La Eneida (XI) [Virgilio]

LIBRO XI Entretanto la Aurora naciente abandonó el Océano. Eneas, aunque su cuidado le inclina a dar un tiempo para enterrar a los compañeros y su corazón está turbado por la muerte, rendía sus votos a los dioses, victorioso, al despuntar el día. Una enorme encina bien pelada de ramas…

Seguir leyendo…

Seguir leyendo…

La Eneida (X) [Virgilio]

LIBRO X Se abre la mansión del todopoderoso Olimpo entretanto y llama a asamblea el padre de los dioses y rey de los hombres en la sede sidérica de donde en lo alto todas las tierras y el campo de los Dardánidas contempla y los pueblos latinos. Toman asiento en…

Seguir leyendo…

La Eneida (VI) [Virgilio]

LIBRO VI Así dice entre lágrimas, y suelta riendas a la flota y al fin se aproxima a las playas eubeas de Cumas. Vuelven las proas al mar; con tenaz diente entonces sujetaba el áncora las naves y las curvas popas cubren la ribera. El grupo de muchachos salta impaciente…

Seguir leyendo…

La Eneida (II) [Virgilio]

LIBRO II Todos callaron y en tensión mantenían la mirada; luego el padre Eneas así comenzó desde su alto lecho: «Un dolor, reina, me mandas renovar innombrable, cómo las riquezas troyanas y el mísero reino destruyeron los dánaos, y tragedias que yo mismo he visto y de las que fui…

Seguir leyendo…