COCINA Y GASTRONOMÍA: El vino: Derivados: El aguardiene - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 121 usuarios conectados

 

/natureduca/cocina-y-gastronomia-el-vino-derivados-aguardiente-02







Cocina y gastronomía

EL VINO

Derivados: el aguardiente - 2ª parte


1 2 3 4



Destilación artesanal (continuación)

El alambique (continuación)

letra capitular El pote consiste en un recipiente abombado como una calabaza, con un capacete o capuchón desmontable en su parte superior cuya función es actuar de cámara de expansión. Del capacete parte un tubo que llega hasta el condensador; éste es un recipiente, generalmente también de cobre o acero, que suele situarse próximo al pote. Dentro del condensador hay un serpentín que comienza en el borde superior del recipiente y finaliza en su parte inferior, punto por donde el tubo asoma al exterior para recoger en él el alcohol destilado. El recipiente del condensador tiene una salida en su parte superior por donde descargar el agua de refrigeración al ritmo que ésta fluye hacia su interior, y otra salida en su parte inferior para vaciarlo y proceder a su limpieza cuando se ha finalizado la destilación.

El funcionamiento del pote es, básicamente, el siguiente:

1) Cuando el pote está listo para destilar tiene que estar cargado, selladas las juntas del capacete y la entrada del tubo al condensador (se suelen sellar con arcilla, o en su defecto con una masa elaborada con harina de trigo). El recipiente del condensador tiene que estar lleno de agua fría y ligeramente corriente, colocando una manguera fluyendo a un volumen pequeño, sólo para que el agua de su interior se vaya renovando conforme el vapor que circula por el serpentín la vaya calentando.

2) Cuando encendamos el hornillo o prendamos fuego a la leña, el agua que contiene el pote en su interior se calienta, hierve y forma vapor de agua. Éste vapor atraviesa la materia prima (el vagazo) que tiene por encima, desprendiendo vapores cargados del alcohol.

3) El vapor de agua cargado de alcohol se va concentrando en el capacete, que actúa como cámara de expansión, hasta el momento que adquiere la presión suficiente para discurrir a través del tubo que sale de su extremo superior, alcanzando así el condensador.

4) Cuando el vapor llega al condensador, cuyo recipiente está lleno de agua fría, entra en el serpentín, el cual se encuentra a una temperatura inferior por efecto del agua que le rodea. En este momento el vapor pasa de estado gaseoso a líquido, es decir, se condensa por la baja temperatura y convierte el vapor cargado de alcohol en un líquido que contiene alcohol, el cual ya puede ser recogido en el extremo inferior del condensador. Al principio de la destilación el vapor contiene una alta tasa de alcohol, pero éste se va reduciendo conforme el vagazo es "lavado" por el vapor que lo atraviesa. Si se continuase la destilación hasta la evaporación total del agua del pote, se quemaría y pegarían los sólidos a sus paredes interiores.

5) Mientras el vapor siga fluyendo a través del serpentín, éste transmite calor al agua del condensador. Si el agua se calentase en exceso dejaría de producirse la condensación, y en vez de líquido se obtendría vapor, que se perdería en el ambiente. Por este motivo el agua debe permanecer siempre fría, y por tanto hay que mantener un cierto nivel de agua corriente en el interior del condensador.

Proceso de destilación

A continuación se detalla el proceso de destilación al estilo más tradicional. Como se ha dicho un pote de 250 litros de capacidad puede destilar aproximadamente unos 14 litros de aguardiente, dependiendo de las características del vagazo (contenido en alcohol y su nivel de humedad):

1) Se prepara el pote, lavándolo convenientemente, tanto el vaso como el capacete y su tubería, con objeto de expulsar cualquier materia o polvo que haya en su interior.

2) Para cuando lo necesitemos, tendremos preparado un alcoholímetro, que podemos adquirir en cualquier droguería o establecimiento especializado. Básicamente consiste en un tubo de cristal graduado con un contrapeso en su parte inferior. Debemos tener cuidado al manipularlo por su fragilidad. Normalmente el alcoholímetro viene protegido dentro de un tubo largo, éste nos servirá para efectuar las medidas, llenándolo de alcohol y tomando la medida que aparece en el borde superior del tubo; en caso de no disponer de tubo tendremos que utilizar una jarra muy alta.

Alcoholímetro para destilados (aguardiente)

Nota.- los alcoholímetros para alcoholes puros no sirven para medir licores azucarados, por ejemplo licores de guinda, anís, etc., debido a que funcionan por densidad. 

3) Llenamos de agua el depósito del condensador, y dejamos la boca de una manguera en su borde para ir renovando el agua fría conforme ésta se vaya calentando.

Depósito del condensador, donde se puede observar el serpentín, y el agua corriente en movimiento. Foto: Abel Domínguez
Depósito del condensador, donde se puede observar el serpentín, y el agua corriente en movimiento. Foto: Abel Domínguez

1 2 3 4

 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios