AGRICULTURA - CONTROLES: Orugas defoliadoras de los frutales - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 100 usuarios conectados

 

/natureduca/agricultura-controles-orugas-defoliadoras-de-los-frutales-01

Agricultura

Agricultura

CONTROLES

Orugas defoliadoras de los frutales - 1ª parte


1 2 3 4 5 6

Introducción

os árboles frutales son, entre las plantas cultivadas por los humanos, de las más castigadas por plagas y enfermedades de toda índole. Para obtener fruta sana y selecta, sin bichos, costras, agujeros y otros defectos, es indispensable es necesario dedicar la necesaria atención a los tratamientos fitosanitarios, sin perjuicio de atender también a la poda racional, riegos, abonos y demás cuidados indispensables en la fruticultura moderna.

La técnica agronómica dispone actualmente de medios eficaces para evitar, o al menos reducir considerablemente, las pérdidas ocasionadas por las plagas, pérdidas que no sólo afectan a la cuantía y calidad de la cosecha, sino a la misma vida de los árboles.

Una de las plagas más frecuentes en los huertos frutales son las orugas devoradoras del follaje que, al privar a los árboles de órganos tan importantes como son las hojas, originan daños de gran importancia: desnutrición y falta de reservas, deficiente o nula fructificación, mal desarrollo y acortamiento dela vida de las plantaciones descuidadas o mal atendidas en este aspecto.

Son varios los géneros y especies de orugas defoliadoras que atacan al follaje de los frutales. Aquí nos ocuparemos solamente de las más frecuentes y dañinas, mencionando brevemente las particularidades más importantes de su biografía y los medios de luchar contra ellas más aconsejables actualmente.

Oruga de zurrón (Euproctis chrysorrhoea)

Muy común es la oruga peluda de la pequeña mariposa blanca, denominada por los entomólogos Euproctis chrysorrhoea, o Nygmia phaeorrhoea. Mide esta oruga hasta tres o cuatro centímetros y es de color negruzco, con una doble línea dorsal roja oscura. Su cuerpo está cubierto en el dorso y los costados de abundantes pelos urticantes, largos, de color leonado o canosos, insertos en verruguitas alineadas a lo largo del cuerpo, una en cada segmento; en la parte posterior (anillos noveno y décimo) se advierten dos invaginaciones del tegumento, de vivo color rojo cinabrio, muy visibles desde las primeras edades.

Oruga de zurrón (Euproctis chrysorrhoea)
Oruga de zurrón (Euproctis chrysorrhoea)

El insecto perfecto es una mariposa blanca, que mide 30 ó 40 milímetros de envergadura, alas de un blanco de nieve brillante y antenas en forma de peine, más desarrolladas en los machos. El abdomen de las hembras lleva en su extremo abundantes pelos de color leonado-dorado, de los que se sirven para proteger la puesta.

Aparecen las mariposas hacia el mes de junio, vuelan de noche y, después del apareamiento, cada hembra pone de 150 a 300 ó más huevecillos, repartidos en plastones recubiertos de pelos, en el envés de las hojas o en las ramillas de uno o dos años. Además de atacar a los frutales de toda especie, causa daños a otros árboles y arbustos: castaños, avellanos, etc. Dichos grupos o plastones de huevecillos presentan un color leonado, o amarillo dorado, como es el de los pelos que los protegen. Una o dos semanas después nacen las oruguitas, que roen las hojas por el envés hasta dejarlas reducidas a un encaje, respetando las nervaduras y la epidermis del haz.

Las orugas viven juntas, comiendo durante el día en pequeños nidos que forman uniendo dos o tres hojas por los bordes con hilos de seda; en estos refugios pasan la noche, así como los días de mucho calor o de lluvia. Al llegar el otoño construyen con hojas unidas y envueltas por una densa tela sedosa sus nidos de invierno, en donde pasan reunidas los meses fríos. A estos nidos, que destacan sobre las ramas desnudas de hojas, aluden los nombres vulgares de "orugas de zurrón" y "oruga de rebujo" con que las conocen los fruticultores. Al llegar la primavera salen las orugas de su letargo invernal, abandonan el nido y se dispersan por los árboles invadidos, cuyas hojas devoran íntegramente. Crisalidan en el mismo árbol, o en el suelo entre las hierbas. Los insectos perfectos aparecen, como ya se ha dicho, en junio y julio. Sólo hay, pues, una generación anual.

Mariposa de la "oruga de zurrón"
Mariposa de la "oruga de zurrón"

Un medio sencillo de combatir a esta plaga, en invierno, es cortar y quemar, al hacer la poda, los nidos o zurrones, de color blanco grisáceo y muy visibles en esa época del año. Para ello se emplean "orugueras", especie de tijeras montadas en una pértiga para alcanzar las ramas altas.

En primavera se recurrirá a la lucha química, empleando los insecticidas que se dirá más adelante. Para ésta, como para todas las especies de orugas en general, es muy importante aplicar el insecticida cuando son todavía pequeñas, porque cuando pasan de la mitad del tamaño definitivo son más resistentes. Cuando son pequeñas mueren con facilidad y además se evitan los daños en su comienzo.

1 2 3 4 5 6

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente


Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios