LA RADIO EN LA LITERATURA: ASESINATOS MATEMÁTICOS

“La matemática moderna, basada en la lógica y en la teoría de conjuntos,
arruinó el interés matemático de varias generaciones”
[Claudi Alsina]

 

La presente reseña será mucho más breve que la de otras obras anteriores. La razón es bien sencilla, no tiene sentido transcribir casi cuarenta páginas de este libro “que es una colección de errores que serían divertidos si no fueran tan frecuentes”, como muy bien advierte la portada.

Se trata de una obra de recopilación de errores o noticias malintencionadas que se escapan de las mesas de redacción y que día tras día nos sorprenden en los medios. Vaya por delante la que hoy mismo 26 de marzo colocaba el madrileño AS con el vencedor de la etapa ciclista de Cataluña que el día anterior había finalizado en Valls: la flamante fotografía muestra un skyline que no corresponde a Valls, si uno se fija, incluso las banderolas de la organización difieren de lo que ese día había en la meta de llegada justo ante el pabellón XAVI TONDO, ciclista vallense que murió en un desgraciado accidente mientras entrenaba en Sierra Nevada.

Día  tras día, mientras tomo el café, suelo echarle un vistazo en el rato de charla, a la prensa que suele haber en el establecimiento, porque de otra manera tampoco me enteraría. Hace como 25 años que no me gasto un céntimo en periódicos, mucho más ante la estolidez de sus redacciones y la estulticia de sus periodistas que parecen haber obtenido la titulación en el frenopático. Lo peor es que cuando les envías una nota a la redacción, incluso llegan a enfadarse y contestan con salidas de tono; uno de estos habituales es el corresponsal de La Vanguardia en el Reino Unido, un tal Señor Ramos…

Así que regresemos al libro de Claudi Alsina, aparecido en Ariel (Editorial Planeta), Barcelona, 2010.

Son casi 250 páginas de jocosa lectura y que te hacen sonreír, sobre todo, porque te das cuenta de que no sólo eres tú el único que se entretiene en ver los constantes gazapos [terribles si te entretienes en el teletexto de RTVE o en las titulaciones de algunas cadenas, 13TV es una joya para estas meteduras de pata, y parece que tampoco le gustan mucho las quejas porque te dan más de lo mismo a pesar de enviarles el correo electrónico; tampoco son inhabituales los de RNE Clásica, aunque en este caso tengo que decir que, tras un par de quejas, aquella locutora que siempre incurría en la misma “gilipollez” hace tiempo que no la oigo… ¡Algo debió de moverse!] que nos endilgan nuestros flamantes titulados en CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN son una fuente constante de meteduras de pata que hacen sonrojar a los que peinamos canas.

Con la frase de la entradilla, también quiero hacer hincapié en el mundo de los docentes. Cuando me tocaba dar la materia y había matemática moderna, despachaba los temas de forma expedita, sobre todo desde que un alumno me dijo, profe ¿y todas estas tonterías para qué nos sirven? [la materia era el tema de los conjuntos] y el catedrático Alsina afirma que simplemente arruinó el pensamiento matemático del último cuarto de siglo, aunque yo pienso que se queda corto puesto que eso comenzó a mediados de los setenta [en mi caso, cuando estudiaba para ingresar en la Universidad], o sea: sin quererlo, medio siglo de estolidez a la espalda y así nos salen “los tontos de pueblo” con que todas las autonomías obtendrán más de la media.

Los disparates de la televisión (muchos), prensa (un intermedio) y la radio (algo menos) nos hará pasar unos buenos momentos. Al margen de que está redactado a modo de dietario o pequeñas historias, de tal forma que se lee con facilidad y nunca tienes que pensar en acabar el capítulo para tu necesaria visita al lavabo [la edad no perdona]. Aunque cuando entras en materia es uno de aquellos libros que se te hacen fáciles de digerir y quieres continuar, así que hay una buena y divertida tarde para los que tengan similares intereses por el cachondeo de los “gazapos” de todo tipo que tienen como protagonismo el mundo de las matemáticas.

Concretamente entre los disparates matemáticos mediáticos, nos encontramos 36 páginas que son todo un descubrimiento; y por razones obvias, el apartado educativo, también es un verdadero placer. Como teclear de nuevo -casi 40 páginas- no viene a cuento [búsquelo en su biblioteca] nos permitimos un par de entradillas, a modo de ejemplo.

“MUESTRAS CERCANAS”

“Otro escándalo es elegir un lugar y una hora para realizar una encuesta que garantiza un resultado desviado (sesgado). Por ejemplo, TV3 suele enviar reporteros cerca del estudio de Sant Joan Despí [imagino que como el agujero es tan grande ya no tienen para gasolina] y proliferan las entrevistas con personas de Barcelona que compran en las tiendas de élite de Diagonal-Pedralbes [curiosamente en esa televisión no escucharás a prácticamente nadie utilizar el español o el castellano como dicen sus directivos que podrían documentarnos la historia y bucear en la Tribu de los Castellani en la zona pirenáica que es, posiblemente, el origen de esa manía contra todo lo que no es catalán]. Es como ir a preguntar sobre el aborto a la salida de misa. Pero aún son peores las afirmaciones de la COPE que usan como muestra a sus “objetivos” tertulianos. [131]

“EL TELÉFONO NO TIENE FUTURO”

Alexander Graham Bell ofreció a la Western Union en 1876 la posibilidad de adquirir los derechos de un extraño invento: el teléfono. Calculadas las posibilidades que este invento tan peculiar podía aportar a la compañía, la respuesta fue:

Este teléfono tiene muchas cosas en su contra como para ser seriamente considerado un medio de comunicación. El aparato no tiene ningún valor para nosotros”.

Sí. Ha leído bien. Ningún valor. ¿Quién efectuó los cálculos? [154]

 

Al margen de ese garrafal error, bien es cierto que el teléfono no lo inventó Bell [simplemente se apoderó del invento de Antonio Meucci que lo había probado exitosamente en el teatro de La Habana] y, previsiblemente, al no ser el inventor auténtico, en realidad no tenía ni idea de lo que trataba de colocarle o venderle a la famosa empresa que hoy es una multinacional del “Money” a nivel global y cada minuto ingresa millones por sus servicios. Vaya, un mánager con futuro y, lo peor de todo, es que personas como estas que aparecen reflejadas en este comentario están por centenares en todas las organizaciones. Son aquellas que no dejan que avances y, si pueden, te roban las ideas hasta que llega un momento que se acaba cumpliendo el dicho tan castizo “que inventen ellos”. Porque no es de recibo que propongas algo, te lo rechacen y, cuando menos lo esperas, aquella proposición está en marcha y se la atribuye el más estólido de la organización.

¡Qué lejos quedan aquellos tiempos cuando llegué a Barcelona y con ciertos toques, hacíamos cuatro gatos, lo que todo un turno de cien personas hacían en toda la mañana! Nunca entendieron el sistema que empleábamos y, en muchos casos, nos regalaban una montaña de trabajo descuadrando remesas de varios miles de letras: esa era su peculiar venganza contra los cuatro que “rascándonos las bolas” hacíamos más trabajo que un centenar. Incluso entonces ya teníamos la figura del nacionalista de turno que catalanizaba los topónimos “por la cara” y, a veces, varios miles de efectos había que volver a introducir en la informática del momento que trabajaba con fichas de cartulina de color amarillo que todavía aparecen en algunas máquinas de la IBM en películas norteamericanas… Si nos tocaba que nos “habían” regalado ese material simplemente empleábamos un camino que habíamos descubierto que era el número de la población y de una tacada corregías los varios miles de registros que el “soberanista” había realizado. Lo cojonudo es que encima solía venir el jefe a decirte que por qué habías tecleado CADIS o LLEÓ si sabes que no existen en el manual de poblaciones… Simplemente tecleo lo que me han codificado y punto. Si tienes problemas dícelo al bruto del soberanista y déjame trabajar… O sea: la estolidez, o la estulticia, como gusten, no se instaló entre nosotros ayer. Así que como bien decía Pérez-Reverte vivimos en un país que merece irse al carajo ante tan descomunales errores al enviar nuestros representantes al Congreso… Este ínterin desde el 20D está dejando verdaderas joyas en cuanto a la catadura moral de muchos de los que se ofrecen a tirar del carro… para llevarlo a su cuadra, claro está.

¡Que disfruten de estos Asesinatos Matemáticos!

 

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: