GEOGRAFÍA - FÍSICA: Geomorfología - 3ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 110 usuarios conectados

 

/natureduca/geografia-fisica-geomorfologia-03






Geografía

FÍSICA

Geomorfología - 3ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8



Las formaciones montañosas (continuación)

Geosinclinales

letra capitular El geosinclinal es una cuenca de sedimentación de forma alargada, cuya potencia de sedimentos ha dado lugar a una cordillera tras ser sometida a un fuerte plegamiento. Se forma generalmente al borde de un continente, mediante el relleno progresivo de materiales procedentes de la erosión de tierras próximas.

Durante el proceso de un geosinclinal se manifiesta un fenómeno en el cual la acumulación progresiva de sedimentos no disminuye la profundidad de la cuenca, sino que se produce un paulatino hundimiento denominado subsidencia, y que no tiene relación con el peso de los sedimentos.

formación de un geosinclinal1
formación de un geosinclinal2
formación de un geosinclinal 3
En la formación de un geosinclinal, además del fenómeno sedimentario, se manifiesta un vulcanismo incipiente en una primera fase; en una segunda fase las fuerzas de plegamiento vienen acompañadas de una intensa actividad volcánica

El geosinclinal evoluciona muy lentamente en varias fases a lo largo de un proceso no sólo sedimentario, sino también volcánico, magmático y orogénico. En la primera fase se produce la subsidencia o hundimiento del fondo, acompañado de un vulcanismo incipiente y una gran sedimentación.

En la segunda fase se manifiesta el plegamiento de las rocas sedimentarias, por efecto de las fuerzas de compresión que se ejercen de forma tangencial; el resultado es el plegamiento y surgimiento de una cordillera en el centro del geosinclinal, acompañado de una actividad volcánica muy intensa.

En la tercera fase se acentúan las fuerzas de plegamiento y la erosión, a la vez que empieza a formarse la cordillera, para finalmente cesar las presiones y quedar totalmente consolidada por rocas magmáticas y metamórficas en su zona central o axial.

El cese de la distensión conduce a un fenómeno denominado vulcanismo postorogénico, producto de las fallas y fracturas que se forman al desaparecer las fuerzas compresivas, y a través de las cuales surgen lavas magmáticas, es decir, procedentes de las capas más profundas.

Sobre el concepto de geosinclinal se manejaron varias teorías: fue creado por J. Hall en 1859 tras un estudio sobre los Apalaches, el cual sostenía que el hundimiento y plegamiento de las cuencas estaba determinado por el peso de los sedimentos. James Dwgh Dana, en 1873, definió el geosinclinal como la sedimentación en surcos oceánicos. Bubnoff en 1931 y Stille en 1936, se inclinaron por la intensidad del plegamiento como causa principal. Pero fue en la década de 1940-50, de la mano de Kay y el geólogo francés Jean Aubouin, en que se recuperan las ideas de Dana y Hall, tomando fuerza la teoría de la potente sedimentación y el plegamiento como base de la formación del geosinclinal.

División de la cubeta de sedimentación durante el ciclo geosinclinal
División de la cubeta de sedimentación durante el ciclo geosinclinal

Los estudios de Jean Aubouin permitieron explicar de forma plausible las cadenas alpinas de Europa, así como multitud de fenómenos que se desarrollan en los fondos oceánicos. Aubouin dividió el ciclo geosinclinal en tres partes, que denominó Preflysh, Flysh y Molasa. La cubeta de sedimentación inicial se divide en zona más cercana al continente o miogeosinclinal, zona central o geoanticlinal, y zona más alejada o eugeosinclinal. Separando ambas zonas se encuentra el orón. Al principio se va colmando de sedimentos la zona miogeosinclinal, posteriormente la eugeosinclinal, y finalmente se produce el plegamiento y por tanto la elevación del orón por efecto de los movimientos orogénicos, dando lugar a la formación de una cordillera.

En todo este proceso se producen manifestaciones volcánicas al principio ofiolíticas (rocas metamórficas formadas en la zona de subducción), después traquiandesíticas (rocas magmáticas compuestas de feldespato potásico y andesina), y finalmente basálticas (rocas volcánicas compuestas de feldespato y piroxeno).

Dorsales oceánicas

Las dorsales oceánicas son como grandes cordilleras sumergidas. Son los límites de una serie de placas que conforman la litosfera, y consideradas zonas de expansión de la corteza terrestre. Ocupan áreas oceánicas y continentales, y su posición ha evolucionado a lo largo de las distintas eras geológicas.

Mapa de placas
Pincha en la imagen para ampliar el mapa de placas

La Pangea fue la primera gran área continental, la cual se fue fragmentando a través de grietas que culminarían más tarde en las dorsales oceánicas. Posteriormente, se formaron grandes superficies continentales, Laurasia al Norte y Gondwana al Sur, los cuales se fragmentaron a su vez dando lugar a la disposición de la superficie terrestre que actualmente conocemos.

1 2 3 4 5 6 7 8

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios