Mi primer poema: “Ni poesía ni ciencia”

No me importa la rima de este verso,
ni si es terceto, cuarteto o quintilla,
ni tampoco si al mundo maravilla,
o que digan que ya estoy para el Inserso.

Que más da que digan todo eso,
o en que se parece un kilo a una milla,
sólo intento si este texto se encasilla,
y al final me sale de un tocho un soneto.

Y si es asonante, consonante o medio pelo,
pues tampoco me complica la existencia,
ya que, ni esto es poesía ni es ciencia,
ni me da sustento, tristeza o desconsuelo.

Y si dijesen que a Lope me parezco,
no creaís que la idea es divertida,
pues debería transcurrir más de una vida,
para ganarme el pan con lo que ofrezco.

Tampoco pretendo a Becquer emular,
ni dejar indeleble huella en este espacio,
pues ya cinco estrofas dan cansancio,
y el camino de la puerta hay que tomar.

Aunque mi arte no haga escuela ni ideario,
si deseo por último pediros,
no caigáis de emoción a mis pies rendidos,
pero, por favor, dejad un comentario.

Abel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *