DESCUBRIENDO RUMANIA: EL LEGADO INTANGIBLE

En este rubro, la UNESCO incluye las tradiciones orales, los ritos sociales, las fiestas o las tradiciones intangibles. La categoría fue creada en 2008 como resultado de la Convención para la Salvaguardia de la Herencia Cultural firmada en París el 17 de octubre de 2003.

El correo rumano le acaba de dedicar una preciosa serie de tres efectos (y una hojita bloque) para recordarnos otras tantas expresiones de su rico acervo cultural intangible, concretamente la danza ritual de Calus (inscrita en noviembre de 2008); la Doina (octubre 2009); la cerámica tradicional de Horezu (diciembre de 2013) y los festejos navideños de Colindat (diciembre de 2013).

Blog Cultureduca educativa descubriendo_rumania02 DESCUBRIENDO RUMANIA: EL LEGADO INTANGIBLE

Descubriendo Rumanía

El facial de 3.10 lei muestra una bucólica escena pastoril que podría llevarnos a cualquier rincón de los Cárpatos; se trata de un canto lírico donde el ejecutante expresa una serie de sensaciones de acuerdo a su estado de ánimo: nostalgia, tristeza o amor.

El facial de 6 lei refleja la danza ritual Calus, tradicional de las zonas de Moldavia y Transilvania (aunque se puede admirar también en Muntenia, Oltenia y Ardeal); suele realizarse la semana antes de Pentecostés. Otros documentos la entroncan como danza tradicional entre los soldados de Mihai Viteazul [entonces recibía el nombre de dalusen por parte del capitán Baba Novac que las utilizó en las celebraciones de Segismundo Bathory en 1599 en Piatra Caprei-Alba Iulia]. La tradición la identifica como un taller de trabajo de un antiguo dios equino conocido popularmente por los dacios como Calus, Calut o Calucean y los movimientos de los danzantes simulan precisamente el caminar de un caballo.

El facial de 9.10 lei está dedicado a la Colindata, un ritual clásico de la época navideña no sólo en Rumania sino también en la vecina República de Moldavia. Esta tradición fue inscrita en la octava reunión del comité de la UNESCO que sesionó en marzo de 2013 en Bakú (Arzebaiján). Se trata de una tradición cuyos orígenes tendríamos que buscarlos en la cultura romana y sus raíces latinas han sido reiteradamente señaladas por historiadores e investigadores. La celebración del rito incluye canciones, danzas o juegos en los que prácticamente participa toda la comunidad; jugó un papel de vital importancia en la educación del pueblo rumano a lo largo de centurias y fue transmitido de manera oral de generación en generación.

Blog Cultureduca educativa descubriendo_rumania01 DESCUBRIENDO RUMANIA: EL LEGADO INTANGIBLE

Descubriendo Rumanía

Finalmente tenemos la hojita bloque de 9.10 lei (sólo 100 ejemplares se quedaron en el correo que estimamos fueron realizados para tareas de protocolo y por lo tanto difíciles de encontrar en el mercado filatélico al que se destinaron las otras 4.800 piezas de la tirada total). Nos muestra un plato de cerámica de los que tradicionalmente se realizan en la zona de Horezu (Condado de Valcea), generalmente los realizan los hombres y las mujeres se encargan de añadir las pinturas o motivos tradicionales, en el sello aparece el célebre gallo, aunque es habitual encontrarse con casi una veintena de ornamentaciones de la fauna de la región, este motivo sirvió también para realizar la ilustración del sobre de primer día.

La cerámica esmaltada de Horezu se comercializa en una treintena de países y la tradición se remonta varios siglos atrás; generalmente se decoran las piezas con motivos bizantinos y vivos colores y, en muchísimas ocasiones, el gallo es el animal protagonista por excelencia. La tradición celebra una “Fiesta del Gallo de Horezu” y cada año atrae a los principales alfareros, no sólo rumanos, sino de diferentes puntos del orbe.

Los sellos fueron diseñados por Mihai Vamasescu e impresos en offset, la tirada, incluyendo las diferentes versiones apenas superó los 35.000 ejemplares.

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.