LITERATURA PROSISTA - LA LITERATURA EN EL SIGLO XVIII: El teatro - 4 parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 17 usuarios conectados    

 

/cultureduca/litepros_literatura-en-el-siglo-xviii-el-teatro-04





Literatura prosista

LA LITERATURA EN EL SIGLO XVIII

El teatro - 4ª parte


1 2 3 4 5 6 7



Principales dramaturgos

Ramón de la Cruz

Introducción biográfica

ació en Madrid (1731-1794) y en esta ciudad pasó prácticamente toda su vida, que fue bastante tranquila, alejado como estuvo de preocupaciones ajenas a su labor literaria. Recibió una educación de tipo neoclásico y en esta línea inició su actividad teatral, con traducciones de obras dramáticas. Con el tiempo, su afición por la vida popular hizo que abandonara su orientación neoclásica y se dedicó a escribir con gran éxito sainetes, un género dramático humorístico y popular. Ello le valió las críticas y la enemistad de los escritores neoclásicos. Murió en Madrid, en 1794.

Obra

Se inició en la literatura por medio de traducciones de comedias y tragedias de autores franceses (Racine, Molière, Voltaire, Beaumarchais), ingleses (Shakespeare) e italianos (Metastasio), así como por refundiciones de autores españoles, como Calderón (Andrómeda y Perseo) o Cañizares (Ifigenia).

Su obra original consta de algunas zarzuelas (Quien complace a la deidad, acierta a sacrificar, 1758; Las segadoras de Vallecas, 1768; Las foncarraleras, 1772, entre otras) y de más de cuatrocientos sainetes, que son los que le dieron éxito en vida y le han asignado un lugar en la historia de la Literatura. Los sainetes fueron la forma que adoptaron los entremeses de la época barroca; solían estar escritos en verso (generalmente octosílabo) e incluían algunas canciones.

Él mismo los publicó (1786-1791) en diez volúmenes con el título Teatro o colección de los sainetes y demás obras de don Ramón de la Cruz. Podría calificarse a todos ellos de costumbristas; el ambiente es madrileño, en muchos casos, sobre todo en los que han llegado a ser más famosos. El humor es componente esencial de estas obras; algunos títulos son La pradera de San Isidro, El Rastro por la mañana, Las castañeras picadas, El fandango del candil, La noche de San Juan...

En un grupo de sainetes, al humor se une la burla de las ideas y de las modas extranjeras (francesas en especial), que constituían el "buen gusto" neoclásico. Esto sucede, por ejemplo, en La chupa bordada, Inesilla la de Finto, El muñuelo y, sobre todo, en Manolo, tragedia para reír y comedia para llorar, posiblemente su obra más famosa, en la que satiriza la tragedia neoclásica.

1 2 3 4 5 6 7

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios