RADIO ERENA (RADIO ERITREA INTERNACIONAL)

El 15 de junio de 2009 surcaba el éter la voz de una nueva emisora, poco antes de la celebración del Día Mundial del Refugiado (20 de junio), la estación de radio, que de surcaba el éter con el nombre de Radio Erena (Nuestra Eritrea), de acuerdo a la realidad internacional, podríamos encuadrar perfectamente dentro del mundo de las estaciones clandestinas o al menos radiodifusoras combatientes. Se trata del proyecto ERENA o Radio Eritrea Internacional que transmite desde unos estudios ubicados en París y cuyo objetivo es el territorio de Eritrea, una de esas zonas que el mundo occidental considera “calientes” por aquello de la violencia que no cesa. Triste destino de algunos pueblos que luchan por su independencia y, una vez obtenida, descubren que el yugo de los suyos es superior que el que padecieron antaño.

Es uno de esos territorios que no necesita presentación sobre ese pasado extremadamente violento, sobre todo tras la caída del emperador etíope Haile Selasie, que desembocó en la guerra y el desprecio por la vida por parte de algunos de los grupos armados. El país está situado en una encrucijada de caminos de gran importancia comercial junto al Mar Rojo.

La emisora fue posible gracias a la ONG Reporters Sans Frontières (RSF) que posibilitó su nacimiento. Desde la capital del Sena ponen en el aire unas transmisiones que llegan a esta región de África a través del satélite [uno se pregunta si el sistema es muy efectivo en unos territorios en donde poseer una parabólica puede suponer un duro correctivo, cuando no la muerte de su propietario]. El objetivo es lograr vencer la inercia del gobierno local y ofrecer una información, objetiva, equilibrada y veraz ¿? y que no es posible desde septiembre del 2001 cuando se clausuraron los escasos diarios privados ¿acaso por ser privados son prensa libre? En Eritrea el gobierno no admite la crítica periodística y en el lustro anterior hubo varias decenas de periodistas  encarcelados y, algunos de ellos, murieron en prisión.

En la clasificación mundial de la libertad de prensa, Eritrea la encontramos situada en el puesto 173 según la citada ONG francesa. Debido a ello cada día aumenta el número de refugiados en los países vecinos de Etiopía [país con el que mantuvo una cruenta guerra hasta que logró alcanzar la independencia que aún empeoró más las cosas para una población exhausta] y Sudán [donde la situación y las libertades, tal y como las conocemos en occidente, brillan por su ausencia]. Otros más atrevidos han alcanzado Libia, Italia, Francia… En fin, una diáspora que no cesa y que supera ya las 800.000 personas [de 2.700.000 habitantes] más de ¼ del total de la población se ha visto forzada a emprender el camino del exilio. Los periodistas suelen ser encarcelados sin compasión, la mayoría de ellos está en paradero desconocido, aunque parece ser que son instalados en una cárcel a poco más de 30 kilómetros de la capital en la carretera que lleva a la ciudad portuaria de Massawa; en febrero pasado fueron encarcelados varias decenas más y el país está ubicado en una lista cuyos honores son países como Turkmenistán o Birmania.

Al frente del proyecto aparece Ambroise Peter que durante quince años estuvo trabajando en una emisora de Goma (Congo) y colaboró con las fuerzas de paz desplazadas a Rwanda en uno de los más vergonzosos episodios del siglo XX y en donde la radio, una vez más, fue empleada para sembrar el odio y la violencia en una población que poco necesita para iniciar la “pira” de la discordia. En la emisora, cuyos estudios se localizan en París, trabajan exiliados que tratan de llevar esperanza a un pueblo azotado por la violencia desde hace décadas.

Radio Erena es independiente de organizaciones políticas o gubernamentales, su señal llega a Eritrea a través del ARABSAT BADR-6 que recibe la señal a través del enlace IP GlobeCast Serte Teleport (París) que la transmite al satélite a través de Madrid. La información se genera, como en los mejores tiempos de la radio clandestina [recordemos la españolísima Radio España Independiente que operaba el Partido Comunista, primero desde la URSS y luego desde Rumania], por medio de las cartas que logran romper el cerco y las que facilitan exiliados y simpatizantes con una Eritrea que sueña con ser libre y vivir en paz.

Los programas se difunden en Trigrinya, la lengua local; también se usa el árabe e inglés que tienen estatus semioficial, sobre todo en la zona capitalina de Asmara. Otro de los editores en el estudio parisino es Biniam Simon (redactor jefe), presentador de la televisión local hasta que fue arrestado en 2006. La programación se realiza con información, música, cartas, resúmenes de prensa, cultura y actualidades que tratan de llevar otro punto de vista al pueblo de Eritrea durante las 24 horas; también se nutre de los corresponsales propios en Estados Unidos, Reino Unido, Holanda o Italia.

Radio Eritrea utiliza la frecuencia de 11,785 MHz polarización vertical [SR 27500 – FEC ¾]; los estudios fueron financiados por Eurocom Broadcast y se construyeron en apenas 48 horas, reciben el apoyo de RSF y el ayuntamiento parisino [el local está situado en el distrito XIII]. Los integrantes de Radio Eritrea Internacional esperan alcanzar la autonomía completa y gestionar la emisora desde la independencia informativa y la objetividad de una voz que denuncia la actuación del gobierno eritreo desde la diáspora.

Nota: Trabajo basado en información de RADIO WORLD Septiembre 2009, webs de Erena e instituciones que participan en este proyecto que trata de llevar la pluralidad informativa a esta zona de África.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: