LXXXV ANIVERSARIO DE LA CIUDAD ESTADO DEL VATICANO

El 21 de diciembre de 2014 se filatelizaba el 85 aniversario de la creación del Estado de la Ciudad del Vaticano. El 11 de febrero de 1929 con la firma de los Pactos de Letrán entre Italia y la Santa Sede, nacía una entidad estatal con plena soberanía sobre la Plaza y la Basílica de San Pedro (hay algunos otros edificios que en diferentes puntos de la geografía italiana gozan del derecho de extra-territorialidad).

La conmemoración postal se realiza con cuatro tarjetas postales (faciales de 0.70-0.85-2-2.50€) con el sello impreso mostrando la bandera vaticana y en las ilustraciones cuatro detalles tomados de la Sala Marconi de Radio Vaticano y los pontífices que han vivido en estos 85 años (dos por cada tarjeta): Pío XI, Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y el actual Papa Francisco.

Al margen de ello no deja de ser sintomático que, desde que numerosas estaciones de radiodifusión internacional abandonaron el éter [Radio Vaticana era sumamente esperada por la audiencia española y de toda América como muy bien pude comprobar durante mis viajes], la violencia extremista [como la vivida cuando transcribía estos datos en París] campa por Occidente.

¿Causa-Efecto? Nunca se sabe, pero no cabe duda que al abandonar el concierto de las naciones internacionales que transmitían muchísimas horas de radio difundiendo valores de libertad, compatibilidad o convivencia estos, por fuerza, iban haciendo mella en gentes de todo el orbe. Actualmente, no sólo el Vaticano, sino prácticamente toda la UNIÓN EUROPEA ha hecho dejadez en ese terreno y ha abandonado, con no se sabe qué objetivos y principios, el sacro servicio al que estaban abocadas: Entretener, Educar, Estabilizar e Informar.

Personalmente estaría por afirmar que al dejar el éter sin ideología, sin información, han dejado un hueco que no ha tardado en cubrirse de soflamas incendiarias y ojalá no sean más mortíferas, pero los diferentes atentados y una sociedad adormecida, están haciendo irrespirables nuestras calles que, en determinados momentos del día, se parecen a cualquier zoco de una ciudad árabe. ¿De qué nos quejamos si hemos alentado ese éxodo?

Sería interesante que esos políticos [o cómo muy bien lo definía Ramón de España “Nadie hay más peligroso que un imbécil con ansias de trascendencia. El Periódico, 12.01.2015] que ahora se lamentan de los destrozos, pensaran en el impresionante papel de las emisoras internacionales que tenían un gran predicamento en todo el mundo, pero sobre todo en los países menos desarrollados y donde los medios locales estaban más maniatados, por no decir adormecidos como actualmente sucede con la prensa y medios de la piel de toro, al menos en Cataluña todos están “comiendo” de la subvención y pervirtiendo el tan manido derecho de “libertad de expresión” a favor de un mensaje y un status quo que en nada se parece a la libertad: el que discrepa se queda sin trabajo, aunque ahora parece que toca cambiar, otra vez, de chaqueta y la prensa de la zona en el otrora denominado oasis catalán parece sacudirse su modorrra. De la radio y televisión pública [ya sea de la Generalitat, Diputación o Municipios] mejor no hablar, aunque a veces alguien alce la voz y a otros le salgan los colores, en realidad vivimos en un mundo donde todos “actúan” y hacen ver que no va con ellos, pero vemos como nuestros derechos [a discrepar, por ejemplo] están siendo cercenados por la apisonadora del pensamiento único que todos temen pero nadie le hace parar. ¿Hasta cuándo?

Ahora esa gran masa que buscaba “formarse e informarse” ha quedado abandonada a su suerte, de tal forma que no es extraño que ya no tengan otro referente que el bombardeo constante de las estaciones árabes que inundan el espacio dejado libre en la onda corta y, a veces, también la onda media, para pasarse en masa a la FM que prácticamente no cubre más allá del horizonte, por lo tanto con poca penetración fuera del entorno más inmediato que, como todos sabemos, está totalmente saturado por otras ofertas radiofónicas y que antes estaba ocupado por estaciones tan prestigiosas como la BBC, Radio Nederland, RAI, RDP, Radio Francia, La Voz de Alemania, La Voz de Rusia, Radio Suecia Internacional, Radio Vaticana o el último intento de cierre de Radio Exterior de España. Recordemos que el odio a través de las ondas lleva tiempo en el aire y sus resultados han acarreado ya millones de muertos ¿debemos seguir mirando para el otro lado? ¿Pueden nuestros políticos seguir desmontando el sistema para amordazar cada vez más a una sociedad sin objetivos?

El diseño de las tarjetas fue obra de Daniela Longo, impresas en la Tipografía Vaticana, tuvieron una tirada de 15.000 series.

www.vaticanstate.va
order.ufn@scv.va

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: