EL MICRÓFONO MKS-EXCLUSIVE EN UN SELLO ESLOVENO

El 25 de noviembre de 2011 aparecía un precioso sello en Eslovenia, estaba dedicado al diseño industrial en aquel país balcánico que, indirectamente, entra de lleno en la temática radial aunque éste no sea el motivo central del timbre.

El MKS fue un micrófono diseñado en 1988, recibió dos prestigiosos premios: la medalla de oro en la 12ª Bienal de Diseño Industrial y el premio del Estado de Baden-Württemberg como mejor producto en Stuttgart (1993). Se distinguió por sus más altas prestaciones técnicas y un inmaculado acabado final que lo acabaron convirtiendo en una preciada pieza de museo desde su misma concepción. Sólo se fabricaron 50 micrófonos de este particular modelo.

De líneas suaves y ergonómicas, tiene una fuerte base circular, superficie mate plateada, presenta una alcachofa poco habitual en este tipo de instrumentos imprescindibles para el mundo de la radio en particular y la comunicación en general. El sello muestra varios detalles del producto y se complementa con la figura de un cantante, silueteada en blanco, en el lado inferior derecho enmarcada en un recuadro.

El diseñador de de la estampilla fue Robert Zvokelj, el fotógrafo Jaka Babnik; se realizó jugando con el negro y diferentes tonalidades que se complementan con el blanco de los textos y el azul del facial 0,58€ y un rectángulo donde aparece la leyenda del creador del micrófono.

La impresión se hizo en minipliegos de diez ejemplares en offset, dentado 14 ¼ y 13 ¾ sobre papel de 96 gramos Senador Natral Litho PVA empleado en la imprenta AS Vaba Maa (Tallin-Estonia). La ceremonia de primer día se realizó en la capital Ljubljana y el matasellos también recoge ese flamante micrófono en la parte superior izquierda del cancelador postal. Tuvo una tirada de 100.000 ejemplares.

El diseñador del micrófono fue Marko Turk (1920-1999), que alcanzó la plenitud profesional a mediados de los 60 cuando consiguió sus primeras medallas de oro en diferentes bienales. En 1964 su micrófono MD9 fue el primero que, originado en la entonces Yugoslavia, brilló con luz propia en la colección permanente del MOMA (Nueva York).  Al año siguiente fue galardonado con el prestigioso diploma Preseren Award, el máximo galardón que Eslovenia tiene para las artes y las ciencias. Fue un creador que prácticamente recibió reconocimientos hasta el final de sus días, el último se lo otorgó el ICSID en la XIV Bienal de Diseño celebrada en 1994, justo un lustro antes de su muerte.

Aunque no era muy conocido por el gran público, Turk es una figura insustituible en el mundo del diseño industrial en esta zona de los Balcanes, especialmente en el terreno de la ingeniería acústica, sobre todo micrófonos y equipos de medida que al estar manufacturados en pequeñas cantidades acabaron convirtiéndose en preciados objetos de colección sumamente buscados y que prestigian a sus propietarios actuales.

www.posta.si
darko.loncaric@posta.si
info@posta.si

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: