DropShipping. Puntos clave para un proyecto de éxito

Desde que los primeros esbozos de comercio electrónico asomaron a Internet, este nuevo medio para el intercambio comercial no ha hecho más que crecer. Los usuarios perdieron el miedo a lo virtual y se han lanzado a explotarlo con avidez. La comodidad de “ir de tiendas” por la Red, comparar en tiempo real e incluso obtener las impresiones o comentarios que los propios clientes han dejado acerca de un producto, una marca o un establecimiento, se suman a la comodidad y cada vez mayor seguridad en los medios de pago. Todo ello ha permitido que el pujante sector del e-commerce haya anclado y no sólo se mantenga, sino que a su alrededor nazcan también otras formas de negocio complementarias o de apoyo. El DropShipping, aunque no es nuevo, ha evolucionado y se halla en expansión, por ello, aunque existen muchos y buenos artículos en la Red sobre esta modalidad de negocio on-line, hemos considerado destacar algunos puntos de interés para llevar a cabo un proyecto de este tipo con garantías de éxito.

En primer lugar, recordemos qué es el dropshipping

El dropshipping es una forma de venta minorista que no precisa de almacén propio para guardar su inventario de productos. Ya existía físicamente antes de que Internet popularizara el comercio electrónico: son intermediarios (los minoristas) que tratan directamente con fabricantes o distribuidores (los mayoristas) la compra y envío de productos a terceros (los clientes). El minorista no tiene en su inventario o almacén los productos que expone en su web o tienda online, sino que es sólo un escaparate virtual de los productos que desea mostrar. Si el cliente compra algún artículo expuesto, el minorista realiza la gestión del pedido con el mayorista y es éste quien envía el artículo directamente al cliente como si fuera el propio minorista. Esta operación entre minorista y mayorista es opaca al cliente, siendo el minorista el responsable de facturarle y comunicarse con él, ofreciéndole toda la información que precise acerca de la transacción. En este proceso de intermediación, el minorista obtiene como beneficio la diferencia entre el precio mayorista del artículo y el suyo propio.

Los puntos clave para comenzar con buen pie

Aunque en principio un negocio dropshipping parece carecer de riesgos, no debemos caer en la tentación de asumirlo como si se tratara de un proyecto menor, donde el esfuerzo y análisis sean prescindibles. Ciertamente, la inversión inicial en este tipo de negocios es muy reducida, al no tener que invertir en dotar el inventario de la tienda, pero existen otros parámetros a los que se debe prestar mucha atención antes de lanzarse a promocionar los productos que deseemos vender.

Primero.- ¿Qué producto vas a vender?

Tienes que analizar cuidadosamente qué producto o linea de productos deseas vender, pues el mercado no es una tabla rasa, sino que obedece a leyes de la economía, de la oferta y la demanda. Existen nichos de mercado que pueden ser descubiertos haciendo un estudio analítico previo. A veces no es necesario contratar a un profesional en esas materias, sino que puede ser suficiente con navegar unos cuantos días por la Red y simplemente observar y tomar notas; ver qué se vende, qué se compra, donde y con qué volumen. Igualmente, anotar qué productos son más rentables en relación con la demanda, ya que si dejan mucho margen pero apenas son solicitados el negocio será escaso por falta de ventas. Y por el contrario, un producto muy demandando pero que tenga saturado el mercado implicará  márgenes de beneficio muy bajos, lo que supondrá realizar más trabajo para obtener los mismos ingresos. Tendrás pues que buscar un término medio: productos con beneficio y demanda aceptable. En cuanto al tipo de producto, a veces es conveniente diversificar en vez de ceñirse a un único artículo, ya que si se sufren caídas en algunos de ellos por alguna circunstancia del mercado, será extraño que todos los artículos caigan a la vez; prevenirse de esta forma asegurará al menos unos ingresos mínimos en tanto el mercado no se estabilice.

Segundo.- ¿Quién será tu proveedor dropshipping?

Tan importante como saber qué se va a vender, es quién te lo va a vender, y no sólo eso, cómo será su gestión de logística. Ten en cuenta que tú serás quien dé la cara ante el cliente, en el caso de que el mayorista no cumpla en plazo razonable con la gestión del pedido y el envío de los artículos en tu nombre. Tendrás que informarte previamente sobre la profesionalidad de tu dropshipper, su capacidad y agilidad en la preparación y envío de los artículos, así como el nivel de comunicación contigo para solventar cualquier problema que surja durante el procesado de un pedido. Si tu dropshipper no es fiable, quedarás mal ante tus clientes, perderás su confianza y peor aún, sus comentarios negativos en la Red podría acarrearte mala reputación y cerrarte las puertas a futuros clientes o negocios. Como prevención, no está de más tratar con más de un mayorista para asegurar tu negocio en el caso de que alguno de ellos falle. Igualmente, antes de darle toda la confianza a un mayorista, hazle un pedido para tí mismo, de esa forma podrás evaluar cómo trabaja, cuánto tiempo ha tardado en la manipulación y envío, así como su atención ante las posibles reclamaciones si un artículo se pierde, o su devolución.

Tercero.- ¿Cómo te relacionarás con el cliente?

Recuerda que el cliente siempre te ve a tí como el vendedor, no como el mayorista, fabricante o distribuidor del artículo que le vas a vender. Si el mayorista te falla a tí, tú le fallas al cliente, por eso, además de contar con un mayorista fiable como ya se explicó antes, debes tener una linea de comunicación con el cliente con la máxima atención a sus posibles dudas, exigencias o reclamaciones. Si un cliente no recibe un artículo y te lo reclama, es preferible que pierdas tú y le envíes otro (ya recuperarás esa pérdida en otros artículos). Si el cliente queda satisfecho son puntos para tí, y puede que incluso ganes más clientes a través de él. Si le fallas, aunque soluciones el problema más tarde, no sólo podría valorarte negativamente, sino que otros posibles clientes huirán de tí.

Cuarto.- ¿Cómo muestras los productos al cliente?

La tienda virtual es fundamental en el comercio online. Si no tienes un escaparate de los productos que deseas vender, simplemente, no vendes. Existen plataformas que te facilitan toda la labor de la tienda online, incluso las plantillas, el alojamiento y creatividades. No obstante, con un poco de empeño, puedes instalar tu propia web de comercio electrónico, con tu propio dominio y alojamiento; en Internet existen numerosos tutoriales de cómo montar una web de e-commerce, así que no nos detendremos en esos aspectos, pero sí haremos incapié en un punto de gran importancia: “la imagen”.

Con “la imagen”, no sólo nos referimos a la imagen corporativa de tu tienda, sino a la imagen en su sentido literal. Recuerda que una imagen vale más que mil palabras. Una tienda con opciones debería tener imágenes que llamen la atención del visitante, que le invite a quedarse y explorar lo que hay dentro. En este sentido, una cabecera principal llamativa es el primer paso para conseguirlo. Igualmente, otras imágenes descriptivas y convenientemente distribuidas por el cuerpo principal de la web, pueden invitar a los usuarios a “querer saber más” sobre lo que anuncian. En cualquier caso, no abusar del número de imágenes, ni saturar la visión global del visitante; no pecar por exceso ni por defecto, prestar atención al equilibrio entre imagen y texto, así como los titulares de cada apartado (su tamaño y leyenda).

Un punto importante en cuanto a las imágenes y otros contenidos de terceros, es respetar los derechos de propiedad, evitando copiar cualquier contenido ajeno que nos encontremos en la Red; un negocio que utilice imágenes o recursos con derechos reservados sin permiso, además de estar expuesto a una reclamación, pierde profesionalidad. Para evitarlo, podemos recurrir a sitios que nos suministran imágenes libres, o mejor aún, un sitio que nos ayude a localizar fácilmente todos esos recursos, como Shopify; en él puedes obtener información muy útil para obtener imágenes, por ejemplo  fotos gratis de naturaleza y otros recursos. Si deseas profundizar en el dropshipping, tienes una guía completa en el siguiente enlace:
https://es.shopify.com/blog/12377277-guia-completa-de-dropshipping

Quinto.- ¿Cómo difundes tu actividad?

Si ya tienes uno o más mayoristas fiables, un producto o productos con nicho de mercado y buen margen económico, y has creado una web de comercio electrónico con una buena página principal llamativa que invite a su exploración, ya solo queda difundir tu actividad.

El trabajo SEO es algo que tendrás que cuidar. No nos extenderemos en ese apartado pues existen en Internet miles de tutoriales y consejos de cómo hacer un buen SEO. Pero sí haremos incapié en la difusión en redes sociales. Se trata de un elemento clave. En la actualidad, a través de las redes sociales se mueve un alto volumen de publicidad comercial, y en muchas ocasiones lo es sin publicidad directa, es decir, compartiendo contenidos de interés que no son productos en sí mismos, sino referencias indirectas a ellos. Ese tipo de publicidad no es invasiva y no suele causar rechazo, al moverse entre “amigos”, dentro de páginas o grupos de Facebook, o a través de seguidores en Twitter. Las referencias “amables” a productos, se toleran mucho mejor que un banner publicitario o un molesto popup.

En consecuencia, crea cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest…, y difunde tus productos a través de ellos de forma “amable” y explicando sus virtudes.


 

2 comentarios:

  1. No tenía ni idea de que existiera este tipo de negocio, pero si es tan facil crearlo ya que no se necesita inversion previa ¿no estaria todo el mundo dedicándose a este negocio?

  2. Juanjo, que este tipo de negocio no requiera una inversión inicial, o que sea muy pequeña, no debe nublarnos. Si no tomamos este proyecto con la misma seriedad que si hubiéramos invertido en él nuestros ahorros, no funcionará. Los cinco puntos expuestos son claros, todos ellos deben tenerse en cuenta para, al menos, optar a posibilidades de éxito. Como bien supones, mucha gente estaría dedicándose a este negocio si fuera tan fácil, pero la realidad es que sólo aquellos que lo plantean con la misma perspectiva que si se tratase de cualquier otro proyecto empresarial, salen adelante y triunfan.
    Ten en cuenta, que el éxito de este proyecto no suele ser inmediato, sino que se sustenta en un quehacer cotidiano, que va sumando, obteniéndose prestigio y respeto de los clientes con el trato diario. El bagaje de esa relación es como la bolsa de la jubilación: si has ahorrado tendrás después un respaldo económico. Pero si no cuidas esos aspectos, la bolsa no crecerá o se mantendrá vacía, y no podrás contar con ella.
    Suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: