LA HISTORIA DE LA VOWR – TERRANOVA (CANADÁ)

La historia de esta emisora canadiense, una de las pocas que sobreviven desde los mismos comienzos de las radiodifusión pública a nivel mundial, arranca en los estudios situados en la Iglesia Wesleyana Unida (Wesley United Church), [quien se interese por el tema hace pocos meses colgamos un artículo sobre el tricentenario de Charles Wesley en www.opusmusica.com/025/sellos13.html] de San Juan (Terranova) una de las ciudades más antiguas de América del Norte, los primeros europeos llegaron aquí el 24 de junio de 1497 cuando desembarcó John Cabot. Cuando se fundó la emisora, Terranova era independiente, se incorporó a la Confederación como la décima provincia del Canadá, el 24 de julio de 1924.El fundador de la modesta emisora de radio fue el reverendo Dr. Joseph Gilbert Joyce, ministro de la Wesley Methodist Church entre 1922-1930; nació el 23 de noviembre de 1899 en Carbonear (Terranova), era hijo del pescador Edward B Joyce y de Emira Jane Joyce que regentaba unos almacenes, tuvo un hermano (Douglas Alick) y tres hermanas (Diademia Jeffers, Julia May y Sophia Jones); su educación la recibió en la Escuela Primaria de la Iglesia Metodista de su ciudad, completó la secundaria en la Escuela de Bishop Field en Saint Johns; trabajó como Ministro de la Iglesia en varios puntos de la isla hasta que completó su formación en la Universidad Mount Allison en Sackville (New Brunswick, lugar en que están los transmisores de Radio Canadá Internacional y que actualmente emplean varias radioemisoras internacionales), a los 24 años (1913-1917) se graduaba en Arte; fue ordenado el 12 de septiembre de 1917 en la Conferencia Metodista de Harbour Grace, después obtuvo permiso y marchó a la Universidad de Boston en donde obtuvo su grado en Educación y Teología y venía simultaneando con el servicio religioso que realizaba en la parroquia de Manchester (New Hampshire). Contrajo matrimonio y fue ministro de la Wesley Methodist Church entre 1922-1930 en San Juan. Él ya había vislumbrado las posibilidades del invento con asombrosa perspectiva de futuro y rápidamente puso manos al trabajo de enviar al éter el mensaje cristiano. Inicialmente tenía conectadas líneas telefónicas de numerosos fieles para poder recibir en casa la voz del evangelio, la radio demostró rápidamente su facilidad multiplicadora. En un principio no todos los miembros de la comunidad estaban con sus postulados, perseveró y comenzó su colecta entre los comerciantes y empresarios en junio de 1924 le habían donado más de 1.000 dólares. Joyce sirvió a su iglesia en diferentes destinos del Canadá y los Estados Unidos hasta su muerte en 1959 cuando estaba con sus creyentes en Washington (Carolina del Norte), pero nunca perdió el contacto con su obra vital: su emisora de radio y se desplazaba hasta ella en momentos específicos, por ejemplo en las celebraciones del XXX aniversario (1954). Los nuevos estudios se bautizaron en su honor en 1959 y su viuda le dedicó un busto en 1976, fue colocado en el estudio de la VOWR por el entonces Gobernador de Terranova y el Labrador.

El 24 de julio de 1924 la emisora iniciaba sus transmisiones regulares, justo 23 años después de que Marconi recibiera las primeras emisiones inalámbricas en diciembre de 1901 en Signal Hill (un pequeño promontorio que se localiza cerca del puerto de San Juan, en su día fue filatelizado por el correo de Terranova tenía sellos propios antes de integrarse en Canadá, sin duda se trata de uno de los primeros signos postales directamente relacionados con la radio). La emisora era conocida como 8WMC (Wesley Methodist Church) y operada con apenas 100 vatios; era la primera y única emisora religiosa de América del Norte que desde sus inicios ha tenido la misma ubicación en la Iglesia situada entre Patrick Street y la Hamilton Avenue.

Signal Hill es un lugar histórico de gran importancia en Terranova, tomó el nombre porque los lugareños izaban la bandera que indicaba la llegada de los barcos a puerto, Marconi recibía la primera señal y ya la tenían bautizada como “la colina de las señales” en 1762, aquí se dio una de las últimas batallas en la Guerra de los Siete Años, aún quedan fortificaciones empleadas desde Napoleón a la II Guerra Mundial.

Inicialmente tuvo un contenido totalmente religioso y cuando Terranova se integró en la confederación en 1949 fue especialmente protegida por los acuerdos de la Unión: durante muchos años fue el único faro religioso en toda la radiodifusión canadiense. Su lema es toda una declaración de principios “We Serve” (Nosotros Servimos) y siempre estuvo en el aire con programas religiosos, culturales o ecuménicos. La emisora está abierta a otras corrientes y no cobra por el uso de sus instalaciones a otros grupos religiosos, sobrevive gracias a las donaciones que cubren holgadamente sus presupuestos. Un ejemplo de esa colaboración lo encontramos en el mismo patio en donde se levantaron las antenas: mástiles de madera de 100 pies de altura: uno lo ofreció un anglicano, otro un católico y un metodista fue el encargado de la instalación y colocación de los cables que emitían la señal de radio.

Joyce quería que la señal llegase mucho más lejos y no dudó en embarcarse en un proyecto más ambicioso, durante sus vacaciones estivales se pasó dos meses en la Compañía Marconi de Montreal para familiarizarse con los nuevos equipos y el propio Marconi escribió un mensaje al director de la compañía para que “assist in every way possible regarding the purchase of new equipment”.

Rápidamente logró tener en sus manos un nuevo transmisor de 500 vatios que comenzó a operar en 1927. La inauguración la realizó el Gobernador Sir William Allardyce desde su residencia en Government House, una edificación histórica que se construyó con un foso a su alrededor para defenderse de las serpientes, pero en Terranova ¡no hay serpientes!, la señal fue captada en Chicago (Illinois-Estados Unidos, los aficionados a la radio habían iniciado también su propia historia) y la 8WMC se convirtió en la mayor emisora de su época en Terranova.

En 1930 Joyce solicitó que el control de la emisora recayera en los representantes de la Iglesia (Oficial Board of Wesley Church) y así ha sido hasta nuestros días. A lo largo de su dilatada historia, la emisora ha sido testigo y protagonista de los acontecimientos. Por ejemplo, en la primera semana de operaciones ya participó en las tareas de búsqueda de un avión (Dawn) que desapareció en el mar; fue el único medio que estuvo difundiendo las noticias del área de la Península de Burin  (cerca está el territorio de San Pedro y Miquelón que todavía es de Francia) cuando en noviembre de 1929 fue barrida por una gigantesca marea, o sea: los tsunamis no son fenómenos de nuestros días. O cuando explotó el S. S. Viking en 1931 [hay numerosos navíos que han llevado este nombre a lo largo de la historia], entonces emitió constantes mensajes informando del desastre y los nombres de los supervivientes.

Las letras del indicativo VO fueron asignadas en 1927 como parte del acuerdo firmado en Washington, aún hoy la V es la primera letra de los radioaficionados de la isla de Terranova, sólo cuatro emisoras canadienses conservan dicha consonante en sus distintivos. El cambio se produjo en 1932 cuando desapareció el indicativo 8WMC y nacía VOWR (Voice of Wesley Radio). En 1948 la potencia es de un kilovatio gracias, una vez más, a las ayudas y donaciones que permiten renovar los equipos iniciales. En 1930 Joyce, al regresar de Montreal, se anticipaba a su tiempo y compraba 32 acres en Monte Scio desde donde se divisa la apacible ciudad capital de la isla y en donde acabará reinstalándose el complejo de antenas que ponen en el aire las emisiones, desde aquí salieron en julio de 1954, un hecho que de nuevo expandió el radio de acción de las ondas cristianas, justo en el treinta aniversario de su salida al éter. En 1959 se construyeron nuevos estudios y se bautizaron con el nombre del fundador que había fallecido el año anterior; en la actualidad existe un “modesto museo” en la propia emisora en donde se exhiben los equipos de los años 20 y 30 junto a numerosos testimonios fotográficos de la época.-

En 1982 una fuerte tormenta derrumba las antenas y se transmitía con servicios provisionales mientras se reconstruía el centro, se hicieron llamamientos radiales y en pocas semanas se habían recaudado más de 45.000 dólares. En 1998 VOWR había renovado su sede y estudios que costaron más de 100.000 dólares, el crédito se acabó de cancelar dos años después gracias a la generosa contribución de los ciudadanos.

Desde 1947 tiene una subasta mensual en donde se venden todo tipo de productos no perecederos, estos últimos se ofrecen en antena durante las transmisiones y los oyentes llaman haciendo su puja: pavos, carbón, productos hortofrutícolas, pescado, etc.

VOWR ha colaborado con otras difusoras, en 1958 lo hizo con la Canadian Broadcasting Corporation que sufrió la furia de los elementos y vio como el viento derribó sus antenas. Las radiodifusoras de Terranova suelen ser buenas aliadas y regularmente le ceden material discográfico y equipos técnicos en desuso.

En 1979 se incrementó la potencia a 10 kilovatios. En 1989 se transmitían 65 horas semanales, un lustro después suben a 106 y en 1997 las 24 horas en la frecuencia de onda media de 800 kHz. Actualmente hay unas 80 personas relacionadas con la VOWR, la estación se automatizó y se catalogó su rico archivo musical que ya supera los 200.000 registros. Todo el personal es voluntario, no hay ningún asalariado. Alrededor del 20% del contenido es religioso (esencialmente servicios, música espiritual y programas de meditación) también se distribuye por grabación para la zona de San Juan. El resto de servicios se nutren de música clásica, country & Western, marchas clásicas de corte militar, música popular y una depurada selección de los años 40-50.

Por supuesto, noticias y meteorología, son constantes en una zona donde la naturaleza es dura, sobre todo para los pescadores. La incorporación de su web está llevando aún más lejos la realidad de aquella pequeña emisora de 100 vatios que va camino del centenario recién cumplidos los 85 años. Cubre la península de Avalon y en la actualidad su grupo de voluntarios ronda las 80 personas que hacen posible el milagro de su balanceada programación de alto contenido espiritual  ininterrumpidamente los 365 días del año.

CUADRO CRONOLÓGICO DE LOS HITOS MÁS IMPORTANTES DE LA VOWR

Nota: El presente trabajo ha sido elaborado con la información de la web de la emisora y los materiales históricos que se conservan en la Fundación de las Comunicaciones Canadienses (Radio Station History). 

http://www.vowr.org/
VOWR  *  P O BOX 7430
ST. JOHN’S NL A1E 3Y5
CANADÁ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: