GEOGRAFÍA - PAÍSES: Argentina - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 131 usuarios conectados

 

/natureduca/geografia-paises-argentina-01






Geografía

PAÍSES

Argentina - 1ª parte

Colabora: Dña. Marcela Grillo, Profesora para la Enseñanza Primaria; Informática y Administración; Tesina para la Licenciatura en Tecnología Educativa - República Argentina (mngrillo@fullzero.com.ar)


1 2 3 4 5 6 7



Geografía física

a República Argentina es un Estado de América del Sur. Limita con Bolivia, Paraguay y Brasil al Norte, Uruguay al Noreste, el océano Atlántico al Este y Chile al Oeste. La capital es Buenos Aires.

Argentina es el segundo Estado más extenso de América del Sur después de Brasil. Es, en general, un país llano y extenso que se alarga de Norte a Sur desde el trópico hasta tierras australes. Todo su límite Este lo forman, en gran parte, las irregulares costas del Atlántico, de casi 4.000 km. de extensión, desde el gran estuario del Río de la Plata hasta la isla de Tierra del Fuego. El perfil costero argentino está repleto de golfos, cabos, penínsulas y bahías. Los más importantes de Norte a Sur son: Punta Norte (a la entrada del Plata), Bahía Blanca, golfo San Matías, península de Valdés, golfo San Jorge, cabo Tres Puntas, bahía Grande, cabo Vírgenes y el estrecho de Magallanes.

Las llanuras y planicies son el espacio físico predominante en Argentina. Los altiplanos, mesetas y llanos se escalonan formando un país poco montañoso que tiene sus mayores alturas en la cordillera de los Andes, ya en el extremo Oeste fronterizo con Chile. En el Sur la llanura bascula de Noroeste a Sureste, y en el Norte las alturas descienden de Oeste a Este. De los llanos argentinos, ubicados entre el Atlántico y los Andes, se distinguen tres claras zonas o regiones, que son, de Norte a Sur, el Chaco, la Pampa y la Patagonia. El Chaco ocupa buena parte del Norte y del vecino país de Paraguay, extendiéndose desde las estribaciones andinas del Noroeste hasta la depresión de los grandes ríos platenses. El Chaco y la Pampa son continuaciones de una misma planicie que cambia de nombre no por criterios físicos, sino más bien por razones humanas y climáticas. En su continuación hacia el Sur, el Chaco se convierte así en la Pampa, región que ocupa la parte central del país, extendiéndose transversalmente desde el estuario de la Plata hasta los entornos andinos, y por el Sur alcanza, aproximadamente, hasta el río Negro. La Pampa es una extensa y semi-esteparia llanura de fértiles suelos que ocupa la región central de la Argentina histórica, económica y humana. La Patagonia es una amplia meseta muy escalonada, situada entre el Atlántico Sur y los Andes australes, formada por grandes, abruptos y muy distintos bloques geológicos, por lo que la simple denominación de llanura no es suficiente para una región ya más vertebrada por valles fluviales, morfología glaciar y bloques montañosos; los Andes y el mar se encuentran finalmente en el extremo Sur de esta irregular región.

Los Andes ocupan el extremo Noroeste del país, en una abrupta comarca, continuación de los altiplanos bolivianos, llamada la Puna. Allí, los Andes no constituyen una alineación montañosa, sino que restan divididos en multitud de brazos y sierras que encierran altos valles y un extenso altiplano. La Puna es, de hecho, una meseta situada a 3.800 m de altitud, encerrada entre las enormes cimas andinas y volcánicas. Más hacia el Sur se estrechan y toman un carácter más lineal: son los Andes Centrales, que siguen toda la frontera con Chile en un impresionante trazado en el que se suceden las mayores alturas, no sólo de Argentina, sino de todo el continente: el Aconcagua (6.959 m) y el Bonete (6.872 m); el pico del Aconcagua ostenta la mayor altura de América, recibiendo el merecido sobrenombre de "techo de América".

El pico Aconcagua, en los Andes argentinos: el cerro más alto de toda la cordillera.
El pico Aconcagua, en los Andes argentinos: el cerro más alto de toda la cordillera.

La cordillera andina va estrechándose progresivamente hacia el Sur, hacia la zona austral o patagónica, al tiempo que sus alturas van disminuyendo para llegar a desaparecer casi totalmente en el estrecho de Magallanes. La glaciación cuaternaria ha contribuido en este sector a la creación de valles. Su prolongación constituye la Tierra del Fuego y la península Antártica. Las extensas llanuras que ocupan la mayor parte del país albergan también algunos pequeños sistemas montañosos que cortan sus llanos: son sierras como la de Córdoba, la de La Ventana, San Luis o del Tandil, que con sus pequeñas alturas cortan los infinitos horizontes pampeanos. La Patagonia resta también muy vertebrada por estribaciones y subsistemas andinos que en sus zonas más altas guardan importantes formaciones lacustres y valles de morfología glaciar. La diversidad de los climas argentinos se deriva de la gran extensión latitudinal de un país que abarca desde el trópico (en el Norte) hasta las australes regiones de la Patagonia, en el Sur. La variedad climática se ve también enriquecida por las importantes diferencias de altitud que van desde el nivel del mar hasta la cumbres andinas de más de 6.000 m. La provincia de Misiones y la zona conocida como Mesopotamia (Noreste) gozan de un clima plenamente tropical. En Misiones el entorno vegetal es claramente selvático, con abundantes y espesos bosques característicos de la selvas húmedas tropicales, donde existe una rica y variada flora. Las húmedas tierras mesopotámicas, con sus grandes ríos, acogen también gran variedad de flora y fauna acuática y, sobre todo, aves de muy diversas especies.

Las llanuras del Chaco presentan un paisaje de tipo sabana, pero poseen un clima extremado y estacionalmente muy variado, con inviernos secos y esteparios y veranos lluviosos, que cubren el paisaje de lagunas y pastizales formando un tipo de vegetación llamada parque chaqueño. El Chaco está cubierto por una peculiar vegetación boscosa caracterizada por un árbol llamado quebracho, aunque hoy la mayor parte de sus tierras son espacios abiertos. La Pampa presenta varias zonas paisajísticas: existe una Pampa húmeda y una Pampa seca, pero en general se podría definir al espacio pampeano como un paisaje vegetal entre la estepa y la sabana, una llanura donde domina la hierba baja y el matorral. En la Pampa escasean los árboles, y su extenso paisaje es hoy un espacio cultivado de cereales u ocupado por explotaciones ganaderas extensivas. Su clima templado, tendiendo a cálido, y la humedad atlántica, junto con los suelos loésicos (de sedimentos arcillosos), configuran una de las regiones más fértiles de la tierra. El Cuyo es la zona más occidental e interior de la Pampa y posee un régimen climático mucho más seco, que en ocasiones llega a ser desértico, aunque en general presenta las características de un clima mediterráneo seco y permite cultivos como la viña.

La elevada meseta andina de la Puna tiene los caracteres climáticos de un desierto frío. Su vegetación es escasa, compuesta por hierbas y arbustos muy resistentes al frío. La Patagonia posee un clima templado y húmedo en su zona Norte muy parecido a los climas centroeuropeos, pero el frío va endureciendo las condiciones hacia el Sur de la región, donde el Atlántico azota las costas con su humedad y con los fuertes vientos. El verano templado deja paso a un invierno frío e inhóspito. La vegetación es de fría estepa en las zonas más interiores y en el Sur, pero en los resguardados y más templados valles del Norte patagónico la vegetación está repleta de árboles frutales, prados y bosques caducifolios. Más al Sur, y en todas las alturas intermedias andinas, se encuentran bosques de coníferas.

Argentina posee una compleja red hidrográfica y, aunque sus ríos son básicamente de vertiente atlántica, existen peculiares excepciones, como algún río de vertiente pacífica en el Sur, o la abundancia de cuencas interiores muertas, entre los que destaca la cuenca de la Mar Chiquita, una laguna cordobesa que acoge pequeños caudales provenientes de las llanuras y de la sierra de Córdoba, como los ríos Dulce y Primero. Estas características cuencas interiores se encuentran también en otras zonas del país, ya que, debido a su carácter tan llano, el agua no puede circular con facilidad, sobre todo en las zonas centrales de la Pampa y el Chaco. Entre los ríos atlánticos cabe subdividir dos cuencas: la del Plata y la patagónica. La vertiente del Río de la Plata acoge a los mayores y más caudalosos ríos del país, por lo que es la segunda cuenca del continente después de la del Amazonas. Forman una enorme y baja región fluvial en todo el Noreste, también conocido como Mesopotamia. Los dos grandes ríos argentinos que desembocan en el Plata son el enorme Paraná y el Uruguay. El primero nace en el interior de Brasil, adquiere gran caudal en su largo recorrido y entra en Argentina por el Norte; su curso es navegable desde la desembocadura hasta más allá de la frontera de Paraguay, lo que representa más de 1.200 km, todo su recorrido por tierras argentinas. El río Uruguay nace también en Brasil, no llega a penetrar en Argentina y constituye siempre la frontera oriental del país. Ambos ríos, Paraná y Uruguay, ocupan la gran depresión fluvial del Río de la Plata, pero es el primero, con su discurrir más al O, el que va recogiendo gran parte de las aguas andinas de las regiones del Noroeste argentino. Son afluentes suyos el Pilcomayo (frontera Norte de Argentina), y el Bermejo y el Salado, los cuales nacen en los Andes y cruzan el Chaco hasta llegar al Paraná. Los ríos patagónicos son más cortos y discurren siempre desde los Andes hasta el Atlántico. Algunos de ellos son el desagüe natural de los importantes lagos andinos patagónicos (Argentino, Viedma, Nahuel Huapí). Los ríos patagónicos más importantes son, de Norte a Sur, el Colorado, el Negro, el Chubut, el Deseado, el Santa Cruz y el Gallegos.

1 2 3 4 5 6 7

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios