FILATELIA: RAPACES NOCTURNAS EN UNA EMISIÓN HÚNGARA

Preciosa serie y fabulosa la presentación de los cuatro sellos y la hojita bloque dedicada a las aves nocturnas que cada vez son más extrañas en todo el orbe, sobre todo por el uso y abuso de pesticidas que están acabando con la biodiversidad a un ritmo que puede ser catastrófico para el ser humano. Digamos de paso, que las dos especies que habitualmente aparecían por la zona donde vivo, al límite con el mundo agrícola, este año ya no volvieron y con su falta a la cita también noté su ausencia que muchas noches, mientras tecleaba algún material y con la ventana abierta, ellas me hacían desde el montículo que hay frente al ordenador. Así que ante esa falta, contentémonos con observarlos en el célebre pedacito de papel que representa un sello de correos que, digámoslo también, está en vías de extinción y parece seguir el mismo camino que las avecillas: hasta en Correos se sorprenden cuando llevas tus cartas con sellos para que complementen la tarifa que cada vez se hace más difícil obtener. ¡Menudo diseño tiene ahora la última web del servicio postal, parece como si se tuviera que realizar un cursillo acelerado para lograr saber la tarifa o franqueo a aplicar!

FILATELIA: RAPACES NOCTURNAS EN UNA EMISIÓN HÚNGARA

Así que vayamos a los sellos que el correo magiar le dedica a estas criaturas de la noche y que comenzaron a circular el pasado 3 de julio de 2017. La emisión fue diseñada por Kálmán Szekely, impresa en offset a cuatro colores, tirada de 200.000 series y 60.000 hojitas bloque; cinco han sido las especies filatelizadas, veamos.

La Tyto alba para el facial de 200 Ft., es una de las más extendidas, aunque en flanco declive en todo el continente. El uso intensivo de agentes químicos en la agricultura [o incluso por las mismísimas autoridades que quieren concienciar a la población ecológicamente hablando, pero que donde vivo, de vez en cuando aparece un operario de la brigada, ataviado como si estuviera trabajando en Fukushima o Chernobil, dando manguerazos del líquido destructor allá en donde observa un brote de vida, lo mismo observo de tanto en tanto en los lados de las carreteras, se ve que es más económico que segarlas pero ¿han calculado esos personajes el coste al suelo o incluso al agua potable que acabamos bebiendo?] está acabando con la biodiversidad e incluso las áreas que oxigenan nuestra atmósfera, según acabo de escuchar en la emisión en español de la Radio Internacional de China [15135 kHz a las 8 de la mañana hora española] las zonas selváticas se han reducido en un siglo al 50%, no digamos ya de las especies de flora y fauna en flanco declive ante la terrible realidad de acoso y exterminio que aplica la especie humana que no deja de alterar la naturaleza para usarla hasta la extenuación.

La simpática avecilla es una de las lechuzas de tamaño mediano y bastante diferente a otras especies, los machos son más pequeños que las hembras, generalmente oscilan entre los 250 y 350 gramos. Alegran las noches prácticamente en todo el continente y el norte de África [sólo Escandinavia y algunas islas del Atlántico Norte escapan a su colonización] donde suele reproducirse con puestas de 3 a 6 huevos que incuba durante algo más de un mes, suelen sacar a sus crías en zonas prácticamente estables: cada año suele acudir al mismo tronco o agujero para su etapa reproductiva.

La incubación la realiza la hembra y el macho será el encargado de proveerla de comida durante todo el período que se alargará un par de semanas más tras la eclosión. Los polluelos estarán en el lugar de nacimiento durante un par de meses e iniciarán la volada de manera paulatina, ello comporta también la autonomía alimentaria. Suelen realizar sus salidas en busca de su sustento en dos períodos claramente diferenciados, a la puesta del sol, un descanso a medianoche y de nuevo vuelve a su hora de caza poco antes del amanecer.

El facial de 360 Ft., se consagra a la Strix aluco, similar a la anterior, alcanza los 100 centímetros de envergadura y el peso oscila entre los 350 gramos de los machos y los 550 de las hembras. Los cárabos son habituales de los bosques, especialmente de los encinares, fácilmente localizable en horas nocturnas tras el despertar de la primavera y tiene aún más amplia distribución que la anterior: abarca toda Europa [sólo le queda la zona Polar para conquistar] y algo menor la zona norteafricana.

La puesta e incubación es similar, difícil de observar cuando está quieta, cuando se mimetiza en troncos o ramas gruesas. Como tantas aves nocturnas, tiene una variada dieta, siendo los clásicos ratoncillos o topillos los más habituales, aprovecha la menor oportunidad para cazar avecillas e insectos, bastante frecuente en los encinares de toda España peninsular, es de carácter sedentario.

La Asio otus se recoge en el valor de 350 Ft., el búho chico es fácilmente identificable por sus clásicas orejas o cuernos estirados, su peso llega hasta los 380 gramos y proporcionalmente muestra una mayor distribución territorial, sobre todo en la Europa Continental y las tierras rusas en donde alcanza una gran parte del territorio siberiano, similar puesta e incubación.

Es habitual en bosques de coníferas, aunque no desdeña los de tipo caducifolio, matorrales o sotos fluviales. Es una de las especies más madrugadoras a la hora de la nidificación que suele darse en el mismo lugar cada año, las parejas se consolidan en el mes de febrero y ubican su puesta sobre nidos de otras aves que acondicionan en los troncos de los árboles podridos. Los polluelos suelen abandonar el nido al cabo de un mes pero acudirán a él para comer y descansar junto a sus progenitores, forman concentraciones grupales durante el otoño. Avecillas, roedores e insectos son básicos en su dieta y para ello usa la técnica del acecho o volando a muy baja altura para tratar de levantar alguna pieza

La Athena noctua aparece en el facial de 410 Ft., no suele sobrepasar los 200 gramos y es de distribución territorial más reducida, no llega a la zona escandinava ni a la polar rusa. Su hábitat es múltiple, aunque evita las ciudades y el corazón de los bosques, sin embargo es una de las aves nocturnas más conocidas del país, quizá porque es fácil su avistamiento también en horas todavía diurnas, o porque suele ser un ejemplar confiado y curioso que aguanta bien la proximidad de los seres humanos. Otra característica de la especie es su adaptabilidad a la hora de la crianza, no hace nidos, simplemente le van bien los agujeros de los árboles, muros, grietas rocosas o casas en ruinas. Las puestas se realizan entre abril y mayo y en su dieta nos encontramos avecillas –mayoría son gorrioncillos-, roedores o insectos, aunque tampoco hace asco a las lagartijas o anfibios que suele atrapar mediante la técnica de acecho o mediante el vuelo, acosando a las avecillas que captura in situ. Las poblaciones de la península Ibérica suelen ser de carácter sedentario aunque los jóvenes frecuentemente realizan pequeños desplazamientos territoriales.

FILATELIA: RAPACES NOCTURNAS EN UNA EMISIÓN HÚNGARA

Y la hojita bloque está dedicada a la Otus scops, facial de 600 Ft., posiblemente la más pequeña de todas las rapaces nocturnas de esta emisión, muestra una gran diferencia de peso, las hembras prácticamente doblan al macho, alcanza los 150 gramos y no es muy frecuente su observación a pesar de frecuentar el territorio habitado por el hombre. Lamentablemente es una especie en franco retroceso y la de menor distribución territorial de todas las filatelizadas por el servicio postal húngaro.

Resulta fácil de identificar por sus penachos u orejas aunque apenas es perceptible cuando está en reposo, en contraste con el momento de alarma o cuando se siente descubierta que procede a expandir su cuerpo, cual globo infantil. El autillo prefiere los agujeros de los troncos podridos para su nidificación y cría, frecuentemente utiliza los huecos abandonados por el pito real sin ningún tipo de aditamento o adecuación. Las parejas en la península suelen consolidarse en marzo y comienzan la puesta en abril.

De todas las rapaces nocturnas de esta serie, es la que tiene la puesta más corta así como la incubación que suele durar unos 25 días. El macho será el encargado de la despensa durante las dos primeras semanas de eclosión en donde también alimenta a la hembra que permanece alerta vigilando la guardería. Los polluelos iniciarán las salidas a las tres semanas y suelen estar alrededor del hogar, a las siete semanas prácticamente son independientes de los progenitores. Especie bastante común en zonas de olivares y se reproduce prácticamente en toda España, salvo Canarias, donde será observada en su viaje migratorio hacia el África Ecuatorial o bien cuando vuelve a realizar el periplo migratorio a la península hacia el mes de febrero y marzo.

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

 

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • CONSULTA TAMBIÉN LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS: