Filatelia polar práctica – 1ª parte

A veces hemos publicado artículos en los que los lectores han podido hacerse con piezas y matasellos que las filatelias habituales no suelen ofrecerlos. Algunas de esas ocasiones han sido con materiales de la temática polar y algunos colegas de afición han recurrido a mi como si fuese un especialista en la materia.

No ocultamos cierta predilección por los territorios prácticamente vírgenes, pero no –aunque haya veces en que ilustremos nuestros materiales con piezas polares– no somos expertos en el tema. Ciertamente es un mundo apasionante que genera piezas que son verdaderas joyas, en muchos casos porque son únicas y rara vez se consiguen en el mercado: es el propio filatelista el que se convierte en artífice de estas peculiares piezas. De ahí que la marcofilia, tan maltratada por algunos servidores del correo, sea tan rica en esta peculiar parcela de coleccionismo.

Las expediciones a las tierras polares son «odiseas» que cada campaña se parece a la precedente, pero siempre son distintas. ¡Es el gran reto de esta temática! Sin embargo hay países y organizaciones que nos ayudan a conocer este peculiar mundo y, es cierto, muchos responsables de las oficinas postales en los más recónditos lugares, tienen una especial atención con los filatelistas.

Algunos lectores nos piden «fórmulas» para conseguir sus piezas. Otros que no les llegan se quejan de las dificultades y tienen toda la razón ¿acaso creen que si todo fuese tan fácil las pocas piezas que a veces se encuentran en el mercado tendrían los precios que tienen? Precisamente es la dificultad la que hace de la temática un reto en el que no valen los desfallecimientos, sólo requiere paciencia y… ¡Un poquito de suerte! Para ello nada mejor que la consulta continuada de los boletines polares (algunos grupos tienen colgada información vital en la red).

En noviembre dimos algunos puntos prácticos sobre Groenlandia. Este mes lo haremos con datos de Argentina y un científico que realiza viajes regulares al Ártico. Pero tendremos que tener en cuenta las dificultades por las que atraviesa el país en estos momentos. Es uno de los países polares más fáciles de conseguir piezas: el idioma no es frontera y su servicio filatélico es excelente en el trato con los aficionados de todo el mundo y, además, no hay límite de piezas [cada peticionario es libre de pedir las que quiera] como es habitual cuando escribimos a los navíos y jefes de bases, la norma internacional y tácitamente aceptada por los aficionados, es de dos piezas.

El correo argentino recibe correspondencia para las bases polares entre el 2 de enero y el 30 de octubre de cada año, la que llega con retraso tiene que esperar un año para ser cursada en la siguiente campaña. Todos los sobres deben llegar con el nombre de la base anotado en el margen superior izquierdo del anverso [preferible a lápiz]. Al dorso deberá escribirse nuestra dirección de manera bien clara para facilitar la reexpedición, bajo pliego oficial, a nuestros domicilios.

El correo argentino sugiere que los sobres sean del tamaño 17×9 o 16×11 con la mayor cantidad de espacio libre en el anverso que servirá para aplicar las cancelaciones y posibles marcas de la campaña en que sean canceladas. Asimismo cuenta con sobres en los que aparece el Rompehielos ARA Irízar (estaban siendo comercializados a 30 centavos de peso) y las piezas se pueden presentar franqueadas o bien acompañadas de los Cupones de Respuesta Internacional que correspondan [uno por sobre].

Nosotros aconsejamos que si el coleccionista puede, compre sellos argentinos [se pueden encargar a través de su www.correoargentino.com.ar o enviando un e-mail a filatelia@correoargentino.com.ar, admiten VISA y otras tarjetas de crédito] y calcule los que necesita. Seguramente le saldrá más costoso enviar los sobres desde la ciudad en que vive a Buenos Aires, así que si puede, haga uso de sus relaciones con otros colegas argentinos o bien entregue su sobre colector a alguien que viaje a Buenos Aires y que se lo deposite en cualquier buzón del Correo Argentino [si cae en los de las empresas privadas se perderían] nada más llegar, por ejemplo en el mismo Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

En la actualidad hay operativas las oficinas radio postales de Base Orcadas, Base San Martín, Base Esperanza [desde aquí transmite una emisora de radiodifusión en onda corta], Base Jubany, Base Marambio, Base Belgrano y Rompehielos A.R.A. Almirante Irízar. Asimismo hay una serie de oficinas australes, pero situadas ya en el continente y, a veces, los aficionados también buscan cancelaciones de ellas. Para este deseo lo mejor es hacerse con un buen mapa y de él extraer los topónimos que nos interesan, entonces bastaría con enviar una escueta nota expresando nuestro deseo al Responsable del Correo Argentino, Isla Redonda, Tierra del Fuego (Argentina). Por supuesto, Isla Redonda es sólo una sugerencia, seremos nosotros los que tendremos que buscar y solicitar las cancelaciones de aquellas plazas que nos interesen.

Como citamos más arriba, en el caso de correspondencia que deba viajar a las bases, ésta tendrá que estar en la Gerencia de Filatelia antes de la salida del navío que, generalmente, coincide en el mes de octubre. El Irízar suele tener un calendario de rotaciones bastante estable por lo que tendremos estos datos guardados para futuras campañas. La dirección para remitir nuestro sobre colector es: Gerencia de Sellos Postales y Filatelia, Correo Argentino, Casilla de Correo 4224 Correo Central, C-1000 WBQ BUENOS AIRES (Argentina) y en caso de dudas consulten su web.

Otros países del Cono Sur suelen activar bases, pero salvo Chile que tiene algunas prácticamente operativas todo el año, las cosas se complican y no siempre han vuelto los sobres. Una solución de «emergencia» es escribir una nota dirigida al Departamento de Filatelia del país respectivo adjuntando nuestros sobres ya franqueados y esperar que la diosa fortuna nos sea propicia.

Por supuesto, la paciencia es algo inevitable. No conviene enojarse cuando veamos pasar el tiempo y los sobres no aparezcan es algo que forma parte del «juego» de la misma filatelia práctica y de los vaivenes que sufren nuestros sobres en ese largo y gélido periplo. Si a veces se han perdido navíos completos en aquellas peligrosas aguas ¿cómo vamos a pedir efectividad 100% para nuestros pedidos?

En el caso el científico que participa en estudios en el Ártico, también suele llevar sobres filatélicos, pero el coste es algo más alto y tienen que llegar con tiempo a sus manos a fin de preparar la intendencia. En este caso tendrán que ponerse en contacto con el Dr. Benoît Sittler, Institut für Landespflege, Tennenbacher Strasse 4, Universität Freiburg, D-79085 FREIBURG IM BREISGAU (Alemania).

Las expediciones, generalmente, están centradas en la ecología ártica dentro del International North-East Greenland Project o más popularmente conocido como Karupelv Valley Project. Evidentemente, es un viaje de estudio en donde la parte filatélica es un apartado tradicional de los científicos que en parte logra sufragar algunos de los gastos de los expedicionarios. Las piezas suelen llevar varias marcas, el logo del proyecto en donde encontramos el búho nival, el lemming [Dicrostonyx groenlandicus] y el mapa de Groenlandia con la localización geográfica del campo base en los 72º 30’ Norte durante la expedición del 2000.

Hasta esa fecha aceptaban las peticiones de sobres filatélicos por 12 Marcos, 40 Francos o 6$. Dependiendo de la moneda que utilicemos, hay ligeras diferencias, aproximadamente serían 5 Euros por pieza y ahora al ahorrarnos comisiones bancarias, en cierta medida cada pieza nos saldrá más baja [aunque las tarifas postales siguen al alza].

Los sobres, además, suelen llevar el sello de la expedición de cada año suele cambiar la ilustración y los autógrafos de los científicos participantes en la expedición. Se deposita bien a la llegada al aeropuerto de Nuuk o en cualquier oficina postal en el trayecto hasta el campo base que suele realizarse, generalmente, mediante el empleo de helicópteros hasta el Valle de Karupelv en Traill Island [72º 30 Norte – 24º 00’ Oeste] en donde se realiza el trabajo de campo en un área de 1000 hectáreas.

Básicamente el proyecto está centrado en el estudio de la fauna, los diminutos roedores «lemmings» y su incidencia en la alimentación de carnívoros y vertebrados mayores. Entre otras especies, también se trabaja sobre las poblaciones de las especies Alopex lagopus, Branta bernicla, Dicrostonyx groenlandicus, Lagopus mutus, Lepus arcticus, Mustella erminea, Nyctea scandiaca, Ovibos moschatus, Somateria spectabilis, Stercorarius longicandus, etc. Internacionalmente, estas investigaciones están siendo comparadas con los estudios realizados en St. Lawrence (Alaska) y Wrangel Island (Siberia).

El Dr. Sittler es también miembro activo del GREA (Groupe de Recherches en Ecologie Arctique) que tiene editadas una serie de tarjetas postales con paisajes, flora y fauna de esta región del noroeste groenlandés aprovechando sus numerosas fotografías y la serie de 12 está siendo comercializada por 50 Francos [unos 8 Euros]. Son excelentes para los amantes de las Tarjetas Máximas pero, en este caso, teniendo en cuenta las peculiares características de esta faceta filatélica, en caso de desear conseguirlas tendría que tratarlo cada aficionado directamente con él [puede ser en francés, inglés o alemán] y para ello lo más conveniente sería a través de su e-mail sittler@ruf.uni-freiburg.de o al Fax 0761 203 36 38 o a través de la dirección del GREA: Groupe de Recherches en Ecologie Arctique, c/o Dr. Benoît Sittler, 21 rue de la Dordogne, F-67860 RHINAU (Francia).

Seguidamente les damos también direcciones de algunas organizaciones científicas y de estudio que suelen realizar proyectos en el Ártico, pero no necesariamente todas aceptan pliegos filatélicos.

*Arctic Studes Center, Alaska Regional Office, c/o Anchorage Museum of History and Art, 121 W 7th Ave., Anchorage Alaska AK 99501 (Estados Unidos) www.mnh.si.edu.arctic.

*Association of Canadian Universities for Northern Studies, 17 York Street Suite 405, Ottawa ONT K1N 9S6 (Canadá). www.aix1.uottawa.ca/associations/aucen-acuns.

*Department of Zoology, University of Helsinki, P O Box 17, FIN-00014 Helsinki (Finlandia).

*Department of Zoology, Stockholm University, S-106 91 Estocolmo (Suecia) angerbj@zoologi.su.se.

*National Environmental Research Institute, Department of Arctic Environment, Tagensvej 135, DK-2200 Copenhagen N (Dinamarca).

*Polar Science Center, University of Washington, Applied Physics Laboratory, 1013 NE 40th St., Seattle WA 98105-6698 (Estados Unidos) www.psl.apl.washington.edu.

*The Arctic Centre, University of Groningen, P O Box 716, Oude Kijk in’t Jatstraat 26, NL-9700 AS Groningen (Holanda) www.odin.let.rug.nl/arctic.

*The Roald Amundsen Centre for Arctic Research, University of Tromsø, N-9037 Tromsø (Noruega) www.arctic.uit.no.

*Unité Biologie des Pollulations, University of Montpellier II, CC64, F-34095 MONTPELLIER CEDES (Francia) sabargil@club-internet.fr.

*University of Alaska Fairbanks, P O Box 737500, Fairbanks AK 99775 (Estados Unidos). www.uaf.edu.

*University of Svalbard, N-9171 Longyearbyen (Noruega) www.unis.no.

Algunas organizaciones realizan también selección de personal para sus expediciones científicas, recordamos una ocasión en la que una expedición francesa nos solicitó un radioaficionado español dispuesto a participar en la expedición de aquél año. Tras contactar con la organización de estos aficionados a la radio, acabó siendo seleccionado un catalán. Por lo general se requiere juventud, perfecto estado físico, buena adaptación a las adversidades y un buen dominio del inglés. Así que si entre nuestros lectores hay biólogos interesados, tal vez consultando en las organizaciones más arriba citadas podrían encontrar alguna oferta. He aquí algunas de las que regularmente seleccionan:

*Alaska Public Lands Information Office, 605 W 4th Avenue, Anchorage AK 99501 (Estados Unidos).

*Danish Polar Centre, Strandgade 100H, DK-1401 Copenhagen K (Dinamarca).

*National Park Service, 2225 Gambell Street Room 107, Anchorage AK 99503-2892 (Estados Unidos).

*Parks Canada, 25 Eddy Street, Hull PQ K1A 0M5 (Canadá).

*Scott Polar Research Institute, Lensfield Road, Cambridge CB2 1ER (Reino Unido).

Por supuesto hay muchas más organizaciones, pero eso es algo que se va descubriendo a medida que nos adentramos en este apasionante mundo. Señalar también que no tienen obligación de atender nuestro correo, así que es obvio que todas nuestras misivas sean breves, cordiales y concretas para facilitar la labor de los correspondientes departamentos que, no debemos olvidarlo, su principal misión es la investigación. Asimismo no todas ni en todas las campañas envían científicos y las expediciones que aceptan nuestros sobres no hacen a título «graciable», por lo tanto no asumen ninguna responsabilidad y tampoco debemos importunar cuando alguna de nuestras piezas no aparece [a veces, en el camino a casa, hay ojos que se fijan en ellas y nos «sustraen», para nuestra desgracia, esos históricos documentos]. También tenemos que tener en cuenta los lógicos problemas de intendencia en expediciones de este tipo, en caso de exceso de material para transportar al gran norte, siempre se prescinde de aquello menos necesario. Esperamos que haya disfrutado con esta nueva entrega de filatelia polar.

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@gmail.com

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • CONSULTA TAMBIÉN LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS: