LITERATURA PROSISTA - LA LITERATURA EN EL SIGLO XIX: El Romanticismo - 21ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 19 usuarios conectados    

 

/cultureduca/litepros_literatura-en-el-siglo-xix-el-romanticismo-21





Literatura prosista

LA LITERATURA EN EL SIGLO XIX

El Romanticismo - 21ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22



Principales prosistas del período romántico (continuación)

Mariano José de Larra

Introducción biográfica

ació en Madrid (1809-1837) y pasó sus primeros años en Francia, país al que tuvo que exiliarse su familia (su padre era un médico afrancesado) al salir las tropas francesas. Regresó en 1817 y estudió Medicina en Madrid, y Derecho en Valladolid y Valencia; no terminó ninguna de las dos carreras.

Dedicó casi toda su corta vida al periodismo y a la literatura. En 1829 contrajo matrimonio con Josefa Wetoret, de la que se separaría unos años después. En 1834 realizó un viaje por Europa (Portugal, Londres, Bruselas, París). En 1837, tras la ruptura con su amante Dolores Armijo, se suicidó.

Mariano José de Larra

Obra

Aunque Larra escribió poesía, teatro y novela, su importancia literaria se basa sobre todo en sus artículos periodísticos. Su actividad en la prensa se inicia en 1828 y se desarrolló de esta forma:

1828: publicó El Duende Satírico del Día, que fue prohibido, después de cinco números, por la censura. Con el seudónimo de "El Duende" aparecieron sus primeros artículos de costumbres. 1832-33: publica los catorce números de El Pobrecito Hablador, que también fue prohibido. Firmaba con el seudónimo de "Juan Pérez de Munguía". 1833-34: colabora con artículos de costumbres, crítica literaria y políticos en Revista Española y El Observador. Firma con su seudónimo más famoso, "Fígaro". 1835-37: escribe artículos para El Redactor General y El Mundo.

Reunió los artículos aparecidos en la prensa entre 1828 y 1835 en los cinco volúmenes publicados con el título Colección de artículos dramáticos, literarios, políticos y de costumbres (1835-37).

Los artículos de su primera época son, sobre todo, de costumbres, y en ellos se muestra crítico, irónico y sarcástico al hablar de la vida española; no hay añoranzas del pasado ni casticismos de tipo folklórico, más propios de autores de ideología conservadora y tradicional opuestos a las ideas liberales de Larra. De esta época son "En este país", "Vuelva usted mañana", "El duende y el librero" o "El castellano viejo".

Los artículos de crítica literaria trataron principalmente de teatro: críticas de estrenos, de obras españolas y extranjeras o de teoría dramática. En ellos se pueden descubrir las ideas teatrales y literarias de Larra; en este sentido suele citarse su artículo "Literatura", de 1836, casi como un manifiesto de sus teorías literarias.

Los artículos con mayor carga política corresponden a los últimos años de su vida; por ejemplo, en "El día de difuntos" (1836) manifiesta su desengaño y la consideración que le merece la vida española, aprovechando el recorrido que hace por la ciudad.

En cuanto a la estructura de sus artículos, Larra utilizó varios recursos; la forma de tipo autobiográfico, en la que él mismo es el protagonista, es muy frecuente. En otros casos adopta la forma de cartas y en algunos la de un sueño (por ejemplo, en "La Nochebuena de 1836"). A veces introdujo digresiones de tipo moral o filosófico, en las que expresa de una manera más teórica sus ideas.

Larra concedía una gran importancia al lenguaje. Adoptó una postura intermedia en cuanto al empleo de los recursos lingüísticos: atacó el excesivo purismo y defendió la introducción de galicismos, por ejemplo; pero a veces también defendió el casticismo. Era partidario de la claridad y de la precisión, aunque en sus primeros artículos se aprecia un cierto retoricismo.

Larra publicó una novela histórica, El doncel de don Enrique el Doliente (1834), con el mismo tema que su drama Macías; esta novela está en la línea de las obras del francés Alejandro Dumas y, sobre todo, del inglés Walter Scott.

Menor importancia tiene su obra poética, que comprende algunos romances, poemas amorosos y poesía de circunstancias, como las odas a "La exposición industrial de 1827" o a "Los terremotos de Valencia y Murcia" (1829), que son más neoclásicas que románticas.

Larra fue un crítico teatral respetado y serio; sus ideas sobre el teatro tienen el mayor interés para el conocimiento de la actividad dramática romántica en su primera época. Él mismo intentó este género literario, pero con escaso éxito: no dominaba los recursos dramáticos ni tenía habilidad en el manejo del verso. En 1834 estrenó Macías, un drama histórico ambientado en la Edad Media. Realizó además traducciones y adaptaciones de obras francesas, de las cuales la más conocida es No más mostrador (1831), a partir de una obra del francés Scribe.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios