Historia postal de los radiotelegrafistas y mensajeros partisanos durante la II Guerra Mundial (Eslovenia)

     La emisión que comentamos fue puesta a la venta el 17 de noviembre de 2006 en Ljubljana, capital de Eslovenia. Se trata de un sello acifrado (Tarifa D, equivalente al momento de la emisión a 250 SIT o Tolars eslovenos), fue diseñado por Maja Licul basándose en una fotografía anónima y tuvo una tirada de 80.000 ejemplares.

     El objetivo era honrar a los miles de paisanos [partisanos] que se integraron en el ejército guerrillero para combatir a los alemanes durante la II Guerra Mundial; los paisanos estaban integrados en el denominado Ejército de Liberación Nacional (NOB) que, entre 1941-1945, organizó un servicio de mensajeros, operadores de radio y especialistas en comunicaciones que acabaron conformando el núcleo central de la inteligencia de los combatientes integrados en los grupos de partisanos eslovenos que a su vez se integraban en el Slovenian Partisan Army.

     Los líderes del ejército de liberación y los partisanos jugaron un papel de vital importancia en el mundo de las comunicaciones, particularmente en la dirección y coordinación de las comunicaciones y operaciones en aquellas difíciles circunstancias que obligaron a constituir un sistema independiente, seguro y eficaz que asegurara la transmisión de la información con el máximo sigilo y al mínimo coste, no sólo económico, sino en vidas. Muchos eslovenos entregaron su vida por la libertad de su pueblo mientras prestaban servicio en el cuerpo de mensajeros y radiotelegrafistas que hoy honra el correo esloveno.

     El servicio de mensajeros mediante relevos fue sumamente eficaz y conectó todo el territorio en una red que se subdividía en líneas y sectores, adicionalmente se le añadían a las comunicaciones las célebres emisiones de radiodifusión clandestina que aseguró no sólo la transmisión de la información, sino el necesario apoyo a los luchadores que muchas veces quedaban aislados en los escarpados territorios balcánicos: esas emisiones radiales les permitieron seguir con aliento y cumplir con su deber en las más duras circunstancias.

     Un sello sencillo pero que honra a los miles de hombres y mujeres que en todo conflicto sirven a su país en defensa de los más nobles ideales. El matasellos de primer día nos muestra las célebres ondas hertzianas. Si hay aficionados interesados en un sobre de primer día y un sello suelto, puede ponerse en contacto con el autor del presente comentario para establecer las condiciones de envío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: