Sobre el planeta Júpiter…

 

Blog Naturaleza educativa jupiter01 Sobre el planeta Júpiter…
Imagen de Júpiter tomada por la nave Cassini en el año 2000

El 7 de enero de 1610, utilizando su primitivo telescopio, el astrónomo Galileo Galilei vio a cuatro pequeñas “estrellas” cerca de Júpiter. Había descubierto cuatro lunas mayores de Júpiter, que ahora se llaman Io, Europa, Ganímedes y Calisto. En conjunto, estas cuatro lunas hoy se conocen como los satélites galileanos.

Galileo se maravillaría de lo que hemos aprendido acerca de Júpiter y sus lunas en los últimos 30 años. Io es el cuerpo con mayor actividad volcánica de nuestro sistema solar. Ganímedes es la luna más grande del planeta y es la única luna del sistema solar que se sabe tiene su propio campo magnético. Un océano líquido puede estar por debajo de la corteza helada de Europa. Océanos helados también pueden estar muy por debajo de la corteza de Calisto y Ganímedes. Sólo en 2003, los astrónomos descubrieron 23 nuevas lunas en órbita alrededor del planeta gigante, Júpiter, dando un recuento oficial de 49 lunas, la mayoría en el sistema solar. Las numerosas y pequeñas lunas exteriores pueden ser asteroides capturados por la gravedad del planeta gigante.

El aspecto de Júpiter es un tapiz de hermosos colores, características de su atmósfera. La mayoría de las nubes visibles están compuestos de amoníaco. El agua existe muy por debajo y, a veces, puede ser visto a través de algunos puntos claros en las nubes. Las líneas o rayas del planeta son cinturones oscuros en las zonas de luz, creados por los fuertes vientos de este a oeste en la atmósfera superior de Júpiter. Dentro de estas zonas de cinturones, los sistemas de tormentas los han asolado desde hace años. La Gran Mancha Roja es una tormenta gigante, que lleva observando desde hace más de 300 años.

La composición de la atmósfera de Júpiter es similar a la del Sol – en su mayoría hidrógeno y helio-. En lo profundo de la atmósfera, la presión y el aumento de la temperatura, comprime el gas hidrógeno en un líquido. A profundidades alrededor de un tercio hacia abajo, el hidrógeno se convierte en metal y conductor de la electricidad. En esta capa metálica el campo magnético de Júpiter tiene un gran alcance y es generado por las corrientes eléctricas impulsadas por rápida rotación del planeta. En el centro, la enorme presión podrían contener un núcleo sólido de roca de hielo del tamaño de la Tierra.

El campo magnético de Júpiter es enorme, cerca de 20.000 veces más potente que el de la Tierra. Atrapados en la magnetosfera de Júpiter (el área en la que las líneas de campo magnético rodean el planeta de polo a polo) persisten nubes de partículas cargadas. Los anillos de Júpiter y las lunas están integrados en un intenso cinturón de radiación de electrones e iones atrapados en el campo magnético. La magnetosfera está formada por partículas en campos de 1 hasta 3 millones de kilómetros (600,000 a 2 millones de millas) que se extienden hacia el Sol, y se estrecha en una manga de viento formando una cola que se extiende más de 1 billón kilómetros (600 millones de millas).

Descubierto en 1979 por la nave Voyager 1 de la NASA, los anillos de Júpiter fueron una sorpresa: un anillo principal aplanado y una nube que forma un anillo interior están compuestos de pequeñas partículas oscuras. Un tercer anillo, conocido como Gossamer por su transparencia, son en realidad tres anillos de restos microscópicos de tres pequeñas lunas: Amaltea, Tebe y Adrastea. El sistema de anillos de Júpiter puede estar formado por el polvo levantado por meteroides interplanetarios, de cuatro de las pequeñas lunas interiores del planeta gigante. El anillo principal probablemente proviene de la luna Metis. Los anillos de Júpiter son sólo visibles cuando están iluminados por el sol.

En diciembre de 1995, la nave Galileo de la NASA dejó caer una sonda en la atmósfera de Júpiter, que recogió las primeras mediciones directas de su atmósfera. Tras el lanzamiento de la sonda, la nave espacial Galileo comenzó un estudio de varios años de Júpiter y las lunas más grandes. Cuando Galileo comenzó su 29ª órbita, la nave Cassini-Huygens se acercaba a Júpiter para una maniobra de asistencia gravitatoria en su viaje hacia Saturno. Las dos naves espaciales realizaron observaciones simultáneas de la magnetosfera, el viento solar, los anillos, y las auroras de Júpiter.

Fuente: NASA

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Blog Naturaleza educativa facebook Sobre el planeta Júpiter…
Facebook
Blog Naturaleza educativa pinterest Sobre el planeta Júpiter…
Pinterest
Blog Naturaleza educativa twitter Sobre el planeta Júpiter…
Twitter
Blog Naturaleza educativa whatsapp Sobre el planeta Júpiter…
Whatsapp
Blog Naturaleza educativa linkedin Sobre el planeta Júpiter…
Linkedin
Blog Naturaleza educativa email Sobre el planeta Júpiter…
Email
Blog Naturaleza educativa print Sobre el planeta Júpiter…
Print

Un comentario:

  1. La información es correcta y falta un poco de información sobre la distancias que tiene el planeta con los demás e imágenes mas actualizadas sobre el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *