JARDINERÍA - CULTIVOS: Los rosales - 3ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 57 usuarios conectados

 

/natureduca/jardineria-cultivos-los-rosales-03







Jardinería

CULTIVOS

Los rosales - 3ª parte


1 2 3 4 5 6 7



El cultivo del rosal (continuación)

Poda

l menos una vez al año es absolutamente necesario podar los rosales. Según la región, el momento más adecuado es entre diciembre y enero para climas fríos, y entre noviembre y diciembre para climas más moderados. Si no realizamos esta operación a tiempo y la savia comienza a circular por el rosal, se concentrará en la punta de los tallos que debíamos haber podado, resultando muy perjudicial para la planta que todavía no ha comenzado a emitir los brotes.

Pueden realizarse tres tipos de poda dependiendo igualmente del tipo de rosal de que se trate, que básicamente son tres: arbustivo de tallo bajo, de copa o llorones, y trepadores y sarmentosos.

Arbustivos o de tallo bajo

Este tipo de rosal se poda muy poco si solo tiene uno o dos años, con objeto de observar su desarrollo y permitir el afianzamiento al terreno. Como norma general, durante los dos primeros años se deben dejar sólo tres o cuatro ramas formando el esqueleto del rosal, permitiendo que adquiera su forma definitiva a partir del tercer año.

Únicamente se podarán durante el primer año aquellas ramas muy ahiladas, eliminando algo del follaje central si es muy denso, así como las flores ya pasadas; éstas deberán retirarse a lo largo de toda la floración. No obstante, hay que precisar que los tallos excesivos debilitan la planta; como observación, en este tipo de rosal las flores solo nacen de los tallos que se hayan producido en el año.

El rosal no debe alcanzar tras la poda una altura superior a un metro. Todos los tallos que broten por debajo del punto injertado deben ser eliminados, pues restan fuerza al rosal; son fáciles de reconocer por su enorme vitalidad de crecimiento y porque las hojas son más pequeñas.

Lo dicho de forma general tiene su particularidad si el rosal se va a destinar a flor cortada, en ese caso la poda debe realizarse a una altura de cinco brotes, tomando la precaución de emplear herramientas bien afiladas, y cortando por encima del brote elegido.

De copa o llorones

Este tipo de rosal debe mantener su forma de arbolito con copa redondeada. Durante los tres primeros años se podará muy corto dejando solamente dos brotes, para aumentar uno cada año siguiente.

Rosales de copa o llorones

Al igual que en los rosales arbustivos, emiten vigorosos tallos en la base y tronco que habrá que eliminar nada más asomen las yemas. Aquellas ramas que desequilibren la copa deberán eliminarse igualmente.

Trepadores y sarmentosos

Los rosales trepadores solamente se podan cuando las ramas se presentan muy entrelazadas, aunque sí habrá que eliminar aquellas que ya se encuentren secas o que invadan zonas indeseadas. En general es conveniente dejar que se desarrollen libremente.

Rosales trepadores

Por su parte, los rosales sarmentosos sí requieren una poda muy cuidada. Las flores salen únicamente de las ramas del mismo año y que proceden de ramas que ya tienen dos años; por esta razón se evitará podar las ramas durante el primer año. Sin embargo, estas ramas se producen a partir de la mitad superior del tallo, con lo cual, si deseamos que las flores se produzcan a baja altura, por ejemplo para cubrir paredes sin que la parte baja quede desnuda de flores, tendremos que podar los tallos a la mitad de su longitud desde el primer año, repitiendo la operación al año siguiente; así a los dos años obtendremos flores desde baja altura. De aquí en adelante recortar únicamente las puntas cada año hasta los cuatro años, en que conviene podar desde la base de los tallos que soportan las ramas floríferas, para así permitir la renovación del rosal.

Como opción, es conveniente replantar de vez en cuando estas especies. Durante los dos primeros años es muy conveniente retirar las flores marchitas, que le restan mucha fuerza al rosal y fructifican con gran facilidad.

Parásitos y enfermedades

Los rosales, al igual que muchas otras plantas, pueden ser afectados por buen número de enfermedades, plagas y parásitos.

En esta sección se puede acceder a descripciones, síntomas y tratamientos al respecto. Véase el artículo: Enfermedades y plagas

1 2 3 4 5 6 7

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios