Tales de Mileto y el elemento básico de la materia

Tales de Mileto y el elemento básico de la materiaLa filosofía, según las raíces griegas, significa literalmente “amor a la sabiduría” o “amigo de la sabiduría”. La acepción universal de esta voz, aplicable a cualquier tiempo, pueblo y lugar, es el de la explicación del universo y el ser humano en su existencia.

El origen de la filosofía se retrotrae a las concepciones cosmológicas y mitológicas más remotas, pero el término “filosofía” nace como expresión de un esfuerzo del espíritu humano por explicar los límites existenciales, las posibilidades y la articulación del conocimiento, siempre bajo las fuerzas exclusivas de la razón, dejando al margen los motivos sobrenaturales.

Es posible que este proceso haya comenzado mucho antes de Tales de Mileto, pero es éste el considerado primer filósofo de la historia, que inició una indagación de forma racional sobre el Universo, el cual entendió así a pesar de su aparente desorden, pero sin buscar en esa racionalidad a un creador. Posiblemente tampoco este proceso haya nacido en Grecia, y en cualquier caso ha sido en un ambiente de difícil distinción entre lo mítico y lo puramente filosófico. Con todo, la razón en los tiempos en que vivió Tales, fue sentido como el de la explicación de las cosas, llegándose incluso a tomar al hombre como la medida de todas ellas.

Para Tales todo nacía de un líquido que englobaba lo existente, el agua, y ese elemento era básico. De tal forma, que de ella estaban hechas todas las cosas, pues era vapor, aire, nubes y éter; los cuerpos sólidos se formaban al condensarse el agua, y en ella flotaba la Tierra. Bajo este razonamiento, Tales se planteó una cuestión: ¿cuál era la materia o elemento básico que permitía que una sustancia pudiera transformarse en otra?, pues así sucedía por ejemplo cuando un mineral de color azul era transformado en cobre de color rojo; ¿cuál era la naturaleza de estas sustancias? La conclusión de Tales era que todas las sustancias son aspectos diversos de una misma materia, lo cual permitiría introducir en el Universo un orden básico, y sólo quedaba por determinar cual era ese elemento unificador.

Tales situó al agua como el elemento a considerar, pues es el más abundante, el que rodea la Tierra, el que impregna de vapor la atmósfera y, quizá el más evidente: sin el agua no es posible la vida. La tesis de Tales cobró fuerza entre la mayoría de filósofos posteriores, y aunque calase la idea de que el agua era el elemento a buscar, no era ese el fin, sino dejar planteado que fuese cual fuese el elemento, el agua o cualquier otro, todo debía provenir de un principio original. Tales buscó ese elemento mediante un sistema científico y racional, valiéndose de la observación del entorno natural y su simplificación; el enfoque mitológico que caracterizaba la filosofía griega hasta entonces, pasó a otro plano con la tesis de Tales de Mileto, y eso le valió ser considerado el “padre de la filosofía”.

A pesar de que no ha llegado hasta nuestros días escrito alguno de Tales de Mileto, son numerosos los testimonios de otros que le nombran a lo largo de la historia, como Euclides, Aristóteles, Jenófanes o Herodoto.

Ver también la →Biografía de Tales de Mileto

7 comentarios:

  1. CARLOS EDUARDO

    es desesperado buscar toda esta informacionn¡¡¡¡¡

  2. nelson esteban

    es genial poder requerir informacion exacta

  3. me ubiera gustado mas fechas por todo lo demas perfecto

  4. esta muy bien explicado

  5. necesito mas informacion

  6. sobre con quien compartio sus ideas

  7. Es bastante genial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*



  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: