EL KIWI, UNA HERMOSA FRUTA POR DENTRO Y POR FUERA

Llevaba mucho tiempo intentando que mis kiwis arraigaran, y aunque al poco de plantados comenzaban a desarrollar muy bien, en cuanto llovían cuatro gotas decaían muriendo de raíz, y así durante varios años, replantando sin éxito. Tanta ilusión y empecinamiento tenía en conseguir este frutal para mi terreno, que a los tres años de tanto fracaso me puse manos a la obra de drenar toda la finca con tuberías subterráneas. Y lo conseguí, enseguida aquellas jóvenes plantas comenzaron a sentirse muy cómodas, y hoy día me dan unos excelentes frutos que nada tienen que envidiar a los comercializados.

EL KIWI, UNA HERMOSA FRUTA POR DENTRO Y POR FUERA

La historia del kiwi, aunque nace hace miles de años en China, como una planta silvestre, los chinos comenzaron a domesticarla hace sólo unos pocos cientos de años. De nombre científico Actinidia chinensis, ellos lo conocían popularmente como “Yangtao” o “fruta del río Yang”, pues estos frutales vivían en las riberas del río Yangtze.

Pero el kiwi era un total desconocido para el resto del mundo, hasta que en 1904 un profesora de Nueva Zelanda llamada Isabel Fraser, haciendo un viaje por China se quedó prendada de este fruto. Isabel regresó a su país con unas cuantas semillas de kiwi, y en 1905 nacieron las primeras plantas. Al principio, los frutos eran conocidos allí como “grosellas chinas”. A partir de 1928 un horticultor local llamado Hayward Wright consiguió desarrollar una variedad de kiwi excepcional, y enseguida proliferó su cultivo. En 1952 el kiwi ya era exportado a Londres desde Nueva Zelanda, y en 1959 los productores decidieron que debían cambiarle el nombre de “grosellas chinas” por otro que no implicase el pago de aranceles. Tras varios intentos, se decidieron por “kiwi”, nombre que tiene varias acepciones; por un lado es un ave símbolo nacional, que tiene cierto parecido con la forma del fruto y el color de su plumaje; y por otro es el apodo afectuoso que se dan a sí mismos los nacidos en Nueva Zelanda. Desde entonces, ese país es el primer productor mundial de kiwis, aunque este frutal se halla muy extendido actualmente por todas las regiones templadas del globo.

Y qué decir sobre el fruto en sí. Es realmente una golosina vegetal, una delicia no sólo para los sentidos por su sabor suave, dulce y ligeramente ácido, sino también una auténtica fuente de salud y complemento perfecto para la alimentación. Además de su contenido en vitaminas, especialmente la C, aporta minerales esenciales, fibra y antioxidantes del organismo. Además, el kiwi produce una encima llamada actinidina, que favorece el proceso digestivo de alimentos con elevada proteína.

La USDA de Estados Unidos ha determinado que el kiwi aporta una cantidad diária de nutrientes recomendada muy por encima de otras frutas, como los cítricos, manzanas, arándanos o plátanos. Y por si fuera poco, todos esos nutrientes, unidos a la fibra y un bajísimo aporte de calorías, la hacen especialmente útil para ayudar a llevar una dieta equilibrada. El kiwi, se halla entre los 50 superalimentos del mundo.

Si todavía no has probado un kiwi, tienes que hacerlo, te cautivará su interior, es como una supernova estallando en el Universo, con múltiples radios de color verde claro alejándose del núcleo blanco como la nieve; después de pelado como si fuera una manzana, se consume todo, incluidas sus diminutas semillas.
Y si tienes un trozo de tierra, deberías reservarle un espacio preferencial. Su cultivo, una vez asegurado que el suelo drena bien el agua sobrante, no es difícil, sólo necesitas un emparrado, como el usado para la vid, por donde sus tallos puedan trepar y extenderse. Y eso sí, podar todos los años; esa es una labor obligatoria para obtener buenos frutos.

Sólo una última observación: las plantas de kiwi son dioicas, es decir, las flores macho y hembra nacen en ejemplares distintos, por tanto si vas a plantar kiwis en tu terreno, asegúrate al comprar las hembras en el vivero, de que te den al menos un macho; con un macho por cada 5 hembras es suficiente.

Suerte a quien lo intente, lo disfrutará.

¿Te gusta? pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Digg this
Digg
Email this to someone
email

Abel (El Tecnotrón)

MI canal de Youtube: https://www.youtube.com/c/AbelElTecnotron

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: