SALUD: Neurociencias: La ciencia del cerebro: Dislexia - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 50 usuarios conectados

 

/natureduca/salud-neurociencias-la-ciencia-del-cerebro-dislexia-02

Salud

NEUROCIENCIAS: LA CIENCIA DEL CEREBRO

Dislexia - 2ª parte

Fuente: Asociación Británica de Neurociencias


1 2 3

Aprendiendo a leer (continuación)

na característica importante de este sistema es la generación de señales de movimiento, durante la lectura, cada vez que los ojos se desplazan de las letras que supuestamente están fijando. Esta señal de error de movimiento es enviada de vuelta al sistema del movimiento ocular, haciendo que el ojo vuelva a su objetivo. El sistema magnocelular juega un papel crucial ayudando a los ojos a fijarse de manera estable y exacta en cada letra de una en una y por tanto determinando su orden.

Los Neurocientíficos han descubierto que el sistema visual magnocelualr se encuentra ligeramente afectado en los disléxicos. Una forma de constatar este tipo de alteraciones es mediante el análisis microscópico del cerebro (ver Figura en la página anterior), además la sensibilidad de los disléxicos al movimiento visual es peor que la de los lectores normales, mostrando en respuesta a los estímulos de movimiento unas ondas cerebrales anormales.

La proyección de imagen cerebral ha mostrado que en regiones sensibles al movimiento visual existen patrones anormales de activación funcional (ver el Capitulo 15 sobre proyección de imagen cerebral). El control del ojo en disléxicos es menos estable, por lo que normalmente se quejan de que las letras se mueven e intercambian su posición cuando intentan leerlas. Estas confusiones visuales se deben probablemente a un fallo del sistema visual magnocelular para estabilizar los ojos, tal y como se hace en los lectores normales.

Poniendo los sonidos en el orden adecuado

Muchos disléxicos también muestran dificultad para poner el sonido de las letras en el orden adecuado por lo que también tienen tendencia a pronunciar de manera errónea las palabras (como decir “lollypop como pollypop”), así como gran dificultad con los trabalenguas. Cuando se ponen a leer son mucho más lentos y son inexactos a la hora de transformar las letras en los sonidos que representan. Al igual que los problemas visuales, esta deficiencia fonológica puede tener su origen en una ligera deficiencia de las capacidades auditivas básicas.

Nosotros distinguimos los sonidos de las letras, llamados fonemas, porque detectamos las diferencias que existen en la frecuencia e intensidad del sonido que las caracteriza. La detección de estas modulaciones acústicas se realiza por un sistema de neuronas de gran tamaño que detecta cambios en la frecuencia e intensidad del sonido.

Cada vez existen muchas más pruebas de que estas neuronas no se desarrollan peor en disléxicos que en lectores normales y por tanto, los límites que existen entre sonidos similares, como “b” y “d” son más difíciles de escuchar (ver la Figura).Muchos disléxicos muestran un desarrollo alterado de las células del
cerebro, yendo más allá de los problemas visuales y auditivos que muestran leyendo. Estos problemas en el desarrollo de neuronas afectan fundamentalmente a redes cerebrales especializadas en detectar cambios temporales. Todas las células tienen las mismas moléculas en su superficie por las que se reconocen y establecen contactos entre ellas, pero puede que alguna de ellas las haga más vulnerables al ataque de los anticuerpos.

NEUROCIENCIAS: LA CIENCIA DEL CEREBRO

El sistema magnocelular inerva extensamente el cerebelo (ver el apartado sobre el movimiento). Sorprendentemente, algunos disléxicos son extremadamente torpes y su escritura es normalmente bastante mala. La proyección de imagen y los estudios metabólicos del cerebelo han sugerido que su función se puede encontrar alterada en los disléxicos, siendo ésta la razón de sus dificultades al escribir.

Algunos neurocientíficos consideran que el cerebelo se encuentra implicado no solamente en la ejecución de movimientos, como la escritura y el habla sino también, en la planificación cognitiva. Si esto es cierto, entonces la alteración de la función del cerebelo sería un factor añadido a los problemas de lectura, escritura y deletreo.

1 2 3

 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios