EL NABICOL DE VIENA, UNA BRASSICA DELICIOSA NACIDA DE LA MANO HUMANA

Por fin, después de varios intentos fallidos he conseguido reproducir el nabicol o colinabo de Viena blanco. Tengo un único pie, el que se ve en la imagen, pero esto es sólo el comienzo, lo reservaré para semilla y así ir acondicionándola a mi zona geográfica.

El nabicol de Viena tiene su origen en la col silvestre (Brassica oleracea), por tanto pertenece a la misma familia que el brócoli, la coliflor, el repollo, la berza o las coles de Bruselas. Su nombre científico es Brassica oleracea var. gongylodes, que significa redondeado, por el globo que presenta en su base. Es esa forma redonda y con una especie de antenas cuando se cortan sus tallos más o menos largos, lo que le valió el sobrenombre de “Sputnik”, en referencia a su semejanza con el primer satélite artificial que fue lanzado al espacio, el ruso Sputnik.

El nabicol de Viena nació artificialmente de la mano humana a través de la selección de determinadas características genéticamente heredables, que en el caso de este vegetal era el desarrollo de un tejido meristémico muy acusado en su base, es decir, su globo carnoso del que parten los tallos.

He de precisar, que aunque popularmente se habla de “nabicol” o “colinabo”, en realidad este vegetal no tiene nabo (no es un tubérculo como el nabo); la hinchazón, o más propiamente dicho “meristemo”, que posee en la base con esa forma globosa, es en realidad un engrosamiento de los tejidos que, como dije, no es fruto de la Naturaleza sino de la voluntad humana de conservarla y reproducirla a través de la selección artificial. Fue un fenómeno que se desarrolló a lo largo de varios siglos, de hecho aparece por primera vez en la Edad Media, en la obra del médico y botánico italiano Pietro Andrea Mattioli en 1554, el cual decía que el colinabo había “llegado últimamente a Italia”, pues en aquellos tiempos se cultivaba en otras áreas del norte de Europa. A finales del siglo XVI ya se cultivaba ampliamente en Austria, Alemania, Inglaterra, España, Italia y varias áreas del Mediterráneo Oriental.

Gastronómicamente, este vegetal es de un gusto excelente, sus grandes tallos firmes, verdes y brillantes son comestibles, pero lo más apreciado y sabroso es su globo blanco, carnoso, muy jugoso, tan tierno que se puede cocinar al vapor o cocer en tan solo 15 minutos. Si se le retiran las dos primeras capas, se puede consumir en crudo, por ejemplo en cuadraditos en una ensalada fresca. Nutricionalmente es una hortaliza destacable, pues contiene gran cantidad de minerales y vitaminas.

El nabicol de Viena merece su espacio en la huerta; en sólo 45 días está listo para ser recolectado. Sus necesidades de cultivo no son exigentes, de hecho son menores que las de otras brassicass. Es suficiente con elegir un terreno que haya sido cultivado, aportar materia orgánica y asegurarnos de que el suelo tenga siempre cierta humedad, evitando una sequedad excesiva.

¿Te gusta? Pincha para compartir en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Abel (El Tecnotrón)

MI canal de Youtube: https://www.youtube.com/c/AbelElTecnotron

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • CONSULTA TAMBIÉN LOS ARTÍCULOS RELACIONADOS: