TIERRAS Y CULTURAS - México: Historia de la Independencia hasta la Revolución - 7ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 20 usuarios conectados    

 

/cultureduca/tierras-y-culturas-mexico-historia-independencia-07





Tierras y Culturas

MÉXICO

Historia de la Independencia hasta la Revolución - 7ª parte


1 2 3 4 5 6 7



La era de Porfirio Díaz

urante 35 años, desde 1876 hasta que una revolución política le desbancó en 1911, la personalidad de Porfirio Díaz dominó la historia de su país. Al igual que Juárez, Díaz era un pobre indio de Oaxaca, pero era de herencia mixteca en lugar de zapoteca. Educado a nivel local, había elegido la carrera militar y se había convertido en un general destacado en la causa republicana contra la intervención francesa y el imperio. A pesar de que compitieron por la presidencia contra Juárez en 1867 y nuevamente en 1871, sus diferencias ideológicas no eran muy grandes. Cuando en 1875 se postuló para la reelección de Lerdo, Díaz encabezó una revuelta exitosa y asumió la presidencia en noviembre 1876.

Díaz tomó el modelo para el futuro de México que Juárez y Lerdo habían elaborado y lo implementó. Después de la limpieza de focos de resistencia política durante su primer mandato, dejó en la presidencia a Manuel González, un compañero de armas. Díaz ganó la elección de nuevo en 1884 y regresó con regularidad a dirigir su gobierno hasta 1910. Durante su largo régimen mantuvo escrupulosamente intactas las formas democráticas y constitucionales, en parte, en la convicción de que era el deber del presidente conducir a los mexicanos que no se hallaban adecuadamente preparados.

Retrato de Porfirio Díaz
Retrato de Porfirio Díaz

Díaz reunió a su alrededor a muchos intelectuales (los Científicos). Eran positivistas que destacaron la necesidad de la planificación y el desarrollo racional. Se hizo hincapié en el desarrollo económico para asegurar el progreso social. Ese desarrollo se lograría a través de una consigna política que Díaz denominó "Pan o palo", lo que significa que la aquiescencia a las políticas oficiales se aseguraría de medios de vida, incluso la riqueza, pero la falta de acuerdo traería Seguro represalias, hostigamiento, encarcelamiento, muerte. Más significativamente desde un punto de vista filosófico y práctico, la libertad fue eliminada de la tríada positivista (los tres principios de la libertad, el orden y el progreso). Era el precio que se esperaba pagara el pueblo mexicano a cambio de los beneficios políticos que los Científicos proporcionarían.

El capital, aunque muy necesario, no podía ser atraído hasta que México hubiera arreglado sus asuntos fiscales internacionales y nacionales. Las finanzas mexicanas se colocaron sobre una base sólida, y se estableció una moneda estable. Con garantías de tranquilidad política y social, se animó y obtuvo la inversión extranjera. Los fondos europeos y estadounidenses construyeron unos 24.000 km de vías férreas, se hicieron los tendidos necesarios de electricidad para los tranvías de las ciudades, se crearon complejos industriales, se rehabilitaron instalaciones portuarias, y se desarrolló la minería de metales industriales. Las primeras concesiones petroleras a extranjeros sentaron las bases para la aparición más tarde de graves problemas, cuando las marinas del mundo pasaron del carbón al petróleo y cuando los automóviles comenzaron a producirse en masa.

Un mecanismo complejo en el que todas las decisiones importantes y la mayoría de las menores descansaban en las manos del presidente, evolucionó durante las dos primeras décadas del régimen de Díaz, o Porfiriato. El éxito en la práctica se basaba en el interés propio; Díaz hizo que valiera la pena para todo el mundo el apoyar su sistema. En su mayor parte, el pequeño cuerpo de intelectuales fue absorbido por la burocracia o la ampliación de la prensa subsidiada. El ejército y la iglesia se hicieron siervos del régimen en lugar de sus adversarios; Se animó a los generales a convertirse en empresarios. Al tiempo que mantuvo las leyes de La Reforma en los libros, Díaz era deliberadamente conciliador hacia la iglesia y le permitió recuperar algo de su antigua potencia económica sin dejar que se desarrollase una influencia política significativa.

El régimen también perfeccionó los instrumentos de represión y control, aunque los usó con moderación. Los salarios se mantuvieron vergonzosamente bajos y trabajando demasiadas horas durante todo el período laboral, y los trabajadores urbanos no disfrutaron de derecho alguno. Los trabajadores en las grandes haciendas de México no les fue mejor, la mayoría eran campesinos sin tierra y con sujeción a la autoridad arbitraria de jefes de residentes (mayordomos). La educación permaneció casi como un monopolio de las élites de las ciudades más grandes. Elementos problemáticos como los indios yaquis fueron incluidos en masa y enviados como mano de obra barata a las plantaciones de henequén de Yucatán, o los campos de tabaco de Oaxaca. Aunque técnicamente elegidos por la ciudadanía local, los gobernadores estaban en vigor por designación personal del presidente. Sus acciones eran supervisadas por jefes políticos, que informaban directamente al presidente, y con su autorización intervenían en los asuntos municipales y estatales. Una policía de élite, los Rurales, al igual que los Rangers de Texas y Policía Montada del Canadá, creó un mito de la ubicuidad que eliminó el bandolerismo, una característica del campo mexicano de principios del siglo XIX. La pacificación fue bienvenida, al estar acompañada del miedo e intimidación en las zonas rurales por parte de la citada policía "Rurales".

En una era en la que el éxito material estaba muy bien considerado, los logros de Díaz fueron elogiados, pero su popularidad comenzó a declinar antes del cambio de siglo. La prosperidad había estado precedida por un grupo de personas relativamente pequeño, muchos de los cuales eran extranjeros. Una élite mexicana social y económica comenzó a imitar conscientemente los modos de vestir europeos (especialmente francés), así como la educación, e incluso la lengua. Entre los ricos y el creciente proletariado urbano y rural comenzaba a expandirse una clase media.

Mientras tanto, una nueva generación, que nada podía recordar el caos de los días previos en que Porfirio Díaz tomó su cargo, comenzó a cuestionar el sistema. A medida que aumentaba la crítica, también lo hizo la represión. Esta confluencia de circunstancias únicas preveía la gran Revolución Mexicana de 1910.

1 2 3 4 5 6 7

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios