UN TALLO DE VID AGARRÁNDOSE A UN NARANJO COMO A LA VIDA

Si uno es observador, en el campo jamás se aburrirá. Todos los días hay algo que ver o descubrir: una atrevida lavandeira siguiendo mis pasos detrás de la fresadora, una planta que creía haber perdido brotando solitaria a 100 metros del jardín, una urraca jugando al escondite con el perro,…

Seguir leyendo…

Seguir leyendo…



  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: