GEOGRAFÍA - PAÍSES: Italia - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 127 usuarios conectados

 

/natureduca/geografia-paises-italia-01






Geografía

PAÍSES

Italia - 1ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10



Geografía física

talia es un Estado del S de Europa. Limita con Suiza y Austria al N, Eslovenia al NE, mar Adriático al E, mar Jónico al S, mares Tirreno y Ligur al O y Francia al NO. La capital es Roma.

Italia se divide en varias y bien diferenciadas regiones físicas. Dentro de la llamada Italia continental se encuentran dos de los elementos más relevantes del medio italiano: los Alpes y la depresión del Po, también conocida como llanura Padana. Otra importante región física es la Italia peninsular, que está extremadamente condicionada por los Apeninos, una cadena montañosa que la vertebra en toda su longitud. Por último, la llamada Italia insular está formada básicamente por las dos grandes islas mediterráneas de Sicilia y Cerdeña.

Los Alpes delimitan con sus altas cumbres toda la frontera N de Italia, comprendiendo el país la práctica totalidad de la vertiente mediterránea de esta cordillera. Los Alpes Occidentales o Piamonteses arrancan de los Apeninos cerca del golfo de Génova, en el límite con Francia: son los allí llamados Alpes Marítimos, que luego describen un arco por todo el O del Piamonte. Esta formación occidental está compuesta, al igual que los Alpes Centrales, de rocas muy duras y escarpadas formadas en un proceso orogénico aún en evolución, y que da las mayores altitudes de todo el continente europeo con varias cimas que, como el Mont Blanc (4 810 m), superan ampliamente los cuatro mil metros de altitud (Cervino, Monte Rosa, Bernina, Gran Paradiso), para caer luego, casi en picado, sobre la depresión del Po.

Los Alpes Centrales o Lombardos abarcan desde el Lago Mayor, en los llamados Alpes Lepontinos, hasta el valle del Adigio. Sus características geológicas son similares a las de los Alpes Occidentales, pero poseen muchas más ramas y subsistemas, creando por ello una más compleja estructura con distintas bandas geológicas, estribaciones colaterales y valles transversales. Son, no obstante, los grandes lagos existentes en la región lombarda una de las mayores peculiaridades de los Alpes Centrales italianos; estos lagos son, de O a E, el Lago Mayor, Lago de Lugano, Lago de Como, Lago de Iseo y el Lago de Garda. Este rosario de grandes lagos es de enorme importancia para todo el N de Italia, ya que representan una abundante reserva de agua y son un recurso estético, turístico y lúdico de primer orden. Todos ellos se encuentran entre la parte final de los valles glaciares andinos y la depresión del Po; su formación se debe a la excavación glaciar sufrida por los valles y a la acumulación de morrenas glaciares en la boca de estos que hoy, a modo de presa, retienen las aguas de los caudalosos ríos andinos en su descenso hacia el Po.

Los Alpes Vénetos u Orientales se extienden desde el valle del Adigio hasta la frontera eslovena. Sus características principales son su composición, predominantemente calcárea, y su gran anchura debida a la enorme proliferación de sistemas prealpinos y de subsistemas transversales, como los Dolomitas, que con un recorrido casi de N a S rompen con la estructura O-E típicamente alpina. Las alturas son aquí menores y las comunicaciones mucho más fáciles que en otras zonas alpinas.

La abundancia de formaciones calcáreas o kársticas ha generado en los Alpes Orientales multitud de cuevas y simas, así como paisajes de insólito colorido, constituyéndose como paraíso de turistas, espeleólogos y escaladores. La llanura Padana, que con más de 40 000 km2 es la parte más importante de la Italia continental, está limitada al N y al O por los Alpes y al S por los Apeninos, abriéndose por el E al mar Adriático. Su forma es, pues, triangular y alargada de O a E. La llanura Padana era un antiguo golfo del Adriático que fue sucesivamente ocupado por sedimentos, fruto de la erosión alpina. En la actualidad, sus ricas y fértiles tierras se organizan en sucesivos escalones de terrazas fluviales que ha abierto el propio curso del Po. La fachada marítima de la llanura es baja, arenosa y claramente deltaica; la altitud media de la llanura está en unos 50 m. De esta manera, y aunque entre sus extremos (Turín y Venecia) haya algo más de 400 km, existe únicamente un desnivel de unos 200 m, lo que da una basculación aproximada de tan sólo 0,5 m de descenso por kilómetro de longitud. Por el contrario, desde muchas zonas del final de la llanura hasta las cimas alpinas de más de 3 000 m existen escasos 40 km. La zona de transición entre la llanura Padana y los prealpes, es decir, la zona de los lagos y la entrada a los valles, tiene altitudes ya próximas a los 200 m. La Italia peninsular es una abrupta región muy condicionada por las formaciones y los sistemas montañosos apenínicos.

Los Apeninos, que nacen en el N, sobre la costa y unidos a los Alpes Marítimos, separan las escarpadas costas del mar Ligur de la llanura Padana. Progresivamente, el tronco principal de los Apeninos discurre hacia el E para ocupar un lugar central en la Italia peninsular; esta curvatura hacia el E deja abierta, entre las montañas y el mar, a la variada región de Toscana, que posee importantes planicies y alguno de los mayores y más abiertos valles de toda la península (como el valle del Arno). Otras zonas llanas de la península son: el centro y el S del Lacio, la zona N de la Campania napolitana, la península Salentina (extremo SE), los entornos del golfo de Tarento, y una estrecha franja costera adriática. El resto del territorio peninsular sufre de una acusada vertebración debida a la orogenia apenínica. Pero a los Apeninos se les conoce y diferencia en varios tramos; así, de N a S se encuentran primero los Apeninos Ligures, montes que se precipitan directamente sobre el mar dando lugar a las costas de la Riviera y que ceden paso, más hacia el interior, a los Apeninos Tosco-Emilianos, algo más fraccionados y separados en distintos bloques y sierras. A estos últimos les suceden los Apeninos Centrales o Abruzos, donde se alcanzan importantes altitudes de casi 3 000 m en una montañosa y escarpada región en la que también existen importantes lagos (Trasimeno, Bolsena), profundos valles y estrechas gargantas que conforman un inaccesible territorio que separa a las dos vertientes de la península italiana. La escasez de llanuras o amplios valles en esta región central ha condicionado mucho al poblamiento y a las comunicaciones.

El área de los Abruzos, muy montañosa, sorprende en mitad de una península con una anchura aquí menor a los 200 km. Ya en la zona más meridional, el tronco central de la cordillera (que en el N y el centro discurría más cerca de la costa adriática) gira al O para vertebrar las complejas regiones de Basilicata y Calabria; son los llamados Apenino Lucano y Apenino Calabrés, que dejan al E, tras sus altitudes, zonas llanas como Apulia y Capitanata. Otras formaciones geológicas destacables en Italia son los volcanes, y aunque su presencia es mayor en la Italia insular, en la Italia peninsular existen varios conos extinguidos, así como el aún activo Monte Vesubio, situado sobre la ciudad de Nápoles.

La Italia insular la constituyen básicamente Sicilia y Cerdeña, dos grandes, montañosas y complejas islas del centro del Mediterráneo. Sicilia resta separada del continente por el pequeño estrecho de Mesina, y sus relieves son una continuación de las irregulares formaciones apenínicas peninsulares (montes Nebrodi). La isla, muy abrupta, está cubierta de sierras y macizos, existiendo solamente algunos altiplanos y llanuras por el centro y en las depresiones litorales. Destaca en Sicilia el enorme volcán Etna que, con 3 340 m de altitud, es el mayor volcán activo de Europa.

Existen minúsculas islas y archipiélagos cerca de la isla (Égades, Eolias), algunas con importante presencia volcánica, como Estrómboli. La isla de Cerdeña, más alejada ya de la península, posee relieves menores y más erosionados, así como mayores y más extensas planicies, como la de Campidano, situada al S de la isla. El N y el E de Cerdeña son las áreas más montañosas, presentando las mayores sierras y macizos, pero sin alcanzar en ningún caso los 2 000 m de altitud. Cerdeña resta separada de su vecina Córcega, de soberanía francesa, por el pequeño estrecho de Bonifacio.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios