DESCUBRIENDO LAS TIERRAS CHECAS: PATRIMONIO MUNDIAL DE LA UNESCO (EMISIÓN CONJUNTA CON NACIONES UNIDAS)

La República Checa nos sigue sorprendiendo con sus emisiones dedicadas a su historia, en este caso se trata de una conjunta con las Naciones Unidas. En esta ocasión es la zona de Lidnice-Valtice la escogida para el facial de 16 coronas, se trata de un edificio del XII que conforma una de las más bellas construcciones barrocas del país centroeuropeo. Fue obra de J. B. Fischer von Erlach y Domenico Martinelli, se puede acceder al edificio a través de un circuito guiado (la finca y los jardines, como en otras partes de la región son de libre acceso) que suele durar algo menos de una hora (el recorrido denominado del príncipe recorre una quincena de salones y el del emperador una veintena, este puede incluir una cata de vinos que tiene un sobrecoste adicional).

Blog Cultureduca educativa filatelia_onu_checa1 DESCUBRIENDO LAS TIERRAS CHECAS: PATRIMONIO MUNDIAL DE LA UNESCO (EMISIÓN CONJUNTA CON NACIONES UNIDAS)

Impactan en el visitante las riquezas de los Liechtenstein que se verían obligados a abandonar sus propiedades tras los avances de los rusos en la II Guerra Mundial: sus paredes están recubiertas de kilos y kilos de oro. La propiedad perteneció a esta familia de nobles entre 1582 y hasta 1945 [tras el final de la contienda el territorio quedaría bajo la órbita soviética y las propiedades gestionadas por los comunistas del momento].

La otra propiedad que dejaron fue el castillo de Lednice, de estilo neogótico y destino predilecto para las escapadas de fin de semana de los checos que acuden a él para admirar sus preciosos interiores, los fantásticos jardines y su impresionante invernadero con decenas de plantas exóticas, este castillo suele tener dos circuitos, el primero se centra en las habitaciones principales que incluye una preciosa escalera helicoidal y el segundo recorre los aposentos privados de la aristocrática familia y en donde brilla con luz propia el salón chino del XIX. El parque inglés ocupa unos 300 kilómetros cuadrados y el área es el resultado de la combinación del barroco del castillo que fue reconstruido en estilo neogótico, los pequeños edificios fueron levantados en formato renacentista. La zona de Valtice-Lednice fue declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1996.

Para el sello de 27 coronas el tema es Praga, una zona habitada desde la más remota antigüedad. Hay documentados restos de origen celta en los lejanos V-IV a.C., pero los vestigios indican la presencia del ser humano hace más de 600.000 años, han sido los celtas los que más han salido a escena, especialmente tras descubrirse en 1980 el gran cementerio mientras se realizaba la construcción del metro.. Las tribus eslavas los expulsaron y se instalaron en la zona cercana al actual Castillo de Praga, y en torno a Viserad catalogado como la cuna de la capital checa. En el denominado “castillo alto” hay una leyenda sobre el jefe Krok (siglo VII) y su hija Libuse que se acabaría casando con un campesino llamado Premysl que acabaría fundando la capital y originando la dinastía de los premyslidas.

Blog Cultureduca educativa filatelia_onu_checa2 DESCUBRIENDO LAS TIERRAS CHECAS: PATRIMONIO MUNDIAL DE LA UNESCO (EMISIÓN CONJUNTA CON NACIONES UNIDAS)

Las guerras husitas casi acabaron arrasando la totalidad del famoso cerro [En la Plaza Mayor encontramos hoy un imponente monumento a Jan Hus, no pasará desapercibido para quien se quede extasiado ante su histórico reloj] que actualmente es un agradable paseo a pesar de sus intentos de reconstrucción. Si uno estuvo en el Castillo de Praga poco le sorprenderá esta zona que sin embargo ofrece muy buenas vistas sobre la siempre sorprendente y fantástica Praga que también entró en la lista UNESCO en 1992. Lástima que el mundo globalizado esté acabando con todo lo que encuentra a su paso; pero la capital checa no deja de sorprender a poco que te dejes arrastrar por los intrincados rincones de su casco histórico, el Puente de Carlos, la Ciudad Vieja, Josefov, el Castillo de Praga y un largo etcétera cautivan y embelesan al viajero.

Su patrimonio es impresionante e históricamente tiene páginas de extraordinario valor, incluso en los peores momentos de su pasado. Por ejemplo, la jocosa del Rudolfinum [magistralmente plasmada en la novela, Mendelssohn está en el tejado, cuando existía la revista virtual OPUS MÚSICA hice un artículo sobre el músico que luego quedó reflejado en la Wiki rusa] durante la II Guerra Mundial acogió la administración hitleriana y sus autoridades ordenaron la retirada de los músicos ubicadas en ¡los tejados!; cuando los albañiles checos llegaron a ellas no sabían cuál tenían que arrancar por ser la del judío y su jefe les dijo que descolgaran la que tuviera la nariz más prominente… Las clases raciales y la consabida nariz aguileña para diferenciar a los judíos le habían servido para “localizar” al músico, pero… ¡el que  tenía el apéndice nasal más grande era ¡Richard Wagner! Así que éste fue el realmente bajado del pedestal y el jocoso episodio quedó plasmado para la historia y los guías suelen relatar, especialmente los más cultos. Dicho sea de paso, la zona judía, por sí misma, ya merece una sosegada visita, sobre todo tras haber comprobado su puesta al día cuatro décadas después de mi primera visita.

Las fotografías fueron realizadas por L Svácek, el autor de los sobres de primer día Jan Kavan y el grabador Milos Ondracek, impresión en offset multicolor en hojas de 25 ejemplares comenzaron a circular el 7 de septiembre de 2016.

Al margen de estos dos lugares, las Naciones Unidas también les dedicaron los faciales de 47c (despacho de Nueva York) y 1.50 Francos (despacho de Ginebra). Pero hubo otros cuatro sellos más que complementan a los anteriores sobre las riquezas patrimoniales de la República Checa, se trata de los dedicados a Olomouc (1,15$ despacho de Nueva York), Kuttenberg o Kutná Hora (0,68€) y Böhmisch-Kruman o Cesky Krumlov (1,70€), en ambos casos despacho de Viena. El de un franco de Ginebra se dedicó a Kromeriz. El diseñador de la ONU fue Sergio Baradat y las fotos las proporcionó AGE Fotostock, impresos en offset litográfico por la Cartor Security Printing en hojas de veinte ejemplares que iniciaron su validez postal el 8 de septiembre. Hubo una versión en carnet y faciales adaptados a tarifas nacionales: Nueva York (34 y 47 centavos); Ginebra (30 y 50 céntimos) y Viena (30 y 40 céntimos). La tirada total en este formato fue de 30.000 ejemplares [9-9-12.000 respectivamente].

 

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *