ANTÁRTIDA - EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES: Robert Falcon Scott 1902 - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 73 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-exploracion-expediciones-robert-falcon-scott-1902-02






Antártida

EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES

Robert Falcon Scott 1902 - 2ª parte


1 2 3 4



n viaje más se emprendió antes de la entrada del invierno. El lunes de pascua Scott salió con Armitage, Wilson, Ferrar y otros ocho hombres con tres trineos y nueve perros. El objetivo era establecer depósitos hacia el Sur para usarlos durante las expediciones que se fueran a realizar durante la primavera. La temperatura cayó a -47º F y los perros se negaron a trabajar. Los hombres terminaron exhaustos y arrastrándose hacia sus sacos de dormir.

El Discovery quedó preso de los hielos desde el 24 de marzo de 1902 en los 77º 50' de latitud Sur, comenzando allí la primera invernada. El 23 de abril el sol se ocultó en el horizonte y no reaparecería hasta cuatro meses más tarde.

Nave Discovery
Nave Discovery

Durante el invierno se estableció una rutina de trabajos. Entre las tareas estaba cortar bloques de hielo cada dos días para ser fundidos en la caldera. Esta labor era un problema por las violentas ventiscas, que les obligaban en muchas ocasiones a confinarse en el interior. Los cumpleaños se celebraron con comidas especiales, y cada domingo se realizaba un servicio religioso. Periódicamente se efectuaban estudios científicos, y en los ratos libres jugaban a las cartas, ajedrez o simplemente se dedicaban a la lectura.

Cuando comenzó el verano se iniciaron las expediciones. El 2 de septiembre Scott y otros ocho hombres salieron a instalar un depósito, pero a los tres días estaban de regreso porque las condiciones eran imposibles para ellos y los perros. Llegaron a sufrir fríos extremos de hasta -52º C. y tempestades de extraordinaria violencia. Por lo escrito en sus diarios se puede entender la dureza de sus vivencias:
"El primer paso era instalar una tienda pequeña lo suficiente para albergar tres hombres acostados. Alrededor de la tienda se amontonaba nieve para protegerla de las ventiscas. Se descargaría el trineo y la cocina y se instalarían dentro de la tienda. Había que ser cuidadoso al agarrar el metal porque a veces la piel se quedaba pegada a él. Cambiarse la ropa de día a la de dormir era una tarea realmente laboriosa; al quitarse los calcetines se quedaban helados como ladrillos en cuestión de minutos, al día siguiente era una labor imposible deshelarlos. Tres pares de calcetines se guardaban siempre pegados al cuerpo para mantenerlos calientes. A la hora de dormir se discutía a menudo si cada hombre debía dormir en su propio saco, o debían probar a hacerlo tres juntos. Cuando la temperatura baja a -40º F. es ciertamente fácil mantener el calor durmiendo tres en un saco, pero desgraciadamente uno no podía moverse sin perturbar a los otros, sin mencionar los calambres que continuamente se sufrían en las piernas. La condensación de la respiración era otro problema; después de unos días en el interior de la tienda llegó a estar cubierta por una capa de hielo, y cuando las ventiscas la agitaban llovían hielos sobre los hombres que dormían debajo. La respiración también se helaba en las barbas, y los cuellos de las chaquetas de piel se ponían tan tiesos como tablas. Los temblores de frío podían durar horas. A la siguiente mañana, antes de reiniciar la marcha, se realizaría el mismo proceso de trabajos pero al revés."
El 17 de septiembre de 1902 Scott realizó un reconocimiento preliminar con Barne y Shackleton. En la segunda noche apareció una ventisca que casi hace volar la tienda, al haberse realizado a medias la operación de protegerla por el exterior con montones de nieve. Otros muchos viajes se intentaron en el verano y principios de primavera.

El 2 de noviembre Scott, Shackleton y el Dr. Wilson iniciaron su expedición más ambiciosa hacia el Sur con el apoyo de otra expedición al mando de Barne. Poco después de partir fueron parados por una tormenta de nieve pegajosa que les hizo perder tiempo. Durante dos días tuvieron que guarecerse en sus tiendas, y al tercer día Shackleton comenzó a toser. Más allá de Minna Bluff, en el paralelo 79, se abrió un gran llano; se tomaron fotografías y la mitad de la expedición de Barne regresó. Al día siguiente las cosas empezaron a ir mal. El mayor problema surgió con los perros; se había traído pescado disecado que se descompuso cuando el Discovery pasó por los trópicos, y ahora los perros se negaban a comerlo.

Diariamente los animales perdían condiciones físicas, y los hombres esperanzas de completar un viaje histórico. Pensaron que cuando los perros no pudieran más, ellos mismos harían el arrastre. El 25 de noviembre la expedición era la primera en cruzar los 80º Sur,  a partir de aquí en todos los mapas sólo había un espacio en blanco. Entonces el hambre llegó, la comida que quedaba era escasa y fue necesario racionarla.

El 5 de diciembre Scott escribió:
"...los eventos de la marcha del día llegaron a ser tan tristes y desoladores, que cuando acampábamos nuestro único anhelo era olvidarlos, pero suponía un esfuerzo igual el tener que plasmarlos en un diario."
Cinco días después el primer perro murió. Inmediatamente, los demás perros se lanzaron sobre él y comieron el cadáver.

1 2 3 4

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios