HISTORIA Y ARTE - LA CIVILIZACIÓN ISLÁMICA: Mentalidad y pensamiento - 2ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 16 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_civilizacion-islamica-mentalidad-y-pensamiento02



Historia y Arte

LA CIVILIZACIÓN ISLÁMICA

Mentalidad y pensamiento - 2ª parte


1 2 3 4



La religión islámica (continuación)

ntroducir una nueva fe entre un pueblo compuesto en su mayoría por una población inculta debía ser una tarea difícil y Mahoma, que así debió entenderlo, optó por un dogma sencillo, con un mensaje de esperanza y con una práctica fácil de asumir. Tampoco debía negar del todo algunas de las tradiciones religiosas de los árabes si deseaba tener éxito.

Así, partiendo del monoteísmo absoluto de Alá, creador y juez de los hombres, anunció un mensaje de salvación en el que se prometía un paraíso de goces terrenales, estableció unas pocas y claras obligaciones y dio a todo su credo una serie de principios éticos a partir de los cuales podía regularse la vida social.

La totalidad de los dogmas y de los preceptos que debían observar los musulmanes quedó recogida en el Corán (Al-Qur'àn: la lectura o el recitado). Este libro, realizado por los discípulos de Mahoma tras su muerte, fue la base principal del saber religioso islámico y el punto de partida y la referencia obligada de todo el derecho musulmán. Según el Corán, las principales obligaciones religiosas y sociales de los creyentes son:

La oración cinco veces al día (se hace mirando a La Meca y después de haber realizado la ablución o lavado purificador con agua). El ayuno durante el mes del Ramadán (prohibición de comer y beber durante el día). La peregrinación a La Meca al menos una vez en la vida (siempre que la salud y la fortuna lo permitieran). La limosna o impuesto religioso (dedicado a fines de beneficencia). A estas obligaciones, pronto se sumó la de la Guerra Santa como medio de expandir el Islam y cuyo mayor atractivo fue la promesa del paraíso.

Otros preceptos de carácter secundario fueron la prohibición del consumo de bebidas alcohólicas, de carne de cerdo y de animales cuya sangre no se hubiera vertido (es decir, muertos por enfermedad).

Por lo demás, el Corán contempla otras muchas cuestiones referentes a la institución familiar y comentarios precisos sobre el derecho civil, penal y comercial, entre los que cabe destacarse la condena de la práctica de la usura.

El Islam fue pues una religión enormemente sencilla y carente de culto, por lo que no precisó de sacerdotes que la interpretaran, ni que se encargaran de práctica litúrgica alguna. Así, la única actividad religiosa que se realizaba en comunidad era la oración en la mezquita cada viernes; pero el muecín, que con sus cánticos desde el alminar convocaba a los fieles y el imán, que dirigía la oración, eran simplemente funcionarios civiles, sin carácter religioso alguno que los diferenciara de los demás creyentes.

1 2 3 4

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios