HISTORIA Y ARTE - LA EUROPA DEL RENACIMIENTO: Mentalidad y pensamiento - 4ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 29 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_europa-renacimiento-mentalidad-y-pensamiento04





Historia y Arte

LA EUROPA DEL RENACIMIENTO

Mentalidad y pensamiento - 4ª parte


1 2 3 4 5



La Reforma Protestante (continuación)

o cabe duda de que en aquellos tiempos era necesaria una reforma en lo que a organización interna de la Iglesia se refiere. La acumulación de riquezas por parte de muchos eclesiásticos, la relajación de costumbres en amplios sectores del clero, los intereses económicos y de poder que despertaban los cargos religiosos y, sobre todo la mayor preocupación de los papas por los asuntos terrenales, en vez de por los espirituales, hicieron que muchos buenos cristianos sintieran la necesidad de que todo esto cambiara; pero el proceso reformador fue también acogido con interés por grupos cuyos intereses políticos no eran menores que los deseos de una reforma estrictamente religiosa. Así, muchos príncipes alemanes se sintieron tentados por los bienes de la Iglesia de Roma, que pronto fueron secularizados tras la implantación de la reforma luterana en sus territorios. El propio emperador Carlos V utilizó inicialmente el movimiento luterano en favor de su enfrentamiento con el Papado, por lo que concedió en 1526 la libertad en materia religiosa a los estados alemanes, pero cuando tres años más tarde, en 1529, retiró esas concesiones, los príncipes alemanes elevaron una protesta (de ahí viene el nombre de Protestantes) al emperador, que ponía de manifiesto las reinvindicaciones políticas de los territorios alemanes frente al Imperio español.

El propio interés mostrado por Carlos V en contener el movimiento reformista es la mejor muestra de que, tras las cuestiones dogmáticas, se estaban manejando muchos de los intereses políticos de buena parte de Europa.

La Reforma fue, en gran medida, la manifestación exterior de una crisis en el seno de la Iglesia (Lutero era un fraile agustino) que pronto fue utilizada para poner fin al predominio ideológico y a la influencia política que el Papado había ejercido durante siglos.

Desde el punto de vista del dogma, los movimientos reformistas adoptaron una serie de posturas que reflejaban claramente la mentalidad y las circunstancias de su época, al tiempo que una reacción contra las ideas religiosas predominantes durante la Edad Media. El dogma luterano se manifestó en favor de la libre interpretación de la Biblia, a la que consideraba única fuente de fe, con lo que recogía el ideal humanista de la libertad del hombre, al tiempo que hacía disminuir el poder del papa en materia de dogma, ya que cualquier cristiano podía interpretar la Biblia igual que el pontífice.

Este rechazo a la autoridad eclesiástica supuso para los luteranos negar sacramentos como el de la confesión, puesto que aceptarlo era reconocer el poder de perdonar los pecados por parte del clero. Tan sólo se aceptaron los sacramentos del bautismo y de la comunión y con un carácter simbólico.

La reforma luterana se difundió rápidamente por casi toda Europa, discípulos de Lutero fueron Zwinglio y Calvino. Los calvinistas, por su parte, fueron más lejos al rechazar por completo la jerarquía episcopal y al afirmar la teoría de la predestinación, según la cual sólo se podían salvar aquéllos que Dios tenía determinado que se salvaran. Esta radical postura iba en contra de todo el poder que la Iglesia había ejercido a través de la idea del pecado y del Juicio Final y, por lo tanto, en contra de todo tipo de bulas y de indulgencias encaminadas a garantizar la salvación (como consecuencia también se rechazó la idea de Purgatorio).

El cisma anglicano, llevado a cabo por la monarquía británica, fue desde su origen un simple problema de enfrentamiento con la autoridad del papa, que se negó a declarar nulo el matrimonio de Enrique VIII con Catalina de Aragón.

En general puede decirse que la Reforma Protestante fue fruto del Humanismo, se vio favorecida por los deseos de identidad de algunas de las monarquías nacionales y significó una clara oposición al poder absoluto que la Iglesia y los papas habían ostentado.

1 2 3 4 5

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios