GEOGRAFÍA - PAÍSES: Etiopía - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 110 usuarios conectados

 

/natureduca/geografia-paises-etiopia-01






Geografía

PAÍSES

Etiopía - 1ª parte


1 2 3 4



Geografía física

letra capitular Etiopía es un Estado de África oriental. Limita el NE con el mar Rojo y Djibouti, al E y SE con Somalia, al S con Kenia y extremo N del lago Rodolfo y al O y NO con Sudán. La capital es Addis Abeba.

El relieve del territorio lo conforma una extensa meseta volcánica conocida también como Meseta Etíope, tallada por un retículo fluvial bastante profundo, atravesado por una ramificación de la fosa tectónica del mar Rojo, la Fosa Dancala. El macizo antiguo sufrió un proceso de erosión, que fue cubierto durante el Secundario por depósitos de areniscas y calizas.

Las erupciones volcánicas cubrieron parte del relieve mesozoico durante el Terciario, formando mesetas y cubetas lacustres (lago Tana). Hacia el final del Terciario las fracturas que dieron lugar a la formación del Rift Valley, o Gran Grieta, hicieron mella en el territorio definiendo varios macizos y fosas (la más importante separa el Macizo Etíope y el de Harar).

El Macizo Etíope ocupa la zona occidental del país en una extensión rectangular de unos 1.500 km que se estrecha hacia el N en dirección al mar Rojo. La altura media ronda los 3.000 m. en el centro y N, la cima más alta es la de Ras Dashen Terara (4.620 m.) y montes Choke (4.154 m.).

En las regiones del E, donde se encuentra el desierto del Danakilia, la pendiente alcanza los 2.000 m.. para hacerse menos pronunciada hacia el O, lo que explica la orientación de la red hidrográfica, hacia el Nilo. En el E, dentro de la zona divisoria de las dos redes hidrográficas (Nilo y mar Rojo) existe una extensa plataforma de fáciles comunicaciones que convierten el lugar en el más apto para el asentamiento humano.

La zona de los lagos, enclavada en la fosa que prolonga el Rift Valley de África oriental, forma un pasillo en dirección SO-NE donde se localizan los lagos de Abaya y Zway. El desierto de Danakilia es la prolongación de esta fosa. Otra zona peculiar del relieve etíope, el macizo del Harar (SE), forma una cordillera de montes de dirección NE-SO, desde la meseta de Harar hasta la provincia de Sidamo. Las alturas máximas del macizo alcanzan los 4.300 m. Por último, Eritrea (N) era el territorio de salida al océano.

Vista de la cordillera de Simen, en donde se sitúa el pico Ras Dashen Terara, el más alto de Etiopía (4. 620 m.)
Vista de la cordillera de Simen, en donde se sitúa el pico Ras Dashen Terara, el más alto de Etiopía (4. 620 m.)

En la zona del litoral destacan el golfo de Zula, la bahía de Assab y el archipiélago Dahlak. El clima es de tipo tropical con variaciones debidas a la altitud. Las regiones elevadas presentan acusadas oscilaciones térmicas diurnas: la capital registra una media anual inferior a los 18ºC y un índice de precipitaciones del orden de los 1 300 mm. El verano es la estación de las lluvias que tienen carácter monzónico. Las regiones bajas tienen un clima árido y constituyen en su mayor parte auténticos desiertos (depresión de Danakilia, litoral del mar Rojo) con promedios anuales que rondan los 30ºC y precipitaciones inferiores a los 200 mm.

En las regiones mesetarias y montañosas se dan diferencias climáticas que los etíopes han clasificado con los nombres de degá, correspondiente al clima de las alturas superiores a los 2 400 m, de tipo alpino y con presencia de nieve; la voiná degá se da en el región templada, en las zonas entre 1 800 y 2 400 m; aquí, las precipitaciones suficientes permiten la variedad de cultivos y la instalación del hombre; la quollá tiene un clima árido, en las regiones por debajo de los 1 800 m. La vegetación, conforme al clima, es de predominio del bosque tropical en el área del Macizo Etíope, mientras en las regiones mesetarias altas abunda la estepa con matorrales y en las zonas bajas se extienden los desiertos.

Por lo que se refiere a la hidrografía, son numerosos los cursos fluviales, aunque de régimen torrencial y escasamente navegables. El Nilo Azul (Abbai) es el más importante; nace en el Macizo Etíope y aporta un gran caudal al Nilo. En esta misma región se encuentran el Atbara y el Takkaze (N) y Sebat y Omo (S), así como el lago de mayor extensión, el Tana. El Juba y el Wabi Shobete desembocan en el océano Índico. El Awash tiene su desembocadura en el lago Abbe.

1 2 3 4

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios