HOMBRES DE RADIO: LA MAÑANA NEUQUEN

Año del Centenario de la Ciudad de Neuquén Eduardo Alizeri, un verdadero “hombre orquesta”: docente, locutor y filatelista

Recuerdos de familia en pleno. Eduardo y Rosalía, rodeados por susnietos: Carina, Marcelo y Eduardo Sosa, y Gabriela y Carlos Chiarotto. Recorrió el interior, enarbolando su diploma de maestro, en compañía de su esposa Rosalía. Al radicarse en la capital desplegó todas sus capacidades.

Es largo enumerar todas las disciplinas practicadas por don Eduardo Camilo Alizeri: filatelia, locución, comercio, política, folklore y, principalmente, los conocimientos pedagógicos más avanzados. Un personaje para el Neuquén de todos los tiempos.

“Con motivo de cumplirse el ochenta aniversario de la ciudad de Neuquén, mi padre, Eduardo Alizeri, construyó en miniatura una maqueta demostrando así cómo era la antigua ciudad, entre los años 1904 y 1920. La maqueta fue hecha en escala utilizando para ello planos y fotografías de la época, como así también datos proporcionados por los vecinos. La obsequió a la Municipalidad durante un acto que se realizó el 12 de setiembre de 1984, cuando Jorge Sobisch era Intendente. El trabajo, que estuvo expuesto en el Museo Gregorio Álvarez, hoy en día se encuentra en el Museo Paraje Confluencia”. Así comienza el relato
“Yayú”, la mayor de las hijas, en instalaciones del comercio fundado por su padre dedicado a la venta de artículos netamente neuquinos.

La historia del pionero Hijo de inmigrantes genoveses, Eduardo Camilo Alizeri nació un 17 de julio de 1912 en Mercedes, provincia de Buenos Aires. En el año 1931, en su ciudad natal, obtenía el título de Maestro Normal Nacional y se aventura en la Patagonia, arribando a Neuquén en el año 1935. La vocación por la enseñanza era muy fuerte y ya en el Territorio, inicia su carrera docente en la Escuela Nº 16 de El Huecú para luego trasladarse a la Escuela Nº 12 de Las Lajas. El ascenso, por su desempeño, llegó con rapidez. En 1938 ya era director interino de la Escuela de Villa del Agrio y ya en 1939 puso sus pies sobre la capital neuquina dictando clases en la Escuela Nº 101 de Colonia Valentina.
Ya en 1936 había contraído enlace con su novia mercedina, Rosalía Elena Borgarelli, que lo acompañó en la aventura de vivir y trabajar frente a una naturaleza hostil, con vientos intensos y mucha precariedad. Juntos compartieron los destinos escolares, la Escuela Nº 102 y, finalmente, la Escuela Nº 132 “Granja Hogar” del barrio La Sirena, para niños mapuches.

Otras pasiones
Además de la enseñanza escolar a la que don Eduardo le dedicó veinticinco años de su vida, fue un apasionado por la construcción de maquetas. La primera fue para la localidad de El Huecú en 1935, y la hizo totalmente iluminada. Luego construyó para la Escuela de Las Lajas, en conmemoración del 25 de Mayo de 1810, el Cabildo, la Plaza y la Pirámide. Ya en Neuquén, y con la colaboración de Margarita Lucero, construyó, en el patio de la Escuela 101, un gran mapa de once metros de largo por seis de ancho de la República Argentina. Y, la más espectacular, fue la de la capital neuquina antes del año 1920. Paralelamente, en su afán incansable de hacer y crecer, don Eduardo fundó el Centro Filatélico de Neuquén y Río Negro, ya que había comenzado su colección de estampillas cuando vivía en su Mercedes natal.

Radio y filatelia
En el año 1945 fue elegido como el primer locutor oficial de la Red de Emisoras Splendid de la que LU5 era Radio Neuquén. Su voz inconfundible y su calidad fonética lo convirtieron en un auténtico representante del Neuquén en todo el país. De la misma forma, estuvo vinculado a la otra gran emisora regional LU19 de Cipolletti. Como trabajador incansable, en una ciudad donde estaba “todo por hacer” fundó el Centro Filatélico de Neuquén y Río Negro. Era un coleccionista de excelencia, ya que desde muy pequeño se había iniciado en el arte de reconocer y ordenar estampillas de acuerdo con temáticas y con la idea de conocer la idiosincrasia de todos los países a través de los sellos postales. En el centro filatélico llegaron a reunir más de trescientos socios que se reunían todos los domingos por la mañana en el salón de la calle Belgrano 454. Su colección contaba, en su mayoría, con estampillas de tres países: la Argentina, Chile y del otro extremo del mundo Taiwán a las que admiraba por la excelente calidad de sus diseños e impresión. Al margen de sus intereses como educador y hombre de la radiodifusión, Eduardo Alizeri manifestó su interés en la actividad deportiva y en la toma de decisiones en beneficio de sus conciudadanos. Fue por esta causa que fue socio vitalicio del Club Independiente, presidente de la peña del Club Hípico y Tradicionalista y concejal de la ciudad. Era amante de nuestra música y nuestras tradiciones fol-klóricas y por su amor hacia las letras se animó a redactar libros que expresan su visión, tan particular, del mundo circundante. Intacto en la memoria de sus hijas “Yayú” y Graciela, y en el recuerd de sus nietos: Carina, Marcelo, Gabriela, Carlos y Eduardo y de sus bisnietos que mantienen presente el amor por la tierra inculcado por don Eduardo, maestro de maestros.

Redacción | Cómo anunciar | Webmaster
Neuquén – Fotheringham 445 – Teléfono 4490400
Copyright © 2002-2008 – lmneuquen.com.ar – Todos los derechos reservados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: