TIERRAS Y CULTURAS - México: Historia de la Independencia hasta la Revolución - 3ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 18 usuarios conectados    

 

/cultureduca/tierras-y-culturas-mexico-historia-independencia-03





Tierras y Culturas

MÉXICO

Historia de la Independencia hasta la Revolución - 3ª parte


1 2 3 4 5 6 7



La Reforma

esde la independencia una nueva generación de mexicanos había nacido; horrorizada por la fácil victoria estadounidense, los más reflexivos sintieron que la supervivencia de México como país independiente dependía de una reforma fundamental. Entre las nuevas caras estaba Benito Juárez, un indio zapoteca educado como un liberal de clase media, que se había trasladado a Nueva Orleans y había discutido y planeado el futuro de México con otros expatriados. Sin la fuerza militar para poner en práctica sus planes, ellos esperaron hasta que llegó su oportunidad, en 1854, cuando Juan Álvarez, un héroe superviviente de la independencia, e Ignacio Comonfort, un político moderado, proclamaron una rebelión liberal en contra de Santa Anna y le obligaron a salir de la presidencia.

Ni Álvarez, quien estuvo un corto período como presidente, ni Comonfort, que le sucedió, tuvieron ningún programa claramente definido. El papel de los expatriados devueltos era actuar como un fideicomiso cerebro para llevar a cabo "La Reforma". Sus objetivos eran la abolición de los restos del colonialismo mediante la eliminación de los privilegios eclesiásticos y militares especiales; para separar la Iglesia y el Estado por secularizar la educación, matrimonios y entierros; para reducir el poder económico de la iglesia por lo que se le obligó a vender sus propiedades; fomentar un desarrollo económico que preveía México como un país de pequeños terratenientes e industriales; y, sobre todo, para establecer una única norma de la justicia legal.

Benito Juárez
Benito Juárez

Juárez fue ministro de justicia. Entre sus primeras reformas estuvo la llamada Ley Juárez (23 de noviembre 1855), que abolió los fueros (exenciones especiales) y el uso de militares y tribunales eclesiásticos en las causas civiles. El Ministro de Hacienda, Miguel Lerdo de Tejada, patrocinó la Ley Lerdo (25 de junio, 1856), que limitaba el derecho de las corporaciones eclesiásticas y civiles a poseer tierras, decretando sobre las tierras de la iglesia que no se utilizaban directamente para fines religiosos, y las tierras que tenían en común las comunidades indígenas (ejidos), que debían ser vendidas.

Los reformadores llamaron a una convención para redactar una nueva constitución, que proporcionaría una base legal para la reforma. Fue promulgada el 12 de febrero de 1857, pero no llegó a ser efectiva hasta el siguiente 16 de septiembre. Prohibió la esclavitud; abolió los tribunales especiales y prohibió las corporaciones de propiedad de bienes civiles y eclesiásticas, excepto los edificios en uso; eliminó los monopolios; prescribió que México iba a ser un país democrático republicano, y definió los estados y sus responsabilidades. Esta constitución, que se mantuvo en vigor hasta 1917, aumentó el poder del ejecutivo central.

Ni la comunidad religiosa ni los militares aceptaron la Constitución de 1857, y ambos se opusieron a la reforma, pidiendo la retención de "religión y fueros". La Iglesia excomulgó a todos los funcionarios civiles que juraron apoyar la constitución. Cuando estalló la guerra civil, Comonfort se exilió después de que sus esfuerzos en aquel compromiso fracasaran; Juárez le sucedió automáticamente como presidente constitucional. Los conservadores tomaron la ciudad de México y establecieron un régimen de competencia. Juárez y su gobierno se trasladó a Veracruz, donde se controlaban los ingresos aduaneros.

Las potencias extranjeras, que rara vez eran tímidas y hacían valer agresivamente su influencia en los asuntos mexicanos, se hicieron aún más influyentes. El 6 de abril de 1859, los Estados Unidos reconoció al gobierno de Juárez; el presidente James Buchanan permitido que material de guerra fuera enviado a las fuerzas de Juárez. Se alentó a los estadounidenses a servir a la causa liberal como voluntarios, pero España y Francia en general favorecieron a los conservadores, al igual que Gran Bretaña.

En julio de 1859 Juárez emitió una serie de decretos: todos los bienes de la iglesia, excepto los edificios destinados al culto debía ser confiscadas sin compensación; todos los matrimonios, salvo los matrimonios civiles fueron declarados nulos; la separación formal de la Iglesia y el Estado fue proclamada; los cementerios fueron declarados de propiedad pública, y los honorarios de entierro fueron abolidos. Los fondos provenientes de la venta de los bienes eclesiásticos confiscados, aunque menos de lo previsto, aceleraron el fin de la guerra civil. El 22 de diciembre de 1860, los liberales ganaron una batalla crítica, y, cuando el presidente conservador, Miguel Miramón, huyó, la causa conservadora se derrumbó. El ejército liberal triunfante con unos 25.000 hombres entró en la Ciudad de México el día de Año Nuevo de 1861. En su vuelta (11 de enero) Juárez fue recibido por una población entusiasta que dio la bienvenida al final de la larga y devastadora guerra civil y el restablecimiento del gobierno bajo la Constitución de 1857.

1 2 3 4 5 6 7

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios