GEOGRAFÍA - FÍSICA: Hidrografía: Oceanografía física - 4ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 101 usuarios conectados

 

/natureduca/geografia-fisica-hidrografia-oceanografia-fisica-04






Geografía

FÍSICA

Hidrografía: Oceanografía física - 4ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9



Relieve (continuación)

Fosas oceánicas

as fosas oceánicas o submarinas son grandes abismos o depresiones de los fondos marinos (los superiores a los 6.000 metros de profundidad). Son físicamente estrechos y largos, ubicados en los bordes continentales y próximos a los archipiélagos. Las fosas oceánicas suponen menos del 2% de las profundidades oceánicas, pero son fisiográficamente muy notables, y al contrario de lo que cabría esperar se encuentran paradójicamente cerca de los continentes. La mayor parte de ellas se localizan en el borde occidental del océano Pacífico, pero también en el Índico y el Atlántico Norte.

La fosa más profunda, con unos 11.000 metros aproximadamente, y por tanto el punto más profundo de la Tierra, es la fosa Challenguer, también llamada de las Marianas, por encontrarse en las proximidades de esas islas. Le siguen las de Tonga, con unos 10.800 metros; y Filipinas y Kuriles, con unos 10.500 metros; todas ellas situadas en el Pacífico. Por su parte, las fosas más largas son las de Perú-Chile, con unos 5.900 km. de largo; Java, con unos 4.500 km.; y Aleutianas, con unos 3.700 km.

Las fosas oceánicas, al igual que las dorsales oceánicas, tienen especial interés para comprender cómo funciona la tectónica de placas. Mientras que unas se asocian con una plataforma continental, otras lo son con un arco de islas. Las dorsales se forman cuando se separan dos placas litosféricas, mientras que las fosas surgen cuando dos placas colisionan y se produce la subducción, es decir, una de las placas se introduce por debajo de la otra que cabalga.

Si una placa oceánica colisiona con otra placa continental, la oceánica se subduce por debajo de la continental por efecto de la mayor densidad de aquélla, formándose una fosa en el mar y una cadena de montañas volcánicas en tierra. Este fundamento se puede ver materializado por ejemplo en la costa chilena, donde una subducción que se produjo hace unos 80 millones de años formó en tierra la cordillera de los Andes, a la vez que en el mar, y a lo largo de toda la cordillera, se formó la fosa conocida como Peruana-Chilena, cuya profundidad se estima en los 7.635 metros. Otras zonas de Indonesia y Japón se pueden observar ejemplos similares.

Por su parte, los arcos de islas se producen cuando chocan dos placas oceánicas. Una de ellas queda subducida bajo la otra y se funde con el manto, dando lugar por un lado a una fosa y por otro a un arco de islas volcánicas. Un ejemplo de arcos de islas asociadas a la colisión de dos placas oceánicas son las Marianas, en las que se formó igualmente la gran fosa conocida con el mismo nombre. Arcos de islas con génesis similar son por ejemplo las Aleutianas, Tonga-Kermadec y Sandwich del Sur.

En las fosas oceánicas el agua es fría, normalmente no superior a 2º C. Aunque la presión le aporta ligeros incrementos conforme aumenta la profundidad. A pesar de la escasez de oxígeno, en las fosas existe producción biológica y constituye un hábitat para algunas especies marinas, tales como determinados crustáceos y  moluscos, así como anémonas, poliquetos y holoturias.

El estudio de las fosas submarinas resulta técnicamente difícil, debido a las considerables presiones, ausencia total de luz e inmensas profundidades. El físico suizo Auguste Piccard (1884-1962), explorador de la estratosfera mediante globos aerostáticos, diseñó y construyó en 1947 el primer batiscafo tripulado para la exploración submarina, consiguiendo realizar varios descensos, uno de ellos en 1954 a 4.000 metros de profundidad.

Auguste Piccard, diseñador del primer batiscafo tripulado
Auguste Piccard, diseñador del primer batiscafo tripulado

 En 1953 construyo su segundo batiscafo, el Trieste, mediante el cual su hijo Jacques Piccard consiguió el 23 de enero de 1960 situar el record del mundo en 10.916 metros de profundidad. Piccard, dirigiendo el Trieste y acompañado del teniente de la Marina Norteamericana Donald Walsh, logro esta hazaña en la gran fosa de las Marianas, la más profunda del planeta, cerca de de la isla de Guam (véase abajo el apartado sobre la fosa de las Marianas). A esa profundidad el batiscafo tuvo que soportar una presión 1.000 veces superior a la atmosférica.

1 2 3 4 5 6 7 8 9

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios