DESCUBRIENDO RUMANIA: CURTEA DE ARGES

El 500 aniversario de la Iglesia-Monasterio de Curtea de Arges es el que nos lleva hasta esta joya arquitectónica. La emisión de los dos efectos postales se realizó el 12 de octubre de 2012. La antigua capital de Muntenia se encuentra junto al río Arges y rodeada por los Cárpatos; fue una ciudad real que perdió importancia tras el traslado de la capital a Bucarest. Los gobernantes habían logrado un principado independiente y la antigua corte de localiza en la ciudadela amurallada. La ciudad cuenta en la actualidad unos 40.000 habitantes.

Blog Cultureduca educativa curtea DESCUBRIENDO RUMANIA: CURTEA DE ARGES

En 1654 el escritor y viajero Pablo de Alepo calificó la Iglesia-Monasterio de Curtea de Arges como una de las maravillas del mundo. La erigió el príncipe Neagoe Basarab entre 1512-1517 sobre los cimientos de la Catedral Metropolitana que había sido levantada por Vlad II Dracul y previamente había sido demolida para su reconstrucción.

Una de las más bellas leyendas [y a su vez dramáticas] de la historia popular rumana y la literatura del país liga con el nombre de Curtea de Arges y la historia-leyenda popular del Maese Manole, originario de Nicosia (quien esté interesado en esa preciosa y épica narración, bastará buscarla en la web de Radio Rumania Internacional en español, la han emitido en numerosas ocasiones y para los rumanos es como para nosotros el Mío Cid o El Quijote, aunque las nuevas generaciones no tengan ni idea por obra y gracia de la multitud de sistemas educativos en que nos desenvolvemos en esta península tan baqueteada por la historia y los personajes mesiánicos) que, recitada en la lengua de Cervantes, no deja de ser un placer para los oídos a pesar del terrible dilema al que tuvo que enfrentarse Manole: pero la norma es la norma y eses es precisamente su gran valor.

La Iglesia, con planta de cruz latina,  tiene 26 metros de largo, quince de ancho y 31 de alto, dispone de 16 ventanas dobles. De estilo bizantino, tiene numerosos elementos decorativos que muestran la influencia del morisco (o árabe), armenio o persa. Frente a la escalinata de doce escalones encontramos la fuente de donde mana el agua sagrada aquí,, dice la leyenda, cayó Manole tras fabricarse un par de alas y saltar desde el tejado de la iglesia; es soportada por cuatro columnas de mármol de diferentes tonalidades y trabajos geométricos. Tras superar el umbral del templo, en el interior destacaba el fantástico cuadro pintado por Dobromir de Targoviste en 1526, lamentablemente, sólo han sobrevivido fragmentos de aquella obra que se conservan en el Museo Nacional de Bellas Artes de Bucarest.

El recinto religioso fue consagrado y santificado el día de la Virgen de Agosto (Asunción) en 1517 bajo la atenta mirada del Patriarca de Constantinopla Kir Theolipt, éste era acompañado por un séquito de obispos de la Iglesia Ortodoxa, sacerdotes, el abad del Monasterio Santo del Monte Athos y el Metropolitano de Valaquia, Macario; en 1739 se convirtió en residencia arzobispal; pero la iglesia es de una impresionante belleza realzada por unos bien pulidos mosaicos iluminados por algunos faroles crean una plasticidad que no deja de impactar al visitante.

A lo largo de sus cinco siglos de historia, el edificio ha padecido numerosas obras y restauraciones, pero nunca ha perdido su originalidad y prestancia arquitectónica. Posiblemente la intervención más radical fue la realizada a mediados del XIX por el arquitecto francés André Lecomte du Noüy y el rumano Nicolae Gabrielescu. Sus paredes interiores fueron decoradas por los maestros F Nicolle y Ch. Renouard (Francia) y el pintor de Curtea, Nicolae Constantineu; naturalmente las doce escaleras o las doce columnas interiores nos recuerdan a los doce apóstoles.

La capilla del Monasterio alberga las reliquia de San Filopteia y el Evangelio, pintado y escrito con letras de otro por la Reina Isabel [escribió con el seudónimo Carmen Sylva y es uno de los topónimos patagónicos testigo de las andanzas por Tierra del Fuego del peculiar y famoso Julio Popper], éste ilustra escenas alusivas a la Semana de Pasión. En el interior del templo encontramos las tumbas de los hijos de Neagoe Basarab [Petru, Ion y Angelina] junto a las del propio príncipe y su esposa Despina con su hermana Stana. Otra tumba no menos famosa es la de Radu de Afumati, considerada una de las más bellas de todas las tumbas reales y de gran valor histórico gracias a la infinidad de elementos decorativos que la adornan.

En la fachada occidental del edificio hay cuatro inscripciones, la situada en el lado derecho de la entrada está realizada en Paleoeslavonico que era la lengua empleada en los tiempos de Neagoe. En el lado izquierdo las inscripciones aluden a las restauraciones llevadas a cabo por Serban Cantacuzino (1682) y Carol I (1886) que devolvió todo su esplendor tras un tiempo en completo abandono.

Recordemos que este Monasterio está considerado Mausoleo Real Rumano, allí están enterrados los reyes Carol I, Fernando, las soberanas Isabel, Maria y las más antiguas citadas anteriormente que corresponden a los voivodas.

La emisión postal tuvo dos faciales de 4.50 Lei con las imágenes de Neagoe Basarab y su esposa Despina, entre ambos sostienen la majestuosa construcción. El valor de 14.50 Lei muestra una vista del Monasterio. La emisión se realizó en BC [Bloque de cuatro, conteniendo dos dípticos combinados más dos viñetas sin valor postal con los soberanos Carol I y su esposa Isabel, tirada de 5800 hojitas o 23.200 sellos], otras 4.800 series se lanzaron en pliegos de 32 ejemplares y, finalmente, dos minipliegos de 8+1 viñeta central que dan una gran vistosidad a la emisión conmemorativa de cinco siglos de esplendor. El diseño fue de Mihai Vamasescu y Stan Pelteanu.

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.