Filatelia: Garza de los arrecifes, golondrina y abubilla

     El mundo de los pájaros es un tema recurrente en la filatelia universal y no hay mes que no tengamos sellos con nuestros frágiles amigos de los cielos o nuestros parques -las especies más urbanas- sumamente amenazadas por el dichoso cambio climático y esta sociedad consumista que nos han dado desde aquella sacudida en que el comunismo fue barrido de la historia y la utopía de otros muchos no se detiene, camino de ese final de todas las civilizaciones. Los problemas no se han solucionado y los errores aumentaron de manera exponencial.

     Políticos de todo el mundo miran hacia el otro lado y nos proponen los ecologistas un simbólico apagón de cinco minutos ¿se imaginan lo que ahorraríamos al planeta si cada país «cerrase» sus emisiones de televisión, pongamos a las 11 de la noche? ¿Realmente son necesarias tantas cadenas? ¡Saldría mucho más barato, más ecológico y educativo que lo que nos ofrecen!

Pero el objetivo era hablar de la Garza de los Arrecifes, una de las más bellas criaturas que ha sido magistralmente plasmada en una preciosa hojita bloque de 400 Vatu (10-20-50-70-250 Vatu serían los faciales que la componen si desmontamos la hoja y queremos franquear el correo). Nos muestra una de esas aves tan frágiles y que las generaciones futuras puede que no lleguen a contemplar si el aumento del nivel del mar se sigue produciendo. Siempre he dicho que esto no es de ahora, aún recuerdo cuando llegué a Cataluña a principios de los setenta, el tren pasa por la costa y en determinada parte de la playa todavía queda algún búnker de la Guerra Civil: ahora está cubierto por el agua que supera los «ventanucos o mirillas» para los tiradores… ¿o acaso los construían por debajo del nivel del mar para controlar submarinos? Nos dejamos de elucubraciones: esas construcciones costeras están ahí, para todo el que las quiera ver y ponerse a analizar… Casi cuarenta años más tarde nos vienen con el tema del aumento del nivel…

Filatelia: Garza de los arrecifes, golondrina y abubilla

     La garza de los arrecifes tiene diferentes nombres en la región: Garza o Egreta de los arrecifes y los nativos en bislama la denominan Longfala, también la conocen por su nombre en latín (este año tiene directa relación con la taxonomía de Linneo, celebramos su aniversario): Ardea (Egretta) sacra. En el archipiélago de Vanuatu tiene dos fases en su colorido, el inmaculado blanco de su plumaje y el amarillo/marrón/verde oliva de sus patas y pico, es la especie más difícil de localizar, la variedad más oscura suele ser mucho más habitual en la región. Suele localizarse en las zonas rocosas no habitadas por el hombre, arrecifes, acantilados, manglares y ciénagas, de hábitos solitarios, a veces vive en parejas y es altamente territorial: defiende con ímpetu su zona frente a los intrusos. Su alimentación es de pequeños cangrejos, crustáceos, pececillos, ranas, lagartijas e insectos.

La época de cría va de febrero a julio, cada pareja suele tener una puesta de tres huevos que realizan en los nidos que construye sobre los acantilados o directamente en el suelo. Los polluelos dejan el cascarón a las 5-6 semanas. Adultos alcanzan los 50 centímetros y la especie se distribuye por todo el Pacífico y el sudeste asiático, especialmente en las zonas litorales de Birmania, Malasia, Japón, Filipinas, Papúa-Nueva Guinea, Australia y Nueva Zelanda. La hojita fue diseñada por Donna McKenna (Nueva Zelanda), se imprimió en color sobre papel de 104 gramos por la Southern Colour Print (Dunedin-N.Z.).

Como estamos entre pájaros, no dejaremos este comentario sin hacer referencia a dos avecillas recientemente filatelizadas por el correo español que suele editar unos bloques de 10 hojas con otros tantos sellos autoadhesivos que podríamos considerar básicos, varias veces al año con un pájaro y una flor. La del 4 de octubre de 2006 fue para la Golondrina. El drama es que vas a una oficina de correos y te dicen que no tienen sellos [una mentira como tantas otras] porque lo que desean es estampar el clásico sello de FRANQUEO PAGADO EN LA OFICINA y así se ahorran ¿cuántos minutos? o estamos ante ¿la vagancia institucionalizada?

Volvamos a nuestra golondrina común (Hirundo rustica) una de las avecillas migratorias más conocidas en nuestro país, su llegada nos anuncia la primavera, los machos regresan a sus nidos del año anterior y lo acondiciona a la espera de la hembra que tuvo la temporada precedente; ésta se encarga de incubar los 4-6 huevos de la puesta y mientras el macho anda buscando alimento (insectos que caza en el aire). Suele alcanzar los 20 centímetros, esencialmente tiene tres colores: blanco-amarillento, negro-azulado y rojizo-anaranjado. Los cables telefónicos de antaño eran lugar habitual de reunión poco antes del anochecer. ¡Lástima que cada vez vengan menos!, pero su canto y gorjeo añaden un poco de vida a la mayoría de los «urbanitas» que a veces no las distinguen entre las varias especies de insectívoros, que aparecen en bandadas, tras pasar el invierno en las zonas cálidas de África o el sub-continente indio.

Otra avecilla migratoria es la que pusieron a la venta el 20 de enero de 2007, también versión autoadhesiva, ahora un céntimo más: 0,30€ por aquello de ¡año nuevo, tarifas nuevas! Ahora filatelizaron la abubilla, otrora habitual por estos lares, pero cada vez más difícil de observar por nuestros campos.

Filatelia: Garza de los arrecifes, golondrina y abubilla

     La Upupa epops también insectívora, alcanza los 30 centímetros, de pico largo y arqueado, una de sus características es el clásico penacho de plumas eréctiles en la cabeza. Suele llegar en abril a nuestro país, nidifica en agujeros de troncos, tejados y casas del medio rural. Su fétido olor es su eficaz arma para alejar a sus enemigos, sobre todo el de la hembra cuando está en período de incubación. Los polluelos salen del nido a las 3-4 semanas de haber roto el cascarón.

Filatelia: Garza de los arrecifes, golondrina y abubilla

     Una pequeña muestra de algunos sellos dedicados a los pájaros, un complemento para los aficionados a la ornitología que, en ocasiones, presentan fabulosas colecciones centradas en algunas especies en particular o las aves en general. En Canarias tenemos a un especialista en «pingüinos» que es uno de nuestros más laureados filatelistas. Curiosamente el pájaro bobo es uno de los que más problemas da a los periodistas de nuestro país, pues suelen confundirlo con el frailecillo o Fratercula arctica, si mal no recuerdo el último en equivocarse fue el del diario barcelonés La Vanguardia en septiembre del 2006: el pingüino es del hemisferio sur, sólo una especie se localiza en el norte, la de las islas Galápagos, apenas una veintena de ejemplares a finales de los ochenta cuando visité el archipiélago, pero esta ya es otra historia.

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un comentario:

  1. ahi va cuando se enteren mis primitas de…guadilla.tk/…’las bubillas en sellos de correo’ que bella sorpresa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • CONSULTA TAMBIÉN LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS: