DESCUBRIENDO LAS TIERRAS CHECAS: EL ÁREA PROTEGIDA DE ZELEZNE HORY

La República Checa nos sigue sorprendiendo con sus emisiones dedicadas a la naturaleza, la composición y lo acertado de sus motivos nos dan alegrías en un momento de estolidez planetaria y desmonte de los servicios postales. Ellos, los checos, siguen empeñados en ofrecernos efectos timbrados de una gran calidad cromática y artística que embellecen las piezas de correspondencia. Por nuestros pagos los prebostes postales apostaron por el anodino FRANQUEO PAGADO EN LA OFICINA y las cartas cada vez ofrecen menos posibilidad de esparcimiento cultural, sólo faltaba que en los últimos tiempos ya ni se matasellen los envíos.

DESCUBRIENDO LAS TIERRAS CHECAS: EL ÁREA PROTEGIDA DE ZELEZNE HORY

En esta ocasión se trata de un precioso sello dedicado a la zona protegida de Zelezne Hory, muestra una otoñal imagen de la zona de Lovetinska. Para el matasellos, aplicado en Tremosnice, se usó un fósil de amonita (cenomariense, 95 millones de años) encontrado en el área de Smrcek-Studerá voda, las ilustraciones llevadas al sobre de primer día fueron para otros minerales que en algún momento tuvieron una gran importancia en la vida y la industria de la región. Concretamente se ha ilustrado con la barita que tiene muchas aplicaciones industriales, la fluorita de la zona de Bestvina, suele formarse en las mineralizaciones filonianas hidrotermales donde acompaña a diversas formas sulfuradas, es la fuente principal para la obtención de flúor y ácido fluorhídrico de amplio uso para la higiene cotidiana del ser humano;  finalmente la montroseíta (este último sumamente raro y encontrado en el yacimiento de Prachovice, más usual en el condado de Montrose [Colorado-Estados Unidos] de donde recibe el nombre).

El área protegida se inscribió en 1991 y contiene varias reservas naturales y una de carácter nacional que es la denominada Lichnice-Kankovy hory. Los cerros salvajes de Lovetinska han sido el motivo elegido y en esa imagen sobresale el castillo de Lichnice, lamentablemente en ruinas; en el lado derecho tenemos la zona boscosa de la montaña de Krkanka que ya deja perfilar el curso del río Doubrava en el horizonte. De paso conviene recordar que este enclave de Lichnice-Kankovy forma parte del sistema de naturaleza europea desde el año 2000.

Se trata de un sello que podríamos incluir en varias temáticas y que podría pasar desapercibido por la gran familia de filatelistas si solo se queda con la imagen o en nombre genérico de la emisión. Apareció el 12 de octubre de 2016, tiene un facial de 16 coronas, se imprimió en offset multicolor –aunque predominan los ocres que representan el otoño- en hojas d e 50 efectos diseñados por Adolf Absolon y cuyo grabador fue Martin Srb.

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




  • CONSULTA TAMBIÉN LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS: