AGRICULTURA - REPRODUCCIÓN: Métodos - 4ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 66 usuarios conectados

 

/natureduca/agricultura-reproduccion-metodos-04






Agricultura

Agricultura

REPRODUCCIÓN

Métodos - 4ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8



Reproducción sexual (continuación)

Consideraciones técnicas sobre la reproducción sexual

ndependientemente de la teoría sobre la fecundación o polinización de las flores, al agricultor o jardinero le interesa conocer los aspectos más técnicos sobre la reproducción sexual, con objeto de aplicarlos a su actividad; veamos algunas consideraciones:

Autoesterilidad

Es importante saber qué plantas, frutales, etc., son monoicas o dioicas, o sea, si pueden producir frutos por si mismas o si requieren de una polinización cruzada. Por tanto, lo primero es informarse adecuadamente de las características biológicas de la planta que se desea cultivar, para así cubrir con conocimiento de causa cualquier inconveniente que se nos presente. Por ejemplo, determinados frutales de peral y cerezo de flores monoicas hermafroditas, a pesar de que supuestamente se autopolinizan, en realidad son estériles para sí mismas; esto obligaría a plantar varios ejemplares de esos frutales, u otras variedades, próximos entre sí para asegurar la polinización cruzada.

Otra opción muy útil para salvar este problema, y además muy brillante por su estética, es el injerto de al menos tres variedades diferentes en un mismo árbol, favoreciéndose así la máxima proximidad entre flores compatibles para la fecundación. Dependiendo de las varetas injertadas, se podrá disfrutar de un llamativo abanico de distintos frutos naciendo de las ramas del mismo árbol. (Para más información sobre los injertos véase el apartado sobre reproducción asexual).

Polinización cruzada

Cuando la planta es dioica, es decir, que las flores masculinas y femeninas están separadas en plantas independientes, es necesario disponer de los ejemplares masculino y femenino para obtener frutos. Para polinizar la planta femenina es necesario plantar el ejemplar masculino en sus proximidades, con objeto de que se produzca la polinización cruzada. Habitualmente esa polinización es posible gracias a agentes polinizadores, como las abejas, que transportan el polen de una planta a otra en sus patas.

El Kiwi es un ejemplo de frutal con flores dioicas, es decir, cada planta acoge un solo sexo (masculino o femenino). Para que polinicen y den frutos se necesita plantar ambos ejemplares cerca uno del otro. En la imagen, a la izquierda una flor femenina; a la derecha una flor masculina.
El Kiwi es un ejemplo de frutal con flores dioicas, para que polinicen y den frutos se necesita plantar ambos ejemplares cerca uno del otro. A la izquierda una flor femenina; a la derecha una flor masculina.

Mayor obtención de flores y semillas

En muchas plantas ornamentales anuales nos puede interesar obtener la mayor cantidad posible de flores y semillas. En este caso es importante favorecer la presencia de insectos polinizadores. Lo más útil es situar en las proximidades alguna colmena de abejas, que son los agentes polinizadores por excelencia.

Autopolinización forzada

En alguna ocasión, por sus características especiales, puede que nos interese obtener semillas de una planta monoica hermafrodita (masculina y femenina en la misma flor, como ya es sabido) y no de otra. El sistema más simple es colocando una bolsa de celofán protegiendo la flor un poco antes de que se haya producido la maduración. De esta manera forzamos la autopolinización, impidiendo que el polen de otras flores próximas alcancen sus partes femeninas y la fecunden accidentalmente, o que sea invadida por algún insecto polinizador.

Conservación de vegetales con determinadas propiedades

En determinadas ocasiones nos podemos encontrar con algún frutal o planta de flor que posea determinadas propiedades, y que ha aparecido por casualidad en nuestro campo o huerto. Para conservarlos no es adecuado recurrir a la reproducción por semillas; en este caso se debe utilizar la multiplicación vegetativa, sea mediante esqueje, acodo, u otras formas de reproducción asexual. (Véase el apartado sobre reproducción asexual). Este sistema aporta la seguridad de que se conservará la semejanza con la planta original, evitándose los posibles "fallos" de transferencia genética a los que tiende la reproducción por semillas.

Multiplicación de bulbosas

Las plantas bulbosas no deben reproducirse por métodos sexuales. Estas plantas suelen emitir numerosos propágulos o yemas estoloníferas; cultivando los bulbillos para el engorde en un lugar dispuesto a modo de semillero, podemos hacernos con una buena cantidad de semilla para repoblar nuestro huerto o jardín siempre que lo deseemos.

1 2 3 4 5 6 7 8

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios