ¡cuánto ha llovido!, y eso que estamos en época de sequía. Esta es la dirección para el correo tradicional y, si alguno no recibe la respuesta, por favor, que me envíe un correo electrónico con copia de su comunicación para que pueda ser cotejado y, en su caso verificado, por el técnico correspondiente, escriban a:

RADIO FREE ASIA
RECEPTION REPORTS
2025 M Street NW, Suite 300

WASHINGTON DC 20036 (Estados Unidos de América)

www.rfa.org (ahí pueden bajarse el esquema de programas habitual).
www.techweb.rfa.org para informes vía electrónica, también pueden enviarse a través de la dirección qsl@rfa.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: